Opinión

Jamenei deja a la gente indefensa contra el coronavirus

Alí Jamenei

En su discurso del viernes 8 de enero de 2021, el Líder Supremo de la República Islámica de Irán, Alí Jamenei, señaló algunos asuntos que vale la pena tratar. A lo largo de su discurso, dejó claro que, en Irán, la principal autoridad en la toma de decisiones es él mismo y que el Gobierno, el presidente y el Parlamento no pueden decidir sobre cuestiones importantes. En otras palabras, la voluntad del pueblo y lo que otros funcionarios puedan expresar no son importantes para él. Escuchando su discurso, se comprendería claramente que Irán es, de hecho, un país dictatorial gobernado por un dictador llamado Alí Jamenei y que otros organismos gubernamentales no tienen prácticamente ningún poder para tomar decisiones importantes. 

Pero uno de los puntos importantes que Jamenei abordó en su discurso fue la posible compra de la vacuna contra el coronavirus a compañías americanas y británicas. La semana pasada, una campaña masiva #compra de vacunas fue lanzada por el pueblo iraní en las plataformas de medios sociales. Jamenei calificó a las vacunas de los Estados Unidos y Gran Bretaña de poco fiables y no dignas de confianza por razones ridículas. Las suposiciones poco científicas y peligrosas de Jamenei contradicen a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a casi todos los países del mundo que han aprobado el uso de estas vacunas en sus países. En su discurso, Jamenei declaró: "Se prohíbe la entrada de las vacunas americanas y británicas en el país. También se lo dije a los funcionarios del Gobierno iraní, y lo diré públicamente ahora". Dijo que las vacunas no deben ser compradas. En otras palabras, no le importa que miles de iraníes pierdan la vida por la falta de disponibilidad de las vacunas.

Animó a la gente a esperar la vacuna que supuestamente se producirá en Irán. En su discurso, no mencionó deliberadamente que, en el caso más optimista, se tardará al menos un año en hacer llegar la vacuna a la gente. La decisión de Jamenei de no permitir la importación y el uso de la vacuna contra el coronavirus en Irán indica que, contrariamente a la retórica y la propaganda del régimen, Irán nunca fue sancionado en materia de alimentos y medicinas y las afirmaciones de la autoridad iraní de que, debido a las sanciones, Irán no podía importar las vacunas.  A lo largo de su vida, el régimen iraní siempre ha temido posibles disturbios y sublevaciones sociales. Ha empleado todos los instrumentos a su alcance para suprimir cualquier reunión o manifestación del pueblo. La negativa de Jamenei a permitir la entrada de la vacuna es otra clara señal de su preocupación por posibles disturbios y sublevaciones sociales. 

Otro punto importante que Jamenei mencionó en su discurso fue el tema de las sanciones de Estados Unidos. Al tiempo que pedía el levantamiento inmediato de las sanciones por parte estadounidense, confirmó explícitamente que Irán ya no cumple con algunas de sus obligaciones en virtud del JCPOA, incluido el enriquecimiento de uranio al 20%. Subrayó que, si otros países no aplican sus acciones del JCPOA, Irán tampoco lo hará. 

Por supuesto, las acciones del régimen iraní durante el último año, el inicio del enriquecimiento de uranio al 20%, y la expresión de sus intenciones de un mayor enriquecimiento de uranio demuestran que Irán nunca ha renunciado a su deseo de construir una bomba atómica. Jamenei tiene la intención de explotar la transición de poder en Estados Unidos mediante el chantaje y la extorsión, obligando a las partes extranjeras a levantar las sanciones, a renunciar a los programas de misiles de Irán y a la exportación del terrorismo y las intervenciones criminales del régimen en la región.

En su discurso, Jamenei pretende presionar a Biden para que levante las sanciones lo antes posible; de lo contrario, Irán ya no cumplirá con el acuerdo JPCOA y enriquecerá uranio en altos porcentajes, que se utiliza para construir armas nucleares y culpar al presidente estadounidense. También señaló que el regreso de Estados Unidos al JPCOA no es importante para Irán, y sólo exige el levantamiento de las sanciones por parte de Estados Unidos.

Está claro que Biden no volverá a unirse al antiguo JPCOA y querrá que se discuta un nuevo acuerdo. Además de la cuestión nuclear, el nuevo acuerdo abordará otros temas como las intervenciones provocadoras del régimen en la región y el apoyo a los grupos terroristas en Irak, Líbano, Yemen y Siria, y la expansión del poder de los misiles de Irán. Jamenei también se refirió a estos dos temas y dijo: "En primer lugar, Irán tiene el deber de actuar de tal manera que sus amigos y partidarios en la región se fortalezcan, es nuestro deber". Nuestra presencia en la región significa fortalecer a nuestros amigos y a nuestros partidarios. No debemos debilitar a los amigos de la República Islámica y a los leales al régimen. Por lo tanto, se trata de una presencia regional definitiva que debe existir y existirá”. Esto significa que Irán seguirá gastando una gran parte de su presupuesto en ayudar a los grupos de poder en otros países, a pesar de la grave situación económica interna y el descontento del pueblo iraní. Vale la pena mencionar que la mayoría del pueblo iraní vive por debajo del umbral de la pobreza. Esto, por supuesto, seguirá desestabilizando la región. 

En cuanto al programa de misiles iraní, Jamenei dijo: "Hoy en día, nuestro poder de defensa es tal que nuestros enemigos deben tener en cuenta las capacidades de Irán en sus cálculos". "No debemos dejar nuestro país indefenso; es nuestro deber; no debemos ceder a las exigencias del enemigo". En su discurso, Jamenei también habló de las próximas elecciones presidenciales en Irán, que están programadas para junio de 2021.

El ayatolá está llevando a cabo una política contractiva. Ha instalado a dos de sus asociados cercanos como jefe de la Judicatura y jefe del Parlamento. Jamenei está considerando asegurarse de que el próximo presidente y sus ministros también estén completamente alineados con sus políticas. Para ello, en sus discursos, se refirió a su preferencia por un Gobierno radical modelado por Qassem Soleimani, antiguo comandante de la fuerza terrorista Quds. Cabe señalar que después de plantear esta cuestión, varios comandantes de la Guardia Revolucionaria se han preparado para participar en las llamativas elecciones presidenciales. Así pues, Jamenei quiere apoderarse de todas las palancas del poder y del Gobierno y eliminar cualquier posible oposición contra él y sus decisiones. Sin embargo, dada la grave situación económica y social de Irán y la corrupción en el aparato gubernamental, que ha causado insatisfacción en más del 90% de la población, queda por ver si los planes de Jamenei pueden salvar a su Gobierno e impedir su derrocamiento mediante levantamientos populares. Lo hemos visto en años anteriores, especialmente en el levantamiento de noviembre de 2019. Una respuesta que llegará en los próximos meses.

Cyrus Yaqubi es analista de Investigación y comentarista de Asuntos Exteriores iraní que estudia la economía de los países de Oriente Medio que dependen de los ingresos del petróleo, comparando sus logros con su sistema de gobierno y cubriendo especialmente una variedad de temas sobre Irán