PUBLICIDAD

Marruecos

Opinión

¿Está Alemania descuidando sus Fuerzas Armadas?

olaf scholz

Este documento es copia del original que ha sido publicado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos en el siguiente enlace

Los recientes acontecimientos han abierto un debate sobre el enfoque de Alemania en materia de defensa nacional. Pero ¿cuál es la situación actual de las Fuerzas Armadas del país que hace necesaria esta reevaluación? Durante las últimas décadas hubo una clara discrepancia entre lo que se decía a nivel político y la situación real del ejército de la nación. La falta crónica de financiación condujo a un ejército infraequipado, que actualmente es incapaz de cumplir con sus obligaciones. Esto es especialmente preocupante si se tienen en cuenta las responsabilidades que tiene el país con sus socios internacionales, especialmente en el seno de la OTAN. Sin embargo, el cambio de escenario geopolítico en el continente podría provocar un cambio radical en la estrategia militar y de defensa del país, que finalmente debería corresponder al papel de Alemania como potencia económica.

Introducción

«Creo que estos países tienen que reforzarse, no en un periodo de 10 años, tienen que hacerlo inmediatamente. Alemania es un país rico, hablan de aumentar ligeramente para 2030. Pero podrían aumentarlo inmediatamente, mañana mismo, y no tendrían ningún problema»1. Esta es una de las declaraciones con las que Donald Trump expresó su descontento con la situación actual de la defensa en Europa y especialmente en Alemania. El ex presidente de Estados Unidos no podía entender cómo un país rico como Alemania no estaba dispuesto a aumentar el gasto en defensa para asegurar sus intereses en el mundo y deliberadamente depender de Estados Unidos para garantizar su seguridad nacional. Sin embargo, esto no es algo que pueda atribuirse a la tendencia de Trump a sobresaltar a los líderes extranjeros, sino que se trata de una cuestión que viene de lejos en los acuerdos de defensa común de EE. UU.2.

Tras la invasión de Rusia en Ucrania, el canciller Olaf Scholz anunció en un discurso pionero en el Bundestag el establecimiento de un presupuesto extraordinario para las Fuerzas Armadas del país de 100.000 millones de euros3. Además, se comprometió a que su país destinara a partir de ahora al menos el 2 % de su PIB a la defensa nacional. Hasta ahora, la situación era muy diferente. En el año 2021, Alemania solo invirtió el 1,57 % de su PIB en sus Fuerzas Armadas, con lo que volvió a incumplir claramente el objetivo del 2 % acordado por los países miembros de la OTAN4. Por supuesto, hay que tener en cuenta la historia de Alemania y su ambivalente relación con el ejército. De hecho, el rearme del país después de la segunda guerra mundial fue concebido para integrarlo en el pacto del Atlántico Norte y está orientado a contribuir a la defensa común al tiempo que depende de ella5. Pero ¿es Alemania demasiado dependiente? o, dicho de otro modo, ¿es Alemania lo suficientemente independiente? Para responder a esto, en esta investigación se plantea la siguiente pregunta: ¿está Alemania descuidando sus Fuerzas Armadas?

Para responder a esta pregunta, es necesario evaluar la imagen que el país tiene de sí mismo respecto a su defensa nacional antes de evaluar sus capacidades y compararlas con las de otros Estados. A continuación, se analizará el papel de las Fuerzas Armadas alemanas en la OTAN, en la UE y, en general, en el mundo. Antes de concluir con los resultados obtenidos, se expondrá un pronóstico sobre la estrategia militar de la nación en el futuro.

La creciente fragmentación del orden internacional, el cambio de las amenazas, el aumento de la presión por parte de Rusia y la intolerable dependencia de Europa con respecto a EE. UU., que se puso de manifiesto durante la presidencia de Trump, ilustran la importancia de la cuestión. El papel de Alemania en todos esos asuntos es vital, no solo para ella, sino para todo el continente.

