Opinión

Homenaje y recuerdo a Paco Soto

Paco Soto, periodista

En estos días, hace dos años que Paco Soto Payá falleció en su ciudad natal de Alicante. Excelente periodista, grandísimo ser humano y amigo, Paco es parte inseparable del espíritu de ATALAYAR. Luchador incansable, hasta el último momento trabajó como profesional de los medios de comunicación, dándole a la noticia, al análisis y a las entrevistas, un toque de futuro, un barniz humano. Paco creyó en el proyecto de ATALAYAR, que, cuando su inventor Javier Fernández Arribas lo puso en marcha, parecía una barca pesquera en medio de la tempestad. Dio lo mejor de sí mismo, y la revista ganó por derecho propio su lugar. 

Nuestro compañero ya batallaba contra el cáncer cuando escribió su libro TIEMPOS TORMENTOSOS, cuyos protagonistas son los millones de seres humanos que se sienten solos, luchando contra  la adversidad, las enfermedades incurables o la angustia de un mañana incierto. Yo no creo en el azar; pero sus premoniciones hoy son realidad. Paco, con su larga carrera periodística en Europa y África, presentía el mal que acechaba, y dio a la revista la fuerza y el optimismo de luchar contra corriente. Siguiendo su ejemplo, ATALAYAR no se rendirá.