PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

La gente ya no tiene miedo de hablar

protestas-iran

El poeta Baktash Abtin, que murió en prisión en Irán por la causa de la libertad, dijo antes de su muerte: "Tenemos suficientes buenos artistas. Lo que nos falta es gente que luche. Y me gustaría sacrificar mi dulce alma en mi juventud". Tras su muerte, sus compañeros de prisión corearon "Abajo el dictador".

En el segundo aniversario de la trágica muerte de los 176 pasajeros del avión ucraniano, los familiares de dos de las víctimas declararon a Ensafnews que los pasdaran derribaron deliberadamente el avión para evitar las represalias de Estados Unidos tras haber disparado misiles contra una base estadounidense en Irak.

El 28 de diciembre, una mujer arrojó el turbante de un mulá y lo pisoteó. Su vídeo se hizo viral. El mismo día, en una concentración de jubilados, una mujer que perdió a sus dos hijos en la guerra entre Irán e Irak gritó: "Dimos nuestra juventud para hacer de este país un país (muy bueno). Pero lo habéis destruido todo. Ahora os toca a vosotros ser destruidos".

Estos acontecimientos demuestran que la gente ya no tiene miedo de hablar

Mohammad-Reza Zaeri, un mulá muy conocido por el régimen por haber visitado París en el caso del atentado de Villepinte de 2018 con el diplomático Assadi, dijo en Instagram que la ira y el odio hacia los mulás ha aumentado hasta el punto de haber recibido un escupitajo y dos insultos en diez días.

350 ejecuciones en 2021 no pudieron contener la ira de los iraníes. En 2021 estallaron tres levantamientos en Baluchistán, Juzestán e Isfahan con casi cuatro meses de diferencia.

El 6 de enero, la estatua de Qassem Soleimani, icono de la influencia regional y del terrorismo del régimen iraní, vilipendiado por la muerte de cientos de miles de sirios y la sangrienta represión de la oposición iraní, fue incendiada por unidades de la resistencia pocas horas después de su inauguración.

Las unidades de resistencia, con las mujeres al frente, están experimentando una increíble expansión en Irán ocupado por los mulás, como ocurrió en la Francia ocupada por los nazis. Están derribando el muro del miedo.

Desde el punto de vista sociológico, es una respuesta popular a la política de Jamenei de fabricar armas nucleares, que ha cargado la economía con 2.000 millones de dólares, y a la injerencia militar en la región. Este presupuesto astronómico ha empujado a 60 millones de iraníes a estar por debajo del umbral de la pobreza.

El nombramiento a la presidencia de Ebrahim Raisí, que según Amnistía Internacional y la ONU estuvo implicado en la masacre de 30.000 presos políticos en 1988, y la eliminación de la facción opositora llamada reformista anuncian una nueva era.

El Líder Supremo iraní trajo a Raisí sólo para contener las revueltas que se avecinan. La llegada de 30 comandantes de los pasdaran al gobierno de Raisí y a los puestos de gobernador fue sólo para hacer frente a las oleadas de fuertes protestas populares.

Negociaciones nucleares

Con el inicio de esta nueva era, el miedo se ha trasladado al poder. Las negociaciones nucleares ya no son una prioridad para el régimen. Con acuerdo o sin él, está resultando ineficaz ante una sociedad al borde de la explosión. Los jóvenes y las mujeres en particular quieren determinar su propio destino y aspirar a un Irán libre de armas nucleares.

En lugar de buscar un acuerdo nuclear con los mulás a toda costa, Occidente debería acelerar el proceso de desnuclearización en Oriente Medio apoyando las aspiraciones democráticas de los jóvenes y las mujeres de Irán.