Alemania, su Ejército y la correspondiente imagen de sí misma

La estrategia militar, junto con las acciones correspondientes, constituye la manifestación más explícita de la imagen que un país tiene de sí mismo en el ámbito militar. En el caso de Alemania, la estrategia nacional no se presenta como tal, en su lugar, se expone en un libro blanco publicado por el Ministerio de Defensa en intervalos irregulares. Las razones para llamarlo libro blanco en lugar de nombrarlo explícitamente como estrategia pueden encontrarse de nuevo en la historia del país. El más reciente de esos documentos se publicó en 2016 y está estructurado en la política de seguridad de Alemania, su entorno de seguridad, las prioridades estratégicas, las esferas de acción y una sección adicional que abarca el futuro de la Bundeswehr6.

Ya desde el principio, el documento subraya las responsabilidades históricas del país. Deriva sus objetivos de la Constitución y menciona la importancia de la paz positiva que debe fomentarse globalmente. La inserción de Alemania en las estructuras internacionales es el hilo conductor del documento. Destaca la conceptualización histórica de las Fuerzas Armadas de la nación como ejército de la OTAN y reconoce el importante papel que desempeña el país en Europa. Menciona específicamente la existencia de interdependencias multilaterales y las valora como factores positivos, necesarios para la provisión de seguridad nacional. La última versión del libro blanco señala el aumento del riesgo derivado de las modalidades híbridas de conflicto empleadas por actores estatales y no estatales y los peligros derivados de otras cuestiones contemporáneas como el cambio climático y las pandemias7.

Alemania, al ser una nación comercial, es consciente de la importancia de la libre circulación de bienes, servicios e información para el éxito del país. Una vez más se hace evidente la interconexión de Alemania con el mundo y especialmente con Europa. La protección del orden internacional, la seguridad y el Estado de derecho solo pueden garantizarse mediante el esfuerzo conjunto de muchos países. Cuando se trata de la visión del futuro de la Bundeswehr, de nuevo se puede identificar la orientación internacional como el componente crucial de la estrategia del país. Casi todos los capítulos se centran en la interdependencia de Alemania con sus socios internacionales y su estrategia militar está fuertemente alineada con los acuerdos que mantiene con sus aliados. Por lo tanto, se puede ver claramente que la imagen que el país tiene de sí mismo en lo que respecta a su estrategia de defensa está fuertemente conectada con su orientación internacional, su historia después de la Segunda Guerra Mundial y la responsabilidad de la promoción de la paz y la seguridad a través del Estado de derecho y un orden internacional fuerte7.

Capacidades y comparación

La Bundeswehr alemana está estructurada en el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea8. Estos tres están apoyados por un servicio médico conjunto, el servicio conjunto de apoyo y habilitación y el servicio de dominio cibernético y de información. Hasta antes de la guerra de Ucrania estaba previsto que el país gastara 50.300 millones de euros en 2022 en su defensa nacional9. En 2020 los gastos militares de Alemania representaron el 1,57 % de su PIB, con lo que aumentó su gasto, pero siguió sin cumplir sus obligaciones con la OTAN10. En el año 2011, el servicio militar obligatorio introducido inicialmente para los ciudadanos alemanes de sexo masculino quedó en suspenso, lo que hizo que el número de soldados disminuyera considerablemente11. En la actualidad, las Fuerzas Armadas cuentan con 63.000 miembros uniformados en el Ejército, 27.000 en la Fuerza Aérea y 16.000 en la Marina. Alrededor de 14.000 personas trabajan en la rama cibernética de las Fuerzas Armadas. En 2018 se presentó al Parlamento un informe sobre la preparación operativa de los principales sistemas de armas del Bundeswehr12. Las cifras que en él se recogían mostraban importantes deficiencias. Solo un tercio de sus aviones de combate Typhoon, la mitad de sus tanques Leopard y ninguno de los seis submarinos del país están listos para ser desplegados o pueden ser utilizados para ejercicios militares. El dramático informe sugiere que el país no es capaz de cumplir con sus deberes en la OTAN.

