Opinión

La política exterior del régimen iraní hacia los países vecinos

Guardia Revolucionaria Irán

Estos días, las noticias sobre el aumento de las tensiones entre Irán y la República de Azerbaiyán y Turquía se reflejan en los medios de comunicación iraníes y en muchos medios de todo el mundo. Especialmente tras la reciente maniobra militar del Ejército iraní en la región fronteriza de Irán y Armenia. La perforación militar de Irán fue criticada por el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y por varios miembros del Parlamento azerbaiyano.  

Por otra parte, varios oficiales del Ejército y de la Guardia Revolucionaria de Irán ofrecieron respuestas duras y provocadoras a las críticas de Ilham Aliyev y amenazaron implícitamente con acciones militares contra Azerbaiyán. Además, en su discurso del sábado 2 de octubre, Jamenei ofreció una advertencia indirecta a Ilham Aliyev al decir que "aquellos que dependen de otros países pronto recibirán una bofetada".  

Por supuesto, nadie espera un conflicto a gran escala, ni siquiera limitado, entre Irán y Azerbaiyán porque ninguna de las partes es capaz de llevar a cabo un conflicto de este tipo. Dada la influencia de Rusia en los países de la región, lo más probable es que cualquier tipo de conflicto militar tenga la luz verde de Rusia. Y dado que Rusia mantiene estrechas relaciones con ambos países, un conflicto militar entre Irán y Azerbaiyán es muy improbable.  

Sin embargo, la reciente tensión entre Irán y Azerbaiyán es otro testimonio de la política exterior agresiva y expansionista del régimen iraní. La intromisión de Irán en los asuntos de sus países vecinos es una amarga verdad. Muchos ejemplos en la historia de las cuatro décadas de reinado de los mulás lo demuestran. Este asunto ha llegado a tal extremo que la mayoría de los países de la región han expresado repetidamente su preocupación.

Esto forma parte de la doctrina de política exterior del régimen iraní y es una vía no sólo para extender su hegemonía por la región, sino también para desviar la atención iraní de los problemas internos. Porque no tienen ni el poder ni la intención de resolver estos problemas.

El apoyo de Irán al terrorismo y a la agitación en otros países, que por cierto ha sido muy costoso para el pueblo iraní, ha obligado al régimen a destinar gran parte del dinero y los recursos de Irán a apoyar a sus apoderados en los países vecinos y fuera de ellos.   

De este modo, la economía local ha quedado prácticamente destruida y, a pesar de que Irán es uno de los países más ricos del mundo (en términos de recursos naturales, al contar con las terceras mayores reservas de petróleo y las segundas de gas), más del 80% de su población vive por debajo del umbral de la pobreza. La economía iraní experimenta una tasa de inflación superior al 50%, lo que la sitúa como la séptima más alta del mundo