Opinión

El nuevo ultrasocialismo

Pedro Sánchez, Gabriel Rufián, Carmen Calvo

El presidente del Gobierno de España agachó la cabeza mientras un rufián le recordó que también se oponía a los indultos y luego los otorgó. “Denos tiempo para la amnistía y el referéndum”, ironizó el portavoz de ERC. No cabe mayor humillación política, sobre todo cuando viene de sus propios compañeros de viaje. Sánchez emprendió su semana trágica en el Liceo, mostrándose como un estadista magnánimo apelando a la concordia, al diálogo, al perdón y a la piedad. Pero su monólogo azañista e indecente carecía de lo más importante: credibilidad. Embaucó con dinero y medallas al mérito militar al jefe de la CEOE, a los sindicatos, al Círculo de Empresarios, a los obispos catalanes, a la Conferencia Episcopal por la casilla del IRPF y puso en la calle a los nueve golpistas del 1-O por razones de “utilidad pública”. Como las aguas de Lanjarón. No por justicia, no por equidad como exige la ley de Gracia. 

Derecho a delinquir

Una desgracia. La respuesta no se hizo esperar. Los secesionistas salieron de las tres cárceles cinco estrellas de Cataluña reivindicando su derecho a delinquir de nuevo. “Salimos con más ganas y lo volveremos a hacer”. Es decir, anunciaron ‘urbi et orbi’ que lo intentarán de nuevo.

El 22 de junio de 2021 pasará a la historia de la infamia en España, junto al 23F/81, el 11M/2004 y a los miles de días negros con atentados de ETA. Y Pedro Sánchez será el protagonista principal de esa jornada maldita. La historia no le absolverá jamás por cobarde y por impostor. Ese martes, en contra de los demoledores informes del Tribunal Supremo y de la Fiscalía dejaba en libertad a unos golpistas que pusieron en peligro la unidad de la Patria el 1 de octubre de 2017 y que malversaron fondos públicos para desestabilizar 40 años de democracia. Ya se veía venir desde que llegó a La Moncloa, pero desde ese momento, se constató oficialmente que al frente del golpe de Estado estaba y está el propio Gobierno de la Nación, incluidos los tres magistrados profesionales: Campos, Marlaska y Margarita Robles. ¡Vaya tropa! Un golpe a la Justicia desmontando las sentencias de un juicio justo. 

Asociación Plataforma Víctimas del Terrorismo

En realidad, se trata de un autoindulto al propio Ejecutivo por su debilidad; un pago a cuenta de las letras firmadas en el debate de investidura. Todo tiene un precio. Y seguir en el poder con esa mayoría Frankenstein exige doblegarse al chantaje de la mafia nacionalista y separatista: ERC, Junts, CUP, PNV, Bildu, PSC y PSOE. Aquí nadie es inocente, excepto Emiliano García-Page. 

El Gobierno quiso edulcorar los indultos con el final de las mascarillas y la rebaja en el IVA de la escandalosa factura de la electricidad, pero no pudo porque las dos estrategias forman parte de la propaganda de Iván Redondo. Y ya no cuela. Vergonzosa la comparecencia del doctor Pérez Castejón después de secuestrar a los periodistas. Nos quejábamos del plasma de Rajoy. ¡Viva el progresismo y la transparencia gubernamental! Y nuestra APM en silencio. 

Después de jurar y perjurar en sede parlamentaria que no habrá amnistía ni referéndum de autodeterminación, sale el bailarín Iceta – ausente en la toma de posesión de la presidenta Díaz Ayuso- y abre la puerta a la consulta no vinculante con mejoras para el Estatuto y más dinero de los fondos europeos. En suma, más privilegios a los delincuentes. Más discriminación para el resto de los españoles. La famosa asimetría de Maragall.  Nueva comparecencia del líder vertical con el dialogante secretario general de la ONU, António Guterres, para no decir nada mientras sus fontaneros monclovitas calificaban de ocurrencia las afirmaciones del titular de Administraciones Públicas. Pero no nos engañemos: Aragonés y Sánchez ya han pactado para septiembre un calendario de alianzas justo en el momento en el que el Ejecutivo necesita el voto para los presupuestos de 2022.