Actualmente, la Bundeswehr participa en once misiones, la más importante de las cuales es la misión MINUSMA de las Naciones Unidas en Malí, en la que Alemania desplegó casi 1.000 soldados13. Otras misiones se llevan a cabo en Kosovo, Sudán del Sur, Siria e Irak. En consonancia con su propia imagen de ejército de coalición, todos los compromisos en el extranjero se llevan a cabo con sus socios internacionales, en su mayoría con la OTAN, la UE o bajo mandato de la ONU. Actualmente, unos 2.000 soldados alemanes están movilizados en las diferentes misiones. En comparación con los del Reino Unido, estas cifras son relativamente bajas14. Francia también se beneficia de su amplia experiencia de combate en el extranjero, especialmente en la región del Sahel15. Aunque Alemania no puede aprovechar las enseñanzas obtenidas en esas operaciones de mayor envergadura, ello no significa necesariamente que el país sea incapaz de llevar a cabo esas misiones. Como se ha explicado en la sección anterior, su reticencia a poner las botas sobre el terreno se debe más bien a la historia del país y a su enfoque estratégico de recurrir a soluciones multilaterales, diplomáticas y basadas en el derecho a la hora de hacer frente a posibles amenazas y conflictos. Sin embargo, lo que puede identificarse como un déficit significativo de la estrategia militar alemana es su falta de innovación. Esto es algo que también observan algunos académicos cuando se trata de Francia16. Sin embargo, Francia lanzó una iniciativa para promover la innovación en materia de defensa y está aumentando constantemente su presupuesto. Además, el país está empleando tecnología punta en lo que se refiere a la preparación para la guerra de alta intensidad y actualmente está modernizando su arsenal nuclear. El Reino Unido también es muy activo en este campo y dedica una parte importante de su presupuesto a la investigación y el desarrollo, lo que permite al país disponer de sistemas de armas actualizados17. En comparación con las importantes dificultades de Alemania para mantener la preparación para el combate, esto constituye una innegable desventaja frente a sus homólogos europeos.

Por lo tanto, se puede afirmar que, en lo que respecta al equipamiento militar del país, Alemania necesita salvar una brecha para ponerse a la altura de las demás potencias del continente. Esto no quiere decir que el país tenga que dedicarse más a la proyección de poder, que simplemente no forma parte de su cultura estratégica. Tampoco se quiere decir que esas deficiencias se produzcan conscientemente. Todo lo contrario, los responsables son conscientes del papel del país y están dispuestos a asumir las responsabilidades que conlleva18.

El papel de la Bundeswehr...

Alemania está fuertemente integrada en el mundo globalizado. Formar parte de múltiples instituciones internacionales crea interdependencias para la nación, lo que también afecta a su estrategia militar. Por lo tanto, es necesario analizar el papel del país en la OTAN y en la UE, así como la posición de Alemania en un mundo cada vez más multipolar.

... en la OTAN

Debido a la historia del país, la Bundeswehr fue diseñada específicamente por los aliados para servir a los propósitos de la OTAN19. De hecho, Alemania se unió a la organización ya antes de que se creara el ejército y durante décadas los oficiales alemanes no tuvieron una competencia autónoma de respuesta. La tradición de ser un ejército de coalición con fuertes vínculos con la OTAN se ha mantenido hasta la actualidad y constituye uno de los temas centrales de la estrategia de seguridad y defensa nacional más reciente20.

Como Estado miembro, Alemania alberga en su territorio varias instalaciones de la OTAN21. Alberga el Cuartel General del Mando Aéreo Aliado, situado en Ramstein, y el del Cuerpo Alemán-Países Bajos de Despliegue Rápido, con sede en Münster. También es la sede del Mando Conjunto de Apoyo y Habilitación y de la Escuela de la OTAN. Además, el elemento de Defensa de Misiles Balísticos de la estrategia de disuasión y defensa de la OTAN se encuentra en Alemania22.

Aparte de las instalaciones oficiales de la OTAN, Alemania sirve de centro de operaciones para miles de soldados extranjeros de sus aliados de la OTAN, sobre todo de Estados Unidos23. En total, hay 42 bases militares extranjeras en el territorio federal, 28 de las cuales son operadas por Estados Unidos. En la actualidad, hay unos 35.000 soldados estadounidenses desplegados en Alemania24. Además de las bases de la OTAN y de las que acogen a estadounidenses, hay seis instalaciones operadas por los británicos, dos por los franceses y una por Canadá23. Curiosamente, todas las bases están situadas en la antigua Alemania occidental. Esto tiene que ver con el llamado Acuerdo Dos más Cuatro o Tratado sobre el Acuerdo Final con respecto a Alemania, firmado en 1990. El apartado 3 del artículo 5 de dicho tratado prohíbe el estacionamiento de fuerzas armadas extranjeras tras la retirada de la Unión Soviética en ese territorio. No se permite el despliegue de fuerzas armadas extranjeras ni de armas nucleares o sus portadores en el territorio de la antigua República Democrática Alemana.

