PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

La Comisión Europea da vía libre a que los gobiernos rompan la unidad del mercado eléctrico europeo

Comisión Europea

La Comisión Europea le acaba de decir a los gobiernos que hagan lo que quieran contra las empresas aunque, fíjense, genere inseguridad jurídica, ruptura del mercado interno, huida de inversiones, recursos en los Tribunales y la puerta abierta al más feroz intervencionismo.

Para mayor abundamiento elabora un menú, una especie de carta, “sírvase usted mismo, señor Sánchez, para poner impuestos  por todos los lados posibles". Y, lo peor de todo es que en cada plato advierte que si los gobiernos ponen en marcha las mismas medidas que señalan podrán verse en los Tribunales, cerrar empresas, un mercado roto y, por supuesto, una inseguridad jurídica insoportable.

Estos días hemos visto cómo el gasóleo y la gasolina se aupaban hasta dos euros por litro. El gasóleo A llegó a costar el litro 1,856 euros; el gasóleo A+, 1,939 euros y la gasolina sin plomo 95, 1,873 euros por litro. Eso en estación de servicio, pero al calor de estos precios, el país vive inmerso en una protesta continua de transportistas que han dejado desabastecidos de algunos productos a buena parte de los supermercados de España.

El barril petróleo Brent alcanzó el pasado día 7 los 137,00 dólares, marcando un nuevo máximo anual, cifra que no se había visto en los últimos de 13 años y ocho meses. Con esa última subida, el precio del petróleo Brent en 2022 logra ganar un 75,78%, o lo que es lo mismo 59,06 dólares, por lo que hagan cuentas. En los últimos cinco años el precio del barril de brent ha subido un 128,96%.

¿Y qué propone la Comisión? Hagan lo que les dé la gana. Elijan de este menú la medida intervencionista que más les guste electoralmente. Elija usted mismo. Tenga a bien intervenir el libre mercado para empeorar las cossa.

Los analistas dibujan un escenario para este año nada halagüeño. JP Morgan espera que el crudo alcance los185 dólares a finales de 2022 si la interrupción de las exportaciones rusas se extiende hasta finales del año, aunque su promedio para el año 2022 es de 98 dólares.

A falta de concreción de las autoridades nacionales y europeas por las energías renovables, lo que hace que se alargue en el tiempo la alta dependencia de los combustibles fósiles. El problema es precisamente ese, la tibieza del Gobierno y la Comisión Europea que no atinan a encontrar la fórmula que no es otra que el libre mercado.

Abrir la puerta a todo tipo de medidas, recomendación que pone en práctica la Comisión Europea, genera una clara distorsión del mercado interno, actuaciones lesivas a la competencia, inseguridad jurídica, recursos litigiosos y un largo etcétera de perturbaciones.