Pedro Sánchez Pere Aragonés

Cambio de régimen

La Mesa del Diálogo entre la Generalidad y Moncloa es la continuación del Pacto de Pedralbes que no tenía ni tiene otro objetivo que socavar los cimientos de la Constitución. Estamos ante un cambio de régimen para acabar con la Transición. Quieren imponer una España Federal cuando nuestro Estado de las Autonomías es de hecho un sistema federal. No lo olviden: es un proceso revolucionario para neutralizar primero y dinamitar después la Monarquía Parlamentaria, último muro de contención tras el discurso del monarca el 3 de octubre. Por eso ha anunciado “un nuevo proyecto de país”. ¿Cuándo y hacia dónde? Con la Factoría de La Moncloa nunca se sabe. Todo es ciencia ficción. 

Ahí están las leyes habilitantes (Hitler, 1933) que amordazan ya al CJPJ; la ley de la eutanasia sin tan siquiera pedir información al comité de Bioética, la ley Trans, la Ley Celaá, la reforma de la Ley de Secesión para que Puigdemont (subvencionado) retorne en olor de multitud, la ley de Memoria Democrática, el retraso del recurso previo de inconstitucionalidad, las normas contra el español, -ya no se enseña castellano en el País Vasco, Cataluña, Baleares, Valencia y  Galicia- y la nueva reforma sobre el Tribunal de Cuentas para que los golpistas no paguen su defraudación de más de 10 millones de Euros. 

“Nos quieren quitar el piso de nuestros hijos”, clama el santón excarcelado de ERC Oriol Junqueras. Y el nene del profesor Más-Collel, gimoteando ante la comunidad internacional que “a su papá le van a embargar su pensión y sus posesiones”. No cuenta que su padre malversó y autorizó a otros a gastar dinero público para apoyar el golpe en el extranjero. Todos son corruptos. Y nos quieren corromper a todos nosotros. Incluidos a los 12 premios Nóbel que han firmado un manifiesto sin saber ni donde está Cataluña.

La visita del colectivo de delincuentes excarcelados a Waterloo confirma que gato blanco, gato negro, no importa; lo que importa es que las fuerzas más reaccionarias se unan para la independencia. La foto con el Molt Honorable Aragonés en la puerta del Palacio frente al Ayuntamiento de Barcelona es una provocación indigna, tan indigna como el trato vejatorio al que han sometido al jefe del Estado en sus recientes visitas a la Ciudad Condal con su impresentable alcaldesa a la cabeza.  Y luego hablan de normalidad… Manipulan el lenguaje y las conciencias. Son un peligro público.

Los indultos tendrán un efecto negativo de nuestra Justicia en Estrasburgo. “Un golpe de muerte”, aseguran desde el Alto Tribunal. El Consejo de Europa (que no es un organismo de la UE) ya ha condenado a España merced a las facilidades dadas por el gobierno de Pedro Sánchez a un diputado letón pro ruso que admitió no haberse leído la sentencia del juez Marchena. El mal está hecho, pero queda mucho mal por hacer todavía.

El recorrido del presidente-actor desde el Liceo continuó su “camino del reencuentro” por la SER y Al Rojo Vivo donde aseguró que el Tribunal de Cuentas es un órgano administrativo. Sí; pero, además, constitucional e independiente. Ya ordenó Sánchez personalmente a la Abogacía del Estado que se retire en la defensa de los intereses nacionales; prevaricación se llama la figura. La idea es que a los rebeldes les salga gratis total su insurrección. No se ha visto nunca una protección tan directa del Gobierno y de Ferraz a unos delincuentes convictos y confesos que no quieren encontrarse con nadie. Este es el nuevo ultrasocialismo de rostro pálido y caribeño. 