Cuatro Estados, entre ellos Alemania, forman actualmente parte de la compartición nuclear de la OTAN25. Estos Estados, a pesar de no ser potencias nucleares, tienen la capacidad de desplegar armas nucleares estadounidenses con sus aviones. En su estrategia de 2016, la República Federal señala que considera crucial la disuasión nuclear y sigue comprometida a formar parte de esta alianza26. Hasta ahora, las cabezas nucleares estadounidenses serían lanzadas por los aviones de combate Tornado del país25. Sin embargo, una vez más se pone de manifiesto el mal estado del equipamiento militar alemán. Se dice que para 2025 esos aviones serán sustituidos por jets F-18. Pero la decisión de comprar esos aviones aún no se ha tomado y se puede cuestionar si el gobierno puede cumplir con su ambicioso calendario27.

Esto nos lleva directamente a la cuestión principal relativa a la pertenencia de Alemania a la OTAN: los gastos de defensa comparativamente bajos. Para el año 2031 la Bundeswehr planea tener ocho brigadas listas para el combate, lo que parece un objetivo bastante ambicioso si se tiene en cuenta que actualmente ni siquiera una está totalmente equipada28. Para poder participar en las maniobras de la OTAN en Polonia, Alemania tuvo que reunir equipos de instalaciones de todo el país para crear una unidad adecuada para un ejercicio de este tipo. Estados Unidos no quiere seguir aceptando esta situación y está aumentando la presión sobre el gobierno alemán. La mayoría de los miembros de la OTAN no cumplen el objetivo del dos por ciento que acordaron29. Sin embargo, parece bastante lógico que Estados Unidos critique a la mayor economía de Europa por su falta de gasto en defensa, ya que su PIB duplica al de España o Italia, otros dos miembros que no cumplen con sus obligaciones30. Un aumento del gasto militar alemán mejoraría significativamente las capacidades de la alianza.

Los funcionarios alemanes reconocen la dependencia del país de la OTAN y reafirman continuamente sus responsabilidades en la Alianza26. Sin embargo, hay que señalar que, a pesar de contar con una unidad de respuesta rápida, la Bundeswehr no es capaz de aportar su parte justa para la defensa común y, si no toma pronto una decisión sobre la sustitución de los aviones de transporte, Alemania podría incluso perder su capacidad de participar en el reparto nuclear de la alianza.

... en la UE

El Brexit ha tenido un impacto significativo en el equilibrio de poder dentro de la UE. Esto también resulta cierto para la defensa común. La pérdida de uno de los ejércitos más capaces aumentó la necesidad de una colaboración más estrecha por parte de los restantes Estados miembros, especialmente bajo el liderazgo de Francia y Alemania31. Pero, como señalan los analistas, también tuvo efectos positivos teniendo en cuenta la posición tradicionalmente muy vacilante del Reino Unido a la hora de estrechar la colaboración en el ámbito de la defensa común. Facilita la cooperación reforzada a nivel europeo, que está ganando popularidad entre los altos dirigentes europeos32. Tanto Merkel como Macron abordaron públicamente la visión de un ejército europeo común, que también forma parte del programa del Partido Popular Europeo.

En el libro blanco de 2016, se dedica un capítulo al papel de Alemania en la UE y a la política de defensa común33. Lo más importante es que no considera la Política Común de Seguridad y Defensa como el único instrumento que tiene la Unión para promover la paz y la estabilidad. Más bien considera que la integración de gran alcance y los marcos y mecanismos correspondientes son cruciales para proporcionar paz y estabilidad en el continente. Además, quiere promover los valores compartidos globalmente y dar a más países la perspectiva de unirse a la Unión para integrarlos también en la familia europea.

