Opinión

La Constitución es el camino

Dia de la Constitución Española

La Carta Magna cumple 41 años. Debería ser una fecha para la celebración, pero, tras arrancar de forma abrupta la XIV Legislatura, seguimos instalados en el bloqueo. El abrazo progresista de Sánchez e Iglesias abortó una alternativa constitucional entre PSOE, PP y Ciudadanos: 229 votos. Mayoría absoluta. Estabilidad del gobierno hasta 2023 con dos condiciones sencillas: ni una concesión a los separatistas y cumplimiento de las exigencias económicas de Bruselas. Una fórmula que permitiría al presidente en funciones dejar su interinidad perpetua y despejaría la mayor parte de las sombras de nuestro enemigo público número uno: la incertidumbre. 

El caos

A partir de aquí, a gobernar en solitario para los españoles dentro del marco constitucional, a crear empleo y a firmar media docena de pactos de Estado desde la Ley Electoral a la Educación, las Pensiones, el agua y la cuestión territorial. 
Pero tras perder el referéndum del 10N, Sanchez se encadenó a su socio preferente, engañó a sus militantes ocultando que tenía que pactar, además,  con ERC, Just por Cat, Bildu, las canarios trasversales, el Bellido  Dolfos  Errejón, el cántabro de las anchoas, el turolense vaciado, el BNGa y las otras mareas. En suma, una Santa Alianza de socialistas radicales, de comunistas (leninista-bolivarianos), de nacionalistas traidores, de los herederos del terrorismo (extrema-extrema izquierda) y de los golpistas (supremacistas)  del 31, del 34, del 2014 y de 2017 que  han “firmado” un pre-acuerdo para destruir España e iniciar un proceso constituyente (y habilitante) utilizando las mayorías en las  Mesas de ambas Cámaras para humillar y neutralizar a la oposición y para poner en marcha la España plurinacional. 

Cuando se le ha preguntado al inquilino de La Moncloa cuántas naciones hay en España, calla y nunca mira a los ojos del interlocutor. Pero, convengamos con el PSC de Iceta que son 9. Un caos. Y no cuenta el antiguo reino de León.  Y en ese caos nos ha instalado Sánchez desde su moción de censura (ahora sabemos por la Audiencia Nacional que fue fraudulenta merced a la prevaricación del juez de Prada); desde entonces España está paralizada. Prometió elecciones inmediatas, pero nos mintió una vez más. Las convocó en primavera, rechazó una mayoría absoluta de 180 escaños con Ciudadanos y nos arrastró a las de noviembre para envolverse en la bandera del antifranquismo con la inhumación de los restos de Franco -el tema ha resucitado a VOX- y ahora confiesa desde Londres que no habrá nueva convocatoria de elecciones generales. No le creemos. Su palabra vale menos que nada. 

Rendición en todos los frentes

Mientras se repartían los sillones en el órgano de gobierno de la Cámara Baja, (3 PSOE, incluida la presidencia; 3 UP, 2 PP y 1 VOX; 6 de izquierda frente. 3 del centro y los populistas de Abascal), el aparato de Ferraz abría negociaciones de igual a igual con Rufián, alto comisionado de ERC, cuya cúpula está cumpliendo condena en la cárcel de Lladoners por delitos gravísimos contra la Nación; y horas después con Laura Borrás, portavoz de Just per Cat, imputada en el TC por cuatro delitos de malversación de fondos públicos. En las conversaciones participa J.María Jové, el hombre de la moleskine, imputado en el golpe del 1-0 y  no se han descartado como futuros interlocutores al fugado Puigdemont y a Junqueras, que es el que manda aquí hasta el punto de condicionar la agenda del propio  Monarca para designar candidato. Y por supuesto habrá relator internacional. 

Nos habían dicho que cuando Barcelona ardía gracias a los CDR, era “un tema de orden público” (Marlasca); luego, el más dotado de la manada socialista nos aseguró que “era un problema de convivencia”. Pero ya no. 

Esta rendición sin condiciones (socialista y gubernamental) en todas direcciones, ha quedado patente tras admitir Ávalos y Lastra la tesis principal de los golpistas: que existe un conflicto político entre España y Cataluña y que la solución ha de ser política. Entiéndase, derecho a decidir, derecho a la autodeterminación, referéndum, soberanía e independencia. 

