PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

La guerra de Putin (4)

Vladimir Putin

La guerra de Putin ha cumplido un mes y ha entrado en el segundo. Se están llevando a cabo conversaciones, pero no hay acuerdos sustanciales. A Putin no le importa mientras pueda seguir debilitando la resistencia ucraniana, lo que es cada vez más improbable a medida que pasan los días. Tiene que demostrar al pueblo ruso que la invasión ha merecido la pena y que ha ampliado y asegurado las fronteras contra cualquier agresión occidental, producto de su imaginación. Todo ello a pesar de que fue él quien inició la guerra y la destrucción que actualmente se vive y de que no había ningún signo de amenaza por parte de Occidente. 

En los pocos avistamientos de Vladimir Putin, suele estar sentado en un magnífico aislamiento o, si está caminando, su brazo izquierdo cuelga hacia abajo, renqueante. Esto puede ser el signo de una apoplejía, aunque sea leve. Cada vez que se reúne con algún miembro del personal, lo hace a distancia; se dice que tiene miedo de contraer el virus de la COVID, además de sus otras dolencias, que pueden incluir los primeros signos de demencia. Normalmente, me compadecería de alguien con su salud en declive, pero no puedo compadecerme de alguien que causa a los demás tanto estrés y angustia, por no hablar de la muerte. ¡Está tardando demasiado en ganarse el cambio de nombre de Putin a Putout o incluso Takeaway! 

Al igual que Hitler y Stalin antes que él, sus allegados y subordinados tienen miedo de decirle la verdad y sólo le dicen lo que quiere saber. Los tremendos daños que ha causado en Jerson y Mariúpol, por ejemplo, le han valido el calificativo de "criminal de guerra". Ser debidamente acusado es un proceso complicado y muy largo. Se tardan años en llevar a alguien a los tribunales de La Haya y es probable que muera antes. Pero uno de los motivos por los que no quiere reunirse con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, es que está enfermo, aparte de que piensa que puede tener más bazas para negociar cuanto más dure la lucha.

Hay indicios de que algunos de los vecinos cercanos al oeste de Ucrania, sobre todo Polonia, Eslovaquia y los checos, algunos de los países que sufrieron lo peor de la era soviética, se sienten incómodos por el hecho de que la UE no parece estar haciendo lo suficiente. El Gobierno alemán se ha visto en una posición difícil al tener que dar marcha atrás en la aceptación del gas directamente a través del gasoducto Nord Stream. Además, cuando Volodimir Zelenski se dirigió al Bundestag alemán, al igual que hizo con el Senado estadounidense, la Cámara de los Comunes del Reino Unido y los Parlamentos francés e italiano, su discurso fue acogido únicamente con un educado aplauso. En lo que respecta a la OTAN, su apoyo a lo largo de los años ha sido mucho menor del que le corresponde; es hora de cambiar eso y de reconocer que el mundo ha avanzado desde la Segunda Guerra Mundial, y que su aportación es importante. De hecho, de cara al futuro, Estados Unidos se va a implicar cada vez más en Oriente. China ya ha armado las tres islas que construyó desde el fondo del mar, en contra de lo que dijo antes. Las islas están estratégicamente situadas para "vigilar" el Mar del Sur de China y las acciones de China deben preocupar a los países de la ASEAN que dependen de su uso. Una de las razones, tal vez, para que los Gobiernos de Australia, Reino Unido y Estados Unidos firmen un acuerdo, el AUKUS, es mostrar su intención para la región transpacífica.

La guerra en su segundo mes

Volviendo a la invasión actual, ha entrado en su segundo mes, como se ha dicho. Los rusos han perdido más soldados de lo previsto, entre 7.000 y 10.000 muertos. Evidentemente, no pueden admitirlo y su estimación es aún más baja. Iban a traer otras tropas; se habló de Bielorrusia. ¿Cómo van a entrar las tropas de allí en la lucha? En las últimas elecciones, Alexander Lukashenko declaró que eran un fraude y se mantuvo en el cargo, a pesar de haber perdido por un margen significativo. Sigue existiendo una oposición considerable, pasiva por el momento, y se percibe bastante simpatía por su vecino, Ucrania. Además, a pesar de que Stalin procedía de Georgia, muchos georgianos sienten una fuerte aversión por los rusos. En 2008, el Ejército ruso invadió Georgia, aparentemente para acudir en "ayuda" de la población prorrusa de Osetia del Sur y Abjasia. Hubo una sugerencia de que los osetios del sur fueron provocados para iniciar una lucha con el Gobierno georgiano que llevó a la participación rusa. Las tropas rusas se habían reunido en la frontera de Osetia del Sur y encontraron la manera de justificar la narrativa para entrar como fuerzas de paz y la lucha interna inicial se convirtió en una guerra a gran escala con los rusos utilizando su fuerza aérea para lograr un efecto contundente. Finalmente, la paz se resolvió con un acuerdo de alto al fuego firmado ante Nicolas Sarkozy, el presidente de Francia, en el que las provincias escindidas de Osetia del Sur y Abjasia dejaron de formar parte de Georgia, situación que se mantiene hoy en día. Al parecer, Putin, que ya había probado este enfoque, estaba utilizando casi el mismo formato que antes con la región prorrusa de Ucrania, el Donbás, aunque sus ambiciones eran mayores al principio. Putin se ha visto consternado por la resistencia ucraniana y tendrá que reducir considerablemente sus exigencias respecto al territorio que esperaba obtener. No hay que olvidar que había robado Crimea en 2014, y Occidente no hizo nada al respecto en ese momento.

Algunos mercenarios georgianos, mostrando sus sentimientos, han entrado en la guerra para ayudar a los ucranianos. Sin embargo, no son el único país que ha proporcionado mercenarios; hay un número importante de todo el mundo que presta su experiencia a los ucranianos, posiblemente al menos más de 15.000. Eran muy necesarios.

Los rusos, a pesar de que la OTAN ha dicho "no" a la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, como se había solicitado, dejando a los rusos la libertad de los cielos, que han utilizado con un efecto revelador, las fuerzas ucranianas han opuesto una gran resistencia y aún más sobre el terreno. Están resistiendo y recuperando terreno en algunos lugares.  Putin tiene que decidir cuándo ha "ganado" lo suficiente y puede vender esta "victoria" al pueblo ruso antes de que haya destruido la economía rusa y haya despertado a la OTAN para que se dé cuenta de que son una fuerza para tener en cuenta cuando se unen. Probablemente, al igual que hicieron en Georgia, aceptarán asentarse en la región prorrusa del Donbás, en Crimea y en parte de la costa de conexión. ¿Aceptarán los ucranianos en nombre de la paz? Sin embargo, hay que permitirles entrar en la UE, si no en la OTAN.

Los próximos tiempos van a ser difíciles para el pueblo ucraniano. Y entonces habrá que reconstruir la nación, no sólo las infraestructuras, sino también las personas que han tenido que soportar el purgatorio.

J Scott Younger, rector Internacional de la President University, investigador senior honorario de la Universidad de Glasgow y miembro del Consejo Asesor de IFIMES

IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en el ECOSOC/ONU, Nueva York, desde 2018.