Teniendo en cuenta las capacidades de poder duro, Alemania promueve la transferencia de más competencias al nivel europeo, formando eventualmente no solo una unión económica sino también de defensa. Los responsables del país subrayan que este tipo de colaboración no debe verse como una alternativa a la OTAN, ni debe socavar su legitimidad. Lo entiende como un refuerzo de la rama europea de la OTAN, contribuyendo así a las capacidades de la alianza, facilitando la cooperación entre los miembros y reduciendo la dependencia de Estados Unidos33.

Alemania es consciente de la responsabilidad que tiene en la UE y está dispuesta a asumirla, incluido su papel en la política común de seguridad y defensa. El país está dispuesto a actuar como líder junto con Francia y considera que los aspectos políticos son cruciales cuando se trata de proporcionar paz, seguridad y estabilidad. Sin embargo, existe una diferencia considerable entre la voluntad política y las circunstancias de hecho. Considerando el poder duro, el país no es capaz de contribuir suficientemente a la defensa común.

... en un entorno internacional cambiante

«Los tiempos en los que podíamos confiar plenamente en los demás se han quedado atrás»34. Con esta frase, Angela Merkel atrajo bastante atención, especialmente al otro lado del Atlántico, donde los medios de comunicación interpretaron esta declaración como el inicio de una nueva era34. Esto resultó ser una exageración. No obstante, demuestra que Alemania está intentando redefinir su papel en un entorno internacional cada vez más fragmentado. El Brexit, la presidencia de Trump y la dependencia de las fuerzas estadounidenses en la retirada de Afganistán han obligado a los Estados europeos, y especialmente a Alemania, a replantearse su papel en la escena mundial. Con la guerra de Ucrania, esta cuestión se ha vuelto aún más apremiante.

Sin embargo, como ya se ha identificado en esta investigación, la realidad contradice fuertemente esta cambiante imagen que la República Federal tiene de sí misma. La simple falta de capacidades de poder duro limita fuertemente las opciones de acción del país. Además, Alemania también está atravesando una reorientación interior tras el fin de la era Merkel. Las conversaciones sobre la coalición ya han mostrado cuáles son las prioridades del nuevo gobierno35. El acuerdo se negoció en 22 grupos de trabajo, pero los asuntos relativos a la seguridad, la defensa, el desarrollo, la política exterior y los derechos humanos se discutieron en un solo grupo. Esto indica claramente que las partes implicadas no atribuyen mucha importancia a esos temas en comparación con otras cuestiones. Esto podría no ser un problema si se tratara de una nación pequeña, pero en el caso de una de las economías más fuertes del mundo constituye sin duda una debilidad considerable si el país no está dispuesto a asumir su responsabilidad en la promoción de la paz y la estabilidad internacionales. Por supuesto, el anuncio de aumentar fuertemente los gastos de defensa constituye todo un cambio de paradigma, pero por ahora son solo palabras, nada más y nada menos.

El futuro de la estrategia militar de Alemania

Alemania ha entrado recientemente en una nueva era: la era post-Merkel. Aunque nadie esperaba un cambio de paradigma, esto ha creado un nuevo entorno en todos los ámbitos. Las Fuerzas Armadas del país también deben adaptarse a estas nuevas circunstancias y dependen del cambio de prioridades. El nuevo gobierno expuso su plan para la nación en su acuerdo de coalición36. Todos los temas relativos a los asuntos exteriores y a la seguridad que ya se han mencionado anteriormente se tratan en un solo capítulo del documento de 177 páginas. Por lo tanto, hay que señalar una vez más que el nuevo gobierno no parece atribuir mucha importancia a esos temas. Lo que sí es interesante es cómo se interpreta el papel de Alemania y las medidas necesarias que se derivan de ello. El nuevo gabinete aboga por un reparto justo de las cargas en la OTAN y por el fortalecimiento de la rama europea de la alianza. Además, quiere potenciar el papel de Alemania como mediador en los conflictos internacionales, reconociendo así la responsabilidad del país en la paz y la libertad en el mundo. Para lograr estos objetivos, la Administración se dedica a modernizar el Bundeswehr. La adquisición de nuevos aviones de combate es una de las principales prioridades, ya que se considera vital la capacidad de participar en el reparto nuclear. Además, se habilitará la adquisición de equipos militares modernos en forma de drones de combate.