Independentismo Cataluña

Doble indulto

A José Luis Ábalos le resbala todo. Hace el trabajo sucio del PSOE y del Gobierno como lo que es; un monosabio de la política. Lo mismo se reúne (o no) con su amiga Delcy Rodríguez en Barajas y hace desaparecer sus 40 maletas diplomáticas, que niega saber nada del crédito de los 53 millones a la aerolínea fantasma Plus Ultra cuando su Departamento le otorgó dos permisos para la SEPI. Ahora, ha sido el ariete para presionar descaradamente al Tribunal de Cuentas con el fin de que no cumpla con sus obligaciones. Le ha exigido que “no ponga piedras en el camino” del diálogo del gobierno con los independentistas. Un marrullero mentiroso –en Ferraz o en la Moncloa- para amenazar directamente a los miembros del tribunal -responsable de vigilar y fiscalizar los dineros públicos-, cuando su mandato está a punto de extinguir para algunos miembros o de renovar para otros.  

Se nota que comparte la vía Calvo de que el dinero público no es de nadie en contra de la lección que nos enseñó el presidente Adolfo Suárez cuando megáfono en mano en las elecciones del 86, decía que “la democracia es saber a dónde va cada peseta del contribuyente”.  Este es el doble indulto que este Gobierno felón quiere aplicar a unos políticos corruptos intentando hacernos creer que su magnanimidad restituye la venganza del tribunal sentenciador; es hora del perdón, pontifica el emperador PSP-C. En una palabra: que salgan a la calle para predicar su victimismo, que tomen aire para alentar la ruptura de España y que, además, su crimen se lo paguemos los contribuyentes. ¿Va a indultar Hacienda a los ciudadanos defraudadores? ¿Por qué tenemos que pagar si el propio Gobierno exonera a los delincuentes políticos? ¿Va a indultar a los presos comunes? En la misma dirección se pronunciaron las ministras de la nada Belarra y Montero, respectivamente. Con Echenique de copiloto.  Igual da.

El tercer paso es indemnizar a los 3.000, 5.000, 30.000 “represaliados” independentistas. La represión del Estado español es tan brutal, que todos los delincuentes estaban en nómina. Y la llegada a la Moncloa del president Aragonés con el lazo amarillo como Torra, confirma que la represión continúa. ¿Habrá dinero para “tamaña injusticia” españolista?  Y eso que no hemos empezado a saldar cuentas con los etarras que lidera Otegui. Todos a la calle tras el blanqueamiento de Marlaska. Gran trabajo (sucio). Ya se puede retirar.

Pedro Sánchez Felive VI

El proceso aquí es más sencillo: tercer grado, empleos públicos en Diputaciones Forales y Ayuntamientos peneuvistas y filobatasunos, acuerdos con la Seguridad Social –mejor rompiendo la Caja Única- y pensiones decentes mientras José Luis Escrivá –que no sabe expresarse- amenazaba a los hijos del baby boom (década de los 60) que deberán trabajarán más años o verán reducidas sus pensiones. La rectificación después de un acuerdo fallido vendido como un éxito en los jardines del Palacio de Primavera-Verano-Otoño-Invierno, de Sánchez-Redondo y cuadrilla, ha creado más inseguridad todavía. Pero verán cómo para los etarras asesinos o colaboracionistas, que nunca cotizaron, encuentran enseguida una solución práctica. 

La fórmula la instauró el Congreso de los Diputados para pensionar a los exilados Carrillo, Pasionaria, Alberti y Cía… y el privilegio ha llegado hasta nuestros días a Cristina Almeida, Jaime Ignacio del Burgo y a Juan Pedro Hernández Moltó, entre otros, que cobran las mayores pensiones de la historia. Marlasca concluyó con éxito el trabajo más sucio: blanquear a los terroristas. Hicieron bien las Asociaciones de Víctimas del Terrorismo no asistiendo al acto institucional en el Congreso cuando el protagonismo lo lideraban diputados de Bildu en el banco azul junto al Gobierno. Bochornoso.

