Opinión

Emiratos-Israel: gran impulso

Emiratos Israel

El acuerdo entre Emiratos e Israel ofrece nuevas y esperanzadoras perspectivas para Oriente Próximo. Tiene especial relevancia en estos momentos convulsos de las relaciones internacionales, en concreto, por la tensión y enfrentamientos en varias regiones de Oriente Próximo, el acuerdo para establecer plenas relaciones entre Emiratos Árabes Unidos e Israel. Entre los aspectos que podemos analizar en principio destacan la demostración de que árabes e israelíes son capaces de superar los problemas históricos y manifestar públicamente que su entendimiento tiene una dimensión política, evidente, pero también unas opciones de colaboración determinantes en materia económica, comercial y, lo que puede ser más trascendente, en investigación y nuevas tecnologías. La cooperación que están manteniendo desde hace tiempo Emiratos e Israel en la lucha contra el coronavirus puede culminar con logros concretos que puedan llevar a alcanzar una vacuna contra la COVID-19, por ejemplo.

La política de ayuda internacional de Emiratos a unos 100 países de todo el mundo facilitando el trabajo a más de 100.000 médicos y sanitarios en su lucha contra la pandemia es un referente a nivel mundial del compromiso de los dirigentes emiratíes en un momento tan delicado. Hay que sumar, además, las medidas que han ido adoptando en sus propias fronteras realizando un enorme esfuerzo en un momento complicado para sus finanzas por el desplome del precio del petróleo. La iniciativa de lanzar la sonda Esperanza a Marte para explorar y estudiar su atmósfera contribuye a demostrar la voluntad decidida de Emiratos por apostar por la investigación, la innovación, el desarrollo de las nuevas tecnologías y por enseñar al mundo un camino fundamental a la hora de afrontar un futuro más que incierto debido a todos los cambios que está provocando la pandemia que afectan a la geopolítica mundial y al reordenamiento de las relaciones internacionales tal y como las conocemos tras el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

El desafío es crucial para la supervivencia de un modelo basado en los derechos y obligaciones de los individuos frente a los nacionalismos y populismos que propugnan un Estado fuerte y acaparador con un núcleo de poder centralizado en pocas manos de líderes sin escrúpulos. El acuerdo entre Emiratos e Israel tiene un objetivo claro de hacer frente a las amenazas totalitarias de regímenes como el de Irán o a las ambiciones bélicas expansivas del presidente de Turquía donde ya se ha rechazado. En este momento, es también una advertencia a quienes pretenden convertir a Líbano en un país satélite bajo el dominio total de Hizbulá o lograr el control en Siria o en Irak. La intervención de Trump tiene un fin electoralista, pero es esencial involucrar más a Estados Unidos para la estabilidad de la región.