El Ministerio de Defensa también ha publicado un documento en el que esboza el futuro de la Bundeswehr37. La afirmación central de este esbozo es que no se consideran necesarias grandes reformas de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, los funcionarios reconocen el aumento de las necesidades de sus militares debido a los cambios contemporáneos en el entorno internacional. Reconocen la necesidad de poder actuar de forma más autónoma en el futuro, especialmente para reducir la dependencia de Estados Unidos. Los principales cambios se refieren a la estructura de las Fuerzas Armadas y a la coordinación en su interior, así como a la preparación para el combate. También se aborda en dicho documento la responsabilidad de Alemania para con sus socios de la OTAN y de la UE como nación comparativamente grande y rica, lo que implica la disposición del país a aumentar sus capacidades militares.

Todavía es demasiado pronto para evaluar la influencia del nuevo gobierno en el futuro de la estrategia de defensa de la nación. Los esfuerzos del gobierno por mediar en la crisis entre Rusia y Ucrania antes de que comenzara la guerra implican que el país está dispuesto a asumir su responsabilidad internacional38. Por lo tanto, se debe reconocer que está cumpliendo con las obligaciones internacionales impuestas en el ámbito diplomático. Sin embargo, queda por ver hasta qué punto puede hacer frente a la dura realidad de la política de poder en la arena de los gigantes mundiales.

La mayor cuestión relativa al futuro de la estrategia militar y de defensa de Alemania es la divergencia momentánea entre lo que se dice desde la esfera política y las circunstancias de hecho en las Fuerzas Armadas. La evaluación de los distintos documentos oficiales implica que desde la publicación del Libro blanco de 2016 el país es consciente de su papel internacional y está dispuesto a asumir la responsabilidad que lo acompaña39 40 41. Es muy consciente de la importancia de la OTAN y, de hecho, ve a la Bundeswehr como un ejército de coalición. Sin embargo, a pesar de la repetida afirmación de un reparto justo de la carga en la alianza, la condición actual de los militares del país no refleja esta imagen propia. El informe sobre la preparación operativa del Bundeswehr arroja luz sobre el desastroso estado de las Fuerzas Armadas42.

No obstante, puede afirmarse que el cambio del entorno internacional, con un mayor potencial de riesgo, puede provocar una transformación. En la esfera política y diplomática esta transición ya se ha producido, lo que puede apreciarse en el cambio de la retórica. En un futuro próximo podría darse el caso de que el discurso sobre el fortalecimiento del pilar europeo de la OTAN se manifestara en un aumento del gasto militar y en el refuerzo de las capacidades de defensa, tal y como anunció el canciller Scholz. Además, un mundo exterior más inseguro podría conducir a una mayor cooperación y colaboración dentro de la UE, en la que la influencia de Alemania es sustancial.

No hay que descuidar los numerosos obstáculos que se interponen en el camino hacia esta nueva imagen. La cuestión más urgente es sin duda la sustitución de los aviones de combate. Habría que cuestionar si este proceso se concluye como está previsto para el año 2025. En términos más generales, la historia, así como la percepción pública de la resolución de conflictos por medios militares, ponen ciertas limitaciones al desarrollo de las Fuerzas Armadas del país. Sin embargo, esto también puede verse como una gran ventaja. Poner el foco en las medidas diplomáticas y preventivas, así como en un desarrollo razonable de sus capacidades militares, llevará a Alemania a encontrar un sano equilibrio a la hora de encontrar su lugar en la escena internacional.

Conclusión

La pregunta planteada al principio de este artículo era: ¿está Alemania descuidando sus Fuerzas Armadas? Aquí, la respuesta es un claro y definitivo sí. Las Fuerzas Armadas se encuentran en un estado desastroso, incapaces de cumplir con sus deberes, especialmente dentro de la OTAN. Esto es especialmente preocupante teniendo en cuenta el tamaño y el poder económico del país. Se puede identificar una clara divergencia entre lo que se dice a nivel político y las circunstancias reales en el ámbito militar. Aunque en todas las ocasiones se reconoce la necesidad de un reparto equitativo de las cargas en la alianza, la realidad parece bastante diferente. Sin embargo, los recientes acontecimientos en la escena mundial han demostrado que el gasto en capacidades de defensa es una necesidad poco popular pero muy relevante. Si se considera el panorama general evaluando el papel de Alemania en el mundo se obtiene una imagen más diferenciada, ya que el país está empleando medios diplomáticos y de otro tipo para contribuir a la paz y la estabilidad a nivel mundial. Sin embargo, esto no compensa la necesidad de intensificar su juego militar.