¿Y a los delincuentes por sentencia firme y a los huidos e la justicia   también se le busca una solución política? ¿Amnistía para seguir delinquiendo? Por ahí pueden ir los tiros.

Como el objetivo único es la investidura del doctor Sánchez y la impostura no se puede mantener indefinidamente, el presidente en funciones ha salido desde la cumbre de la OTAN a puntualizar, tras 15 días de silencio sepulcral que las conversaciones no desbordarán la órbita constitucional y que serán públicas. ¿Tan transparentes como los 21 puntos de Pedralbes?

Pero la osadía del señor Sánchez fue más allá, tras minimizar el saqueo de los Eres andaluces vino a decir que “la culpa de echarse en manos de los “nacionalistas” es de Casado y de la “viuda” de Rivera, la señora Arrimadas”. Lo dice el tipo que aún no le ha devuelto la llamada de felicitación por ganar las elecciones a Pablo Casado en la noche electoral y que no ha tenido tiempo de leerse aún la carta de doña Inés. 

Insisto en que este presidente en funciones no es de fiar y tiene todos los huevos puestos ya en la misma cesta: en la de los enemigos de la Constitución y de España para confirmar su gobierno Frankenstein

Juramento único

La jugada de la Constitución de las Cámaras le ha salido perfecta al gobierno, en parte, por el egoísmo del centro desnortado y de la derecha populista. Pero esa página ya pasó. 

La actualidad, la actualidad bochornosa es la acontecida esta semana en ambas cámaras. ¿Cómo se puede respetar la Ley de Leyes cuando se promete con fórmulas que pretenden destruirla?  “Por el planeta, por el 1-0, por las 13 Rosas, por la España vaciada, por la República catalana y por la Repúplica vasca o por España”, fueron algunos de los juramentos. 

Para Maritxel Batet, todo está avalado por el TC. Es mentira. El Alto Tribunal a instancias del presidente del Congreso Felix Pons (1986-1996) declaró legal la muletilla “por imperativo legal” de los amigos de ETA-Batasuna. Pero no este despropósito, -incluso se intentaron leer los nombres de los delincuentes secesionistas encarcelados-; en todo caso, VOX y el PP llevarán este desencuentro provocado por las izquierdas a los tribunales. 

Una vez constituidas las Cámaras la primera medida debería ser la de legislar para consagrar el juramento único (sí juro o sí prometo) para alcanzar la condición de diputado, senador o cualquier otro cargo público. De lo contrario, no se obtiene tal condición y no se cobra. Después, reformar el Reglamento del Congreso para que la cuarta fuerza con 35 escaños no pueda tener más representación que la segunda y la tercera fuerza (PP, 89 y VOX 52)
Y en tercer término, ¡por los dioses!, acuérdese en la misma sesión plenaria, de acotar los plazos de constitución del Parlamento y los de investidura. Por ejemplo, un máximo de 30 días para que haya gobierno legítimo.

A este paso, Sánchez puede seguir en funciones hasta la eternidad. Resulta humillante que se haya convertido en un rehén de Junqueras y de Puigdemont. Rememorando a Joaquín Sabina, le pregunto en voz alta a Pedro Sánchez Pérez-Castejón, ¿cómo y por qué nos ha llevado usted a un callejón sin salida?  Nuestro iglú presidente, -por su frialdad y silencio trapense- es “el más dotado de los conductores suicidas”.  Intuyo que habrá gobierno porque Pedro Sánchez blanquea más que nadie a los ultraradicales y es un chollo para los separatistas y para los sindicalistas de UGT y CCOO, asiduos visitantes de golpistas, defraudadores y manirrotos. Desde hoy, el procèss lo lidera Moncloa. 

Miremos adelante. Siempre adelante En este 6 de diciembre, queridos lectores, celebremos pese a todo y pese a todos cuatro largas décadas de convivencia. El mejor tiempo de nuestra existencia.  Alcemos la copa de vino tinto por el futuro. ¡Larga vida a la Constitución! ¡Viva la Libertad! ¡Viva la democracia! Y sin complejos, subrayamos con orgullo:  ¡Viva el Rey y Viva España!  

BAHÍA DE ITACA.