Opinión

Encender una vela a dios y otra al diablo

Emmanuel Macron

Calmar la ira, mostrar que puede unir a la gente sin perder su firmeza, ese es el difícil ejercicio al que se dedicó Emmanuel Macron, haciendo notar el hecho de que sus palabras han sido distorsionadas, mal traducidas, mal interpretadas... "No me opongo al islam o a los musulmanes y mi posición sobre las caricaturas ha sido distorsionada (...) Mi papel es calmar las cosas, pero también proteger el derecho a la libertad de expresión".    

Desde la publicación de las caricaturas del profeta Mahoma en septiembre pasado, por el periódico satírico Charlie Hebdo, Francia está en la línea de fuego del terrorismo islamista. Desde hace varios años, Francia es el principal objetivo de los ataques en Europa.  

Esta vez se trata de un profesor que fue decapitado en suelo francés y sólo unos días después, cuando Francia aún no se había recuperado de sus heridas, es una iglesia y sus lugares de culto los que son atacados.

El presidente Macron ha condenado firmemente estos asesinatos, "no cederemos", ha afirmado al defender la libertad de prensa, y se lo debe a la blasfemia que los franceses han adquirido pagando un alto precio a la Iglesia.  

Desde estos tristes acontecimientos, las mezquitas han sido cerradas, las asociaciones musulmanas han sido prohibidas o están en proceso de serlo... Francia ha comenzado una verdadera purga en los círculos religiosos. La comunidad musulmana se sintió atacada y denunció una cruzada contra el islam.  

En todas partes del mundo árabe o musulmán se transmitieron reacciones violentas. El llamado a un boicot de los productos franceses fue ampliamente seguido. En Qatar, fueron retirados de los estantes de los supermercados. Por su parte, el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan considera a Francia como el gran enemigo del islam.   

El presidente francés ha decidido por lo tanto poner fin a los "malentendidos".  En este contexto, el Palacio del Elíseo se puso en contacto con el canal qatarí Al-Jazeera con sus 40 millones de espectadores.   

"Nuestro país es un país que no tiene problemas con ninguna religión del mundo porque todas las religiones se practican libremente. Y en cuanto a los musulmanes franceses, así como a los ciudadanos de todo el mundo cuya religión es el islam, quiero decirles que Francia es un país donde esta religión también se practica libremente. No hay estigmatización, todo esto es falso, y un país cuya vocación universal es además estar apegado a la paz, a la capacidad de vivir cualquiera que sea su religión", el presidente francés se encargó de precisarlo a primera vista. Para que conste, el canal de Al-Jazeera se ha convertido en la voz del boicot y de la paliza a los franceses.   

Macron se ha comprometido en un ejercicio pedagógico frente a pueblos donde la libertad de expresión está a menudo ausente del campo político.   

"En esta libertad de expresión, también existe la posibilidad de dibujar y caricaturizar. Es nuestro derecho. Viene de muy lejos, de finales del siglo XIX. Es importante defenderlo porque es lo que quiere el pueblo francés, y estamos en nuestro país soberano. Este derecho ha llevado a caricaturas en los periódicos, y también tenemos una historia. Y estas caricaturas se burlaban de los líderes políticos, su servidor, y eso es normal", dijo.  

En la misma estela de apaciguamiento, el presidente francés envió a su ministro de Asuntos Exteriores a Egipto para aliviar las tensiones de la crisis de las caricaturas.  

Jean Yves Le Drian se reunió con el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi, quien consideró "inaceptables los insultos al profeta", pero sobre todo con el influyente jeque de Al-Azhar, que juzgó "racistas" las observaciones de Emmanuel Macron sobre el separatismo islamista y las caricaturas del profeta: "Insultar al profeta es completamente inaceptable y procesaremos a todo aquel que falte al respeto a nuestro profeta ante tribunales internacionales", declaró el comunicado de prensa de Al-Azhar. A lo largo de esta tormenta, Le Drian tranquilizó al hablar de varios "puntos de convergencia" durante las discusiones con el más alto cuerpo sunita del islam.   

El ministro “continuará el proceso de explicación y apaciguamiento iniciado por el presidente de la República”, según el comunicado de prensa del Quai d'Orsay.  

Uno recordará de esta visita a un ministro que quiere ser conciliador: "Recordé y recuerdo aquí el profundo respeto que tenemos por el islam". ¿Esta operación de seducción dio frutos? En cualquier caso, se están sintiendo señales de calma y los llamados a un boicot son cada vez más raros. Pero lo que está en juego para Francia no es sólo económico, sino también, y, sobre todo, la seguridad.  

Francia ha seguido perdiendo sus últimos años de atractivo en el mundo árabe. Sin embargo, bajo el mandato del presidente Chirac, fue considerado el gran amigo de los musulmanes y de Oriente.  

El expresidente francés, muy criticado en su país, había llevado a cabo una política exterior muy apreciada por los musulmanes. Estaba a favor de la adhesión de Turquía a la Unión Europea, y se recordará, además, que estaba en contra de la guerra en Irak y que no había seguido a sus aliados americanos. También fue en Francia donde se acogió a Yasser Arafat y donde murió. La bandera francesa había ondeado junto a la palestina en el funeral del líder de la OLP.  

La época en que Francia era considerada amiga de los árabes o de los líderes árabes parece haber terminado.