Teniendo en cuenta los desarrollos a nivel internacional, que conllevan un fuerte aumento del potencial de riesgo, la cuestión será cada vez más apremiante. Sin embargo, esto podría facilitar un desarrollo más rápido de las capacidades alemanas, avanzando así hacia el cumplimiento de sus obligaciones en la OTAN y contribuyendo en su justa medida a la alianza. Otro factor importante es el desarrollo de la relación transatlántica en el futuro. La presidencia de Trump ha hecho mella definitivamente en la confianza entre los socios más estrechos. Para que esto continúe, Europa se ve obligada a promover su independencia, lo que otorga a Alemania un papel aún más destacado en el continente. Sin embargo, ni la satisfacción de las necesidades presupuestarias ni los requisitos estratégicos para la defensa de su territorio y sus socios eliminan la necesidad de que Alemania cambie radicalmente su enfoque hacia la defensa nacional. Las condiciones actuales de las Fuerzas Armadas del país simplemente no son dignas de una potencia económica y civil.

Michael Österle
Máster en Geopolítica y Estudios Estratégicos
Universidad Carlos III de Madrid

Referencias:

1 MASON, Jeff. «Trump lashes Germany over gas pipeline deal, calls it Russia's 'captive'», Reuters. 2018.

2 FORD, Lindsey W. and GOLDGEIER, James. «Who are America’s allies and are they paying their fair share of defense?», Brookings. December 17, 2019.

3 Tagesschau. 100 Milliarden Euro für die Bundeswehr, 27. Tagesschau, Februar 2022.

4 CARTER, Leah. «Germany reports record €53 billion in NATO defense spending», DW. February 7, 2021,

5 Bundesministerium der Verteidigung. Weissbuch 2016: Zur Sicherheitspolitik und zur Zukunft der Bundeswehr.Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2016

6 Bundesministerium der Verteidigung. Weissbuch 2016: Zur Sicherheitspolitik und zur Zukunft der Bundeswehr.Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2016.

7 Bundesministerium der Verteidigung. Weissbuch 2016: Zur Sicherheitspolitik und zur Zukunft der Bundeswehr. Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2016.

8 Bundeswehr. «How the Bundeswehr is organised» [online]. [Cited: January 18, 2022]. https://www.bundeswehr.de/en/organization

9 FLEISCHER, Jörg. Kabinett beschließt Entwurf des Verteidigungsetats 2022 und Finanzplan bis 2025, 23. Bundesministerium der Verteidigung, Juni 2021.

10 CARTER, Leah. Germany reports record €53 billion in NATO defense spending. DW, February 7, 2021.

11 Bundeswehr. Personalzahlen der Bundeswehr 1 [online]. Dezember 2021. [Zitat vom: 18. Januar 2022].

12 ALLISON, George. «Less than a third of German military assets are operational says report», UK Defence Journal. June 21, 2018.

13 Bundeswehr. Wie lauten die Einsatzzahlen? [online] 10. Januar 2022. [Zitat vom: 18. Januar 2022].
https://www.bundeswehr.de/de/wie-lauten-die-einsatzzahlen--93752

14 GIEGERICH, Bastian and MÖLLING, Christian. «The United Kingdom’s contribution to European security and defence». The International Institute for Strategic Studies. February 2018.

15 PEZARD, Stephanie, SHURKIN, Michael and OCHMANEK, David. A Strong Ally Stretched Thin: An Overview of France's Defense Capabilities from a Burdensharing Perspective. Rand Corporation, Santa Monica, CA., 2021.

16 PEZARD, Stephanie, SHURKIN, Michael and OCHMANEK, David. A Strong Ally Stretched Thin: An Overview of France's Defense Capabilities from a Burdensharing Perspective. Rand Corporation, Santa Monica, CA., 2021.

