Opinión

La guerra y el coronavirus

Niños sirios refugiados

En este mes de marzo, el clima en Estambul es espléndido y los transbordadores del Bósforo van y vienen constantemente en un incesante baile de turistas y trabajadores a bordo. 

Desde ambas costas, la europea y la asiática, los pescadores con sus cañas remontan las aguas contaminadas por la actividad de los barcos, pequeños peces que se agitan al final de sus anzuelos. Uno se pregunta si realmente las comen o si se trata solamente de un pasatiempo.

Los vendedores de ‘Simit’ completan el cuadro de Epinal y sus gritos se funden con el bullicio de los ruidos de los coches. 
Estar entre Europa y Asia es una sensación extraña. Estamos en un cruce que nos recuerda los puntos de unión y a veces las líneas divisorias. Es un poco de todo a la vez, Turquía. Este país fronterizo que separa Oriente y Occidente. 

La Süleymaniye está entronizada junto a Santa Sofía en la alegre ciudad de Estambul, pero más allá en el mismo país, en la frontera con Siria, están llegando miles de personas desplazadas. Tras los ataques turcos y las represalias de Al-Asad, Erdogan decidió abrir las fronteras, lo que se ha convertido en un verdadero reto para Europa. La sola idea de recibir refugiados sacude al viejo continente. 

Recordaremos por mucho tiempo las espantosas imágenes que hemos recibido de Lesbos, donde no dudaron en usar palos para hundir los barcos de infortunio. Incluso se disparó munición real en la frontera griega y se usaron gases lacrimógenos y chorros de agua en pleno invierno para llevar a los no deseados a través de la frontera. Los refugiados en Idlib ya no saben adónde ir para escapar de una muerte segura. Los habitantes de esta región fronteriza tampoco saben si volverán a casa, así que avanzan lo mejor que pueden hacia tierras que creen que salvan vidas, pero que han demostrado ser tan hostiles y austeras como las suyas. 

Turquía es un país que ha acogido a muchos refugiados durante la guerra en Siria. Su presencia es visible en todas partes. Muchos barrios han cambiado en el corazón de la capital y sólo se necesita hablar árabe para hacerse entender en Turquía. Esta minoría atormenta las mentes y está presente en todas las conversaciones. Entre los que se consideran invadidos y los que recuerdan las reglas de la hospitalidad y el respeto a las percepciones del islam, los debates son a veces tormentosos. 

Si se ha firmado una tregua en Siria entre el presidente Erdogan y su homólogo ruso Vladimir Putin, nadie sabe por cuánto tiempo. 

Viendo a Europa cerrando sus fronteras a los refugiados conducidos al exilio, no se puede evitar comparar esta situación con los acontecimientos actuales y el coronavirus. El ejemplo de Italia es emblemático de esto. 

Hemos visto cómo las provincias del norte de Italia que iban a ser puestas en cuarentena fueron vaciadas de sus habitantes cuando la decisión de aislar estos pueblos a cuentagotas antes de que se implementara. Una verdadera invasión del sur en una ola de pánico sin precedentes fue ampliamente criticada. La mera idea de verse afectado por este virus, que mata solo al 2% de la población infectada, llevó a cientos de personas, en un gran pánico, a emigrar hacia el sur y (al mismo tiempo) trasladar también la enfermedad. 

Esta historia solo dice una cosa: todos somos igualmente vulnerables al miedo a la muerte. El instinto de supervivencia está en cada uno de nosotros. Tal vez los europeos de hoy puedan entender la necesidad de los sirios de huir de la guerra para salvar sus vidas y las de sus hijos.  

Hoy en día hay una emergencia humanitaria y una emergencia de humanidad.