Perdonen la dispersión, pero resultó demasiado cínico el ¡je, je, je, je! de Pedro Sánchez recordándole a Pablo Casado que la que iba a “condenar” económicamente a los golpistas era la exministra popular, Margarita Mariscal de Gante, cuando él impuso como fiscal general del Estado a Dolores Delgado, “Lola”, la compañera sentimental del juez prevaricador Baltasar Garzón.  Hay que tener bemoles. Pero, sin duda, el bello Pedro, los tiene.  Como los tienen Laya y Robles a quienes el juez de Zaragoza Rafael Lasala les ha pillado mintiendo a todo el pueblo español por la llegada a España de Brahim Ghali, el líder del Frente Polisario que aterrizó desde Argelia sin identificase y luego se presentó en un hospital de Logroño con nombre falso para ser tratado de coronavirus. Exteriores dando órdenes al Estado Mayor del Ejército. Otro éxito rotundo de nuestra política exterior y de Defensa.

Independentismo Cataluña

El “efecto” Sayas

Moncloa ha transformado el Parlamento en un plató de TV. Tal y como vaticinó don Pablo Iglesias Turrión, (q.e.p.d) políticamente hablando. Después de que la pandemia confinase a las dos Cámaras tras el Estado de Alarma –digo, del estado de excepción real-, la institución ha sido colonizada por el ultrasocialista y secretario general del PSOE don Pedro Sánchez Pérez Castejón. Después de dos décadas como cronista parlamentario y de seguir muy de cerca a Zapatero y a Rajoy, debo constatar y constato que nuestro presidente supera en osadía (y maldad disfrazada de buenismo) a los sus dos predecesores. Nadie miente ni manipula como él; cambia de opinión como una veleta, pero siempre hacia el lado oscuro de la Tierra Media. 

Desde su tesis doctoral de corta y pega a sus promesas incumplidas (no gobernaré con Podemos; le puedo decir hasta 20 veces que nunca pactaremos con Bildu; prometo traer a Puigdemont para ser juzgado; los golpistas deben ser juzgados por rebelión, la sentencia debe cumplirse y nunca les concederé el indulto), - ¿recuerdan?, todo en este hombre es pura fachada.  Es tan ególatra que solo gobierna para la media España que le jalea. Todo lo controla, y lo que no controla lo destruye. Empezando por el PSOE. Por RTVE, por el BOE por el CIS. 

Nunca humillaron tanto a un presidente del Gobierno como el último miércoles de junio. Acudió al pleno para explicar a toro pasado los indultos. Nadie le creyó. Ni la oposición ni sus compañeros de viaje… hacia el abismo. Recibió bofetadas por todos lados. Y los encajó como si fuera un boxeador sonado. Ni siente ni padece. No tiene ninguna empatía con los ciudadanos. Ya no puede pisar la calle. Le han perdido el respeto. Es un avatar. El relativismo está en su ADN político.  

Independentismo Cataluña

Casado, Abascal, Arrimadas y Oramas le atizaron sin piedad. Pero los más agresivos fueron los portavoces de ERC, Junts, CUP, Bildu y PNV. Como quien oye llover. El presidente contestó de forma general y fue especialmente cruel con el PP, VOX y Cs. No esperaba el rapapolvo de Sergio Sayas de UPN Navarra Suma). Tiene 42 años y un talento especial para detectar a los impostores. 

Entro en el Diario de Sesiones del Congreso y resumo su discurso, porque coincide con el de la gran mayoría de los españoles. Sayas, tras recordar que el 1 de octubre de 2017, el independentismo catalán perpetró el mayor golpe a nuestra democracia en décadas, denunció que “ahora, señor Sánchez, usted y su gobierno se convierten en cómplices de ese golpe contra España”. Los indultos que ha regalado a quienes llevan años arrasando la convivencia en Cataluña, pisoteando la ley, imponiendo una ideología totalitaria, restringiendo los derechos y las libertades de los catalanes, que no comparten su visión política no son magnanimidad. “son un acto de miserable cobardía”.

