Opinión

Hace 30 años: la historia del mundo en un bosque-hotel bielorruso

Academia Diplomática de Viena

Cuando el 7 de diciembre de 1991 se firmó el fin de la Unión Soviética.

Los ancianos caballeros estaban visiblemente emocionados al relatar en Viena las circunstancias que rodearon la firma del tratado de disolución de la Unión Soviética hace 30 años, el 7 y 8 de diciembre de 1991. Cuatro de los firmantes o colaboradores aún vivos del "Acuerdo por el que se establece la Comunidad de Estados Independientes" se reunieron en la Academia Diplomática de Viena el 17 de noviembre, por invitación del "Instituto Austriaco de Política Europea y de Seguridad" (AIES) y por iniciativa del alto diplomático austriaco Martin Sajdik.

Lo que ocurrió en ese momento en un hotel de un bosque bielorruso no fue inicialmente planeado en absoluto por los participantes, los jefes de Estado y de Gobierno de las tres repúblicas soviéticas Bielorrusia, Rusia y Ucrania. No había ningún orden del día. En realidad, los bielorrusos querían discutir sobre todo el suministro de energía de Rusia, dijo Stanislav Shushkevich, antiguo Jefe de Estado de Bielorrusia, que por razones de salud fue el único de los cuatro participantes que se conectó por videoconferencia.

Los antiguos caballeros coincidieron en que la Unión Soviética ya había dejado de existir antes de su decisiva reunión. Lo único que faltaba era un tratado de disolución 'de iure'.

En el bosque nevado no hubo ni traición ni conspiración, explicó el miércoles en Viena el entonces Primer Ministro ucraniano Witold Fokin (nacido en 1932). "Fuimos allí pensando en nuestra patria y en su bienestar", dijo. Sin embargo, poco antes había habido presiones del presidente soviético Mijail Gorbachov para que firmara una nueva alianza de unión y permitiera así que la Unión Soviética siguiera existiendo en una nueva estructura. "Se me ocurrió que Ucrania tenía una posibilidad real de convertirse en un estado independiente y soberano", describió. Por supuesto, el fin de la Unión Soviética le entristeció, dijo Fokin.

El ucraniano rechazó el rumor de que los políticos habían decidido borrachos el destino de una potencia mundial. "Trabajamos con concentración. Por supuesto, después de un duro día de trabajo también bebíamos whisky y vodka. Pero entonces éramos 30 años más jóvenes", dijo. Por la mañana, sin embargo, "todo el mundo volvía a estar completamente sobrio".

El entonces viceprimer ministro ruso Gennadi Burbulis (nacido en 1945), que firmó el acuerdo por Rusia junto con Boris Yeltsin, habló de un papel central de Ucrania en el fin de la Unión Soviética. En las elecciones presidenciales y en el referéndum del 1 de diciembre de 1991, en el que el 90% de la población ucraniana apoyó la independencia de su país, Ucrania recibió "una extraordinaria legitimidad para su centenaria búsqueda de soberanía", subrayó Burbulis.

Antes de su viaje a la Selva de Belovezh, Yeltsin había asegurado al presidente soviético Gorbachov que estaba a favor de una Unión Soviética renovada, pero los ucranianos habían declarado que esto no era posible. "El presidente ucraniano Leonid Kravchuk (nacido en 1934) dijo que no sabía dónde estaba el Kremlin y quién era Gorbachov", describió el político ruso. Los ucranianos también habían descartado cualquier tipo de confederación.

En este contexto, finalmente recurrieron a la palabra "sodrushestvo", que en ruso se traduce como "Commonwealth" británica, explicó Burbulis. Se habló de una futura cooperación sin obligaciones, sobre la base de la amistad y la confianza, dijo.

