PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

La búsqueda de los intereses nacionales es un indicador de la renuncia a la bomba atómica

Yacimiento petrolero en Irán

El mercado del petróleo ha sido uno de los mercados que ha experimentado continuas fluctuaciones al alza inmediatamente después de la invasión rusa de Ucrania. Menos de 24 horas después del inicio de la crisis, el precio del barril de petróleo alcanzó un récord de 100 dólares, 110 dólares el 2 de marzo y 126 dólares el 8 de marzo. El petróleo Brent alcanzó los 129 dólares el 13 de marzo. Por momentos, ha llegado a los 139 dólares, con una tendencia alcista que seguramente no se detendrá ahí.

Algunos analistas internacionales prevén que los precios del petróleo alcancen los 200 dólares en caso de que continúe la imposición de sanciones al petróleo y al gas rusos, y de que se prolongue la crisis ucraniana. La Agencia Internacional de la Energía, por ejemplo, predijo el miércoles que suspendería la exportación de tres millones de barriles diarios de petróleo ruso a partir de abril, lo que supondría una sacudida para el mercado mundial.

La venta de petróleo y la reactivación de una economía en quiebra

Con los precios del petróleo en alza, ésta podría ser una excelente oportunidad para que el régimen iraní reconstruya su fallida economía y su abyecta pobreza, que ha transformado la sociedad en un polvorín explosivo. Pero la continuación de las sanciones y el fracaso en la reactivación del JCOPA causarán un daño irreparable a Irán. Con este nuevo acuerdo, Irán puede ofrecer la plataforma para la inversión y el desarrollo de su infraestructura petrolera, y proporcionar la infraestructura adecuada para la extracción de gas. Irán tiene las segundas mayores reservas de gas del mundo.

Aunque el crecimiento económico de Irán ha sido moderadamente negativo durante años, la tasa de formación de capital fijo es inferior a la depreciación del capital. Es decir, no se ha hecho ningún esfuerzo para rehabilitar las carreteras, modernizar las industrias, mejorar los indicadores de producción, etc. Esta tendencia muestra que la economía iraní sufre una enorme corrupción. Con semejante economía, ¿es posible neutralizar la extrema pobreza que, según los medios de comunicación del régimen, afecta a más de la mitad de la población?

Rehén de las conversaciones de Viena

Se ha especulado mucho con la posibilidad de que Rusia haya tomado como rehén las conversaciones de Viena. Sin embargo, el 15 de marzo, Lavrov dijo que había recibido garantías por escrito de que esto abriría la puerta a las negociaciones.

Aunque el periódico estatal Farhikhtegan "ha sabido por figuras cercanas al equipo negociador nuclear iraní que la insistencia de Estados Unidos en los últimos días para que algunas instituciones clave iraníes sigan en la lista de sanciones, incluido el CGRI que permanece en la lista de sanciones FTO, ha detenido las conversaciones nucleares".

La insistencia de Teherán en eliminar al CGRI de la lista es una razón evidente de la reticencia del régimen a renunciar a su influencia regional. Suponiendo que Rusia sea el motivo de la suspensión de las negociaciones, ¿por qué Teherán no debería tener una posición independiente basada en sus intereses nacionales en estas negociaciones y convertirse en un actor completamente pasivo en suelo ruso? Cuando Teherán ignora los numerosos problemas económicos y de subsistencia del pueblo para conseguir la aprobación de Rusia, ¿no demuestra esto que el régimen iraní no persigue sus intereses nacionales?

Las conversaciones nucleares en Viena llevan once meses. Pero los mulás nunca estarán dispuestos a renunciar a su proyecto nuclear, que es uno de los pilares de su estrategia.

Tras el acuerdo nuclear de 2015, los mulás utilizaron los 150.000 millones de dólares desbloqueados y los ingresos del petróleo para ampliar su red de milicias en la región, así como para desarrollar misiles y programas nucleares, sin destinar nada para el pueblo iraní. Hemos visto dos grandes sublevaciones en 2018 y 2019 basadas en la pobreza y los altos precios. Esta vez, se quiere el acuerdo sólo para obtener más dinero, y no para ayudar a su pueblo.

Mientras el régimen iraní no persiga los intereses nacionales y se adhiera al islamismo, es decir, al fundamentalismo religioso, éste será el mejor indicio de que el régimen no renunciará a la construcción de la bomba atómica y a su influencia regional. Y está tratando de lograrlo con todo tipo de trucos.

Al día siguiente de la suspensión de las conversaciones, Alí Jamenei, Líder Supremo de Irán, declaró el 10 de marzo: "La presencia en los asuntos regionales es nuestra profundidad estratégica. Es en sí mismo un medio para fortalecer el régimen, un medio de su poder. ¿Cómo vamos a perder esto cuando podemos y debemos tener algo así?".