Son miserables porque no los otorga pensando en España; lo hace pensando en usted. Y son cobardes porque son el fiel reflejo del sometimiento, de la humillación de un presidente que no tiene el respaldo de los españoles y que está dispuesto pagar el precio que sea por permanecer en La Moncloa. “El señor Rufián se ha mofado de usted y a usted no le queda otra que tragar”, precisó. Es mentira que los indultos vayan a hacer recapacitar al separatismo porque el nacionalismo necesita vivir del victimismo. Su reivindicación es constante. Cuando consigue algo el siguiente paso es pedir más. “Al nacionalismo no se le vence cediendo a su chantaje; se le vence con la unidad y con la ley y se le engorda con la cesión y la concesión. Esto es de primero de Política, señor presidente”.

Conferencia Episcopal

El diputado navarro resaltó que, al minuto de conceder los indultos, Junqueras pedía la república catalana. “Ya el indulto no les vale, quieren la amnistía y luego el referéndum de autodeterminación”. Otegui exigía la excarcelación de los presos de Eta y el PNV un Estatuto de independencia para el País Vasco. “¿Se lo va a dar usted?”. No va a contestarme porque “su palabra no tiene ningún valor”. Acusó al presidente de haber mentido tanto que se ha convertido en un fake de sí mismo y por eso ha perdido toda credibilidad. Lo peor en un presidente del Gobierno. Hemos visto lo que ha pasado hasta aquí, lo que no sabemos es lo que pasará de ahora en adelante. “Usted es capaz de todo; los navarros lo entendimos muy pronto porque usted se abrazó a Bildu. A usted no le mueve una ideología, le mueve una ambición: el poder”. 

Sánchez estuvo cabizbajo sin mirar a la tribuna del orador. El diputado navarro terminó restregándole que “no ha tenido empacho en acabar con la igualdad de los españoles ante la ley, con la independencia de la justicia o con el prestigio internacional de nuestro país”. Tras manifestar que España es una democracia plena y una nación libre y segura, insistió: “Aquí no se hace venganza, se hace justicia”. El representante de UPN dejó este aviso para navegantes separatistas: “Olvídense; no hay ninguna esperanza para el independentismo en nuestro país. No confundan España con el gobierno, el sanchismo pasará, pero España seguirá fuerte y unida exactamente igual que lleva siglos de Historia. No hay más soberanía que la ley. Aquí no se persiguen ideas, se persiguen delitos. Con Sánchez ustedes pueden, con España no; a Sánchez cada vez le queda menos, a España le queda un enorme futuro por delante. Muchas gracias”. 

Monseñor Sánchez como lo calificó Santiago Abascal no sabía dónde meterse. Tampoco respondió a Sergio Sayas cuyo discurso valiente y moderado avala y alienta a los que seguimos en la resistencia contra este Ejecutivo mastodóntico y despótico. Sánchez ha ganado tiempo hasta el otoño. Quiere que el futuro de España dependa de él y de los chantajistas del procés. Los acuerdos han de tomarse en la sede de la soberanía popular: en el Parlamento. No extramuros en Mesas de la vergüenza copresididas por delincuentes habituales. Eso tiene un nombre: tiranía.

No queremos un nuevo proyecto de país. Ni un nuevo ultrasocialismo. Nos basta con cumplir y hacer cumplir la Carta Magna del 78. Con la Ley de Leyes, la concordia fue posible.  Veremos cosas que no podremos creer como aprendimos en ‘Blade Runner’. Esperemos que todos esos momentos se pierdan como lágrimas en la lluvia. Hay que parar esta involución permanente de este ultrasocialismo totalitario.

Antonio Regalado dirige BAHÍA DE ÍTACA en: aregaladorodriguez.blogspot.com