Sin embargo, a pesar de la posición ucraniana, Yeltsin fue el impulsor del acuerdo del 8 de diciembre, como informó en Viena el entonces ministro de Asuntos Exteriores bielorruso, Piotr Kravchenko. Su homólogo ruso de entonces, Andrey Kozyrev, un estrecho compañero de armas de Yeltsin, le había informado del acuerdo previsto el 7 de diciembre en el avión durante el viaje a la Selva de Belovezh y le había sorprendido. El texto del acuerdo se redactó entonces en la noche del 8 de diciembre. Kravchenko también informó sobre la pasividad de la delegación ucraniana, que sólo había reclamado un cambio en el acuerdo. En un principio, debía hablarse de la "comunidad de Estados democráticos". Sin embargo, un negociador ucraniano había insistido en "independiente" en lugar de "democrático", en relación con el referéndum de independencia ucraniano del 1 de diciembre.

Uno de los participantes se sorprendió al escuchar que el acuerdo ya preveía la transferencia de armas nucleares de Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán a la Federación Rusa como sucesora legal de la Unión Soviética. En aquel momento, el preámbulo también acordaba el respeto mutuo de la integridad territorial de los nuevos estados.

Esto garantizó un final en gran medida pacífico de la Unión Soviética, donde la desintegración de los imperios normalmente siempre había provocado disturbios violentos. Poco después, la disolución del Estado yugoslavo provocó de hecho una guerra con decenas de miles de víctimas.

Pero cuando se redactó el tratado de disolución de la Unión Soviética, los firmantes no eran conscientes al principio de que la historia del mundo se estaba escribiendo en el bosque bielorruso cubierto de nieve. Cuando a la mañana siguiente escucharon el himno soviético en la radio, se les saltaron las lágrimas. Porque, a pesar de todos sus errores, la Unión Soviética había sido "un gran Estado", por cuyo bienestar también habían trabajado con gusto los testigos contemporáneos. La Unión Soviética había sido también un contrapeso a las demás potencias mundiales, sobre todo a los Estados Unidos. Sorprendentemente fue el ruso Burbulis el menos nostálgico:  La Unión Soviética ha sido un "estado totalitario" que se disolvió con razón, señaló.

Poco después de la reunión en la selva de Belovezh, la Unión Soviética desapareció del mapa y surgieron 18 nuevos Estados. Los primeros en declarar su independencia fueron las tres repúblicas bálticas. El presidente soviético Mijail Gorbachov, que había intentado desesperadamente durante meses salvar el Estado soviético de forma renovada, dimitió el 25 de diciembre de 1991 y se arrió la bandera roja con la hoz y el martillo sobre el Kremlin.

El autor de estas líneas era entonces corresponsal en Bruselas. A mediados de diciembre de 1991 se celebró en Bruselas la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN. Como venía siendo habitual, fueron invitados los representantes de los países de la Asociación para la Paz, entre ellos el embajador de la Unión Soviética. Éste leyó una carta de Boris Yeltsin en la que se planteaba la posibilidad de cooperar con la alianza occidental, que más adelante podría incluir incluso la "adhesión". A continuación, el embajador pidió que se retiraran todos los símbolos de la desaparecida Unión Soviética y se izara la nueva bandera de la Federación Rusa, de la que ahora era embajador. Ésta no estaba disponible fácilmente. Por lo tanto, aparecieron funcionarios de la OTAN y se apresuraron a retirar del asta la bandera roja de la Unión Soviética izada.

En 2008, el líder del Kremlin, Vladimir Putin, describió la disolución de la Unión Soviética como la "mayor catástrofe del siglo XX". Y más tarde, en respuesta a una pregunta sobre su deseo político, dijo que devolvería la existencia a la Unión Soviética si fuera posible.

Esa idea, hace 30 años, habría sido la más alejada de la mente de los políticos del bosque bielorruso que pusieron el último clavo en el ataúd del experimento soviético. Es realmente increíble lo mucho que han cambiado las cosas en las últimas tres décadas.

Otmar Lahodynsky, expresidente de la Asociación de Periodistas Europeos (AEJ) y exdirector europeo de la revista de noticias Profil en Austria.