Opinión

El oro y el imperio de la política monetaria del engaño

oro-politica-monetaria

De vez en cuando, vale la pena dar un paso atrás para tener una perspectiva más amplia de las cosas; mirar más allá de las noticias financieras diarias; ver más allá de los altibajos a corto plazo del mercado; descubrir lo que realmente está en el fondo de la cuestión. Si lo hacemos, no se nos escapará el hecho de que estamos viviendo en la era de las monedas fiduciarias, un mundo en el que básicamente todo lleva sus huellas: el sistema económico y financiero; la política; incluso las normas culturales, los valores y la moral de las personas no escaparán a las consecuencias más amplias de las monedas fiduciarias.

Puede que no se dé cuenta en su uso diario de las monedas fiduciarias -es decir, por ejemplo, al recibir salarios, comprar bienes y servicios, pagar hipotecas, depositar dinero en el banco con fines de ahorro- de que algo va terriblemente mal con las monedas fiduciarias, ya sea en forma de dólar estadounidense, euro, renminbi chino, yen japonés, libra esterlina o franco suizo. Sin embargo, la verdad es que todas estas monedas fiduciarias adolecen de graves defectos económicos y éticos, que en realidad no son difíciles de entender. 

Las monedas fiduciarias son producidas por los bancos centrales y la expansión crediticia de los bancos comerciales. De hecho, los bancos centrales, en connivencia con los bancos comerciales, aumentan la oferta monetaria en circulación mediante la concesión de préstamos a empresas, hogares y entidades gubernamentales. Esto equivale a la creación de dinero de la nada o, en cierto modo, a la falsificación de dinero. La emisión de nuevas monedas fiduciarias pone en marcha un auge, una ilusión de prosperidad. El consumo y la inversión se expanden, la economía disfruta de mayores beneficios empresariales, mayor empleo, aumento de las acciones, precios de la vivienda, etc.

Tarde o temprano, el auge debe convertirse en un fracaso. ¿Por qué? Bueno, la emisión de nuevos dineros fiduciarios basada en el crédito distorsiona los tipos de interés del mercado. Reduce artificialmente el tipo de interés del mercado por debajo de su "nivel natural", lo que hace que el ahorro disminuya, el consumo aumente y, además, desencadena inversiones adicionales. Nada de lo cual habría ocurrido de esta manera si no fuera por la inyección de nuevo dinero fiduciario en la economía a base de créditos. El auge trae consigo un exceso de consumo y una mala inversión; la economía vive por encima de sus posibilidades.

En algún momento, el boom se derrumba, sea cual sea el desencadenante: los bancos endurecen sus normas de préstamo, los prestatarios incumplen su deuda, las empresas tienen pérdidas, una crisis geopolítica hace que la gente entre en pánico. Para evitar que el sistema de moneda fiduciaria se derrumbe en una situación así, los bancos centrales bajan aún más los tipos de interés e inyectan nuevos créditos y dinero en el sistema financiero. El truco funciona la mayoría de las veces, y la caída que se está produciendo se convierte en otro boom. Sin embargo, esto tiene un precio: La gran mayoría de la población sufrirá una inflación aún mayor de los precios de los bienes.

La moneda fiduciaria no sólo provoca crisis financieras y económicas, sino que también es altamente inflacionaria. La incesante expansión de la cantidad de dinero fiduciario hace que el poder adquisitivo de la unidad monetaria disminuya con el tiempo. Además, el aumento de la cantidad de dinero fiduciario también crea ganadores y perdedores: Los primeros receptores del nuevo dinero se benefician a costa de los últimos. Esto conduce a una distribución injusta e injusta de la renta y la riqueza en la sociedad. Por último, pero no menos importante, el dinero fiduciario hace que las economías se endeuden cada vez más.

Los gobiernos, en particular, se aprovechan de su acceso básicamente irrestricto al crédito y al dinero proporcionado por los bancos centrales. Su poder financiero permite financiar todo tipo de extravagancias políticas -gastos en bienestar y guerra-, haciendo que el Estado sea cada vez más grande y poderoso a costa de las libertades del individuo. La verdad es que el dinero fiduciario es el mismísimo elixir para que el Estado se haga realmente grande y profundo. Por desgracia, esta verdad suele permanecer oculta al gran público; no se aborda en los libros de texto de economía ni en los seminarios universitarios.

Hay todo tipo de motivos cuando se trata de analizar y evaluar los méritos del régimen de dinero fiduciario, desde la ignorancia hasta las mentiras más descaradas. Sin embargo, la economía sólida revela que el uso de monedas fiduciarias causa grandes problemas y que ocasionalmente puede ser posible posponer la inevitable quiebra - por ejemplo, mediante los bancos centrales que bajan los tipos de interés del mercado a básicamente cero por ciento y suscriben los mercados de crédito. Pero al hacerlo, los problemas subyacentes no se solucionan, sino que se hacen aún más grandes, y se engaña a la gente sobre lo que realmente está ocurriendo.

En este contexto, no sólo hablamos de la recurrencia de las crisis financieras y económicas. El economista austriaco Ludwig von Mises (de 1881 a 1973) previó que el uso del dinero fiduciario (él hablaba de medios fiduciarios) destruiría el libre mercado y el orden social (o lo poco que queda de él):

"Sería un error suponer que la organización moderna del intercambio está destinada a seguir existiendo. Lleva en sí misma el germen de su propia destrucción; el desarrollo del medio fiduciario debe conducir necesariamente a su ruptura".

Es difícil predecir cómo evolucionará el sistema financiero, económico y político mundial, sobre todo teniendo en cuenta los problemas trascendentales que acarrea el uso del dinero fiduciario. Sin embargo, el inversor prudente tiene buenas razones para esperar más inflación en el futuro, es decir, una disminución acelerada del poder adquisitivo del dinero, que se manifiesta en forma de aumento de los bienes de consumo y/o de la inflación de los precios de los activos. Teniendo esto en cuenta, tiene mucho sentido mantener al menos algo de oro y plata físicos en su cartera.

Es una estrategia probada a lo largo del tiempo para evitar las pérdidas relacionadas con la devaluación políticamente orquestada de las monedas fiduciarias. Mantener oro y plata físicos parece especialmente aconsejable dado el imperio actual de la política monetaria de engaño épico.

Thorsten Polleit. Economista jefe de Degussa.