17 GIEGERICH, Bastian and MÖLLING, Christian. «The United Kingdom’s contribution to European security and defence». The International Institute for Strategic Studies. February 2018.

18 Bundesministerium der Verteidigung. Weissbuch 2016: Zur Sicherheitspolitik und zur Zukunft der Bundeswehr. Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2016.

19 BALD, Detlef. «Die Politik der Wiederbewaffnung», Bundeszentrale für politische Bildung, 1. Mai 2015.

20 Bundesministerium der Verteidigung. Weissbuch 2016: Zur Sicherheitspolitik und zur Zukunft der Bundeswehr. Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2016.

21 NATO. NATO Organization [online]. August 20, 2020. [Cited: January 19, 2022].
https://www.nato.int/cps/en/natohq/structure.htm

22 NATO. Elements of NATO’s Deterrence and Defence [online]. 2020. [Cited: January 18, 2022].
https://www.nato.int/nato_static_fl2014/assets/pdf/2021/4/pdf/210426-map-det-def-en-s.pdf

23 PALM, Johannes. «Standorte ausländischen Militärs», 8, ZEIT Magazin. Januar 2020, 

24 Tagesschau. USA stocken Truppen in Deutschland auf, 13. Tagesschau, April 2021, 

25 RUDOLF, Peter. «Deutschland, die Nato und die nukleare Abschreckung», SWP, 28. Mai 2020.

26 Bundesministerium der Verteidigung. Weissbuch 2016: Zur Sicherheitspolitik und zur Zukunft der Bundeswehr. Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2016

27 FELSCHEN, Christina. «Christine Lambrecht bereitet Kauf von Kampfjets vor», 8, ZEIT Online. Januar 2022.

28 GOLÜKE, Nick and MUELLER, Michael (prods.). «Germany's role in NATO and the world», [Documentary], DW. 2019.

29 BBC News. «Nato summit: What does the US contribute?», BBC News. June 14, 2021.

30 World Bank. World Bank GDP (current US$) [online]. [Cited: January 20, 2022].
https://data.worldbank.org/indicator/NY.GDP.MKTP.CD

31 ISO-MARKKU, Tuomas and MÜLLER-BRANDECK-BOCQUET, Gisela. «Towards German leadership? Germany’s Evolving Role and the EU’s Common Security and Defence Policy», German Politics, 29(1). October 21, 2019.

32 GROS-VERHEYDE, Nicolas. European army: No longer a taboo subject. Euractive, November 16, 2018.

33 Bundesministerium der Verteidigung. Weissbuch 2016: Zur Sicherheitspolitik und zur Zukunft der Bundeswehr. Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2016.

34 SOBOCZYNSKI, Adam. «Die Zeiten, in denen wir uns auf andere völlig verlassen konnten, die sind ein Stück vorbei», 1, ZEIT Online. Juni 2017.

35 REICHART, Thomas (prod.). Deutschlands Rolle in der Welt. [Bericht]. ZDF, 2021

36 SPD. Bündnis 90 / Die Grünen und FDP. Mehr Fortschritt wagen: Bündnis für Freiheit, Gerechtigkeit und Nachhaltigkeit. SPD; Bündnis 90 / Die Grünen; FDP, Berlin, 2020.

37 Bundesministerium der Verteidigung. Eckpunkte für die Bundeswehr der Zukunft. Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2021.

38 SHAFY, Samiha. «Die Verhandlungsreisende», 19, ZEIT Online. Januar 2022.

39 Bundesministerium der Verteidigung. Weissbuch 2016: Zur Sicherheitspolitik und zur Zukunft der Bundeswehr. Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2016.

40 Bundesministerium der Verteidigung. Eckpunkte für die Bundeswehr der Zukunft. Bundesministerium der Verteidigung, Berlin, 2021.

41 SPD, Bündnis 90 / Die Grünen und FDP. Mehr Fortschritt wagen: Bündnis für Freiheit, Gerechtigkeit und Nachhaltigkeit. SPD; Bündnis 90 / Die Grünen; FDP, Berlin, 2020.

42 ALLISON, George. «Less than a third of German military assets are operational says report», UK Defence Journal. June 21, 2018.