PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

La engañosa influencia de los funcionarios extranjeros en Albania

diplomaticos-albania

En el ámbito de las relaciones internacionales, Tirana, la capital de Albania, surge como el ejemplo atípico de albergar a diplomáticos extranjeros que interfieren constantemente en la política interna de Albania. Al observar otras capitales europeas, es difícil encontrar un comportamiento de los diplomáticos extranjeros similar al de los funcionarios que operan en Tirana. Es una receta para el desastre.

Los diplomáticos y dignatarios que representan a la Unión Europea, a la Comisión Europea y a los países occidentales no comprenden bien la política interior albanesa. No comprenden que Tirana se ha convertido en la capital europea del fraude electoral, donde el primer ministro Edi Rama ha hecho todo lo posible por mantenerse en el poder.

Albania no es un país rico; sin embargo, esto no tiene correlación con el nivel de inteligencia de su pueblo o su apreciación de los valores occidentales. A finales de junio de 1991, cientos de miles de albaneses salieron a las calles de Tirana para saludar al Secretario de Estado James Baker. Se les oía corear "¡U.S.A.! U.S.A.". Baker continuó implorando a los albaneses que "la libertad funciona" y animó al pueblo albanés a avanzar hacia la democracia.

Los albaneses no son incompetentes; eligen a los funcionarios públicos en función de sus preferencias políticas y las injerencias extranjeras no son bienvenidas, el compromiso diplomático en estos asuntos siempre produce un retroceso.

Es evidente que los albaneses de Albania y Kosovo son muy inteligentes a la hora de elegir a sus representantes, aunque los enviados extranjeros han empleado todas las herramientas diplomáticas contra Albin Kurti en Kosovo y contra los altos estándares democráticos en Albania. Mientras que Albin Kurti fue elegido por segunda vez en Kosovo, en contra del deseo de los diplomáticos occidentales; en Albania, tenemos la reelección de Edi Rama por tercera vez, un resultado algo exitoso a los ojos de los diplomáticos y una consecuencia desafortunada porque los enviados occidentales han permitido y certificado un proceso electoral de partido único en el corazón de Europa. 

La transición democrática de Albania se ha convertido en un sistema de partido único. En la última década, los procesos democráticos se han erosionado en las narices de los mismos diplomáticos que se burlan de los albaneses.

Los albaneses aprecian la confianza genuina y el apoyo sincero de los socios internacionales; sin embargo, los actuales diplomáticos occidentales están empañando esta confianza y sinceridad que se construyó inmediatamente después de la visita oficial del Secretario Baker a Albania. Fue un estadista visionario que dio la bienvenida a Albania al mundo democrático; hoy asistimos al descenso de Albania al abismo de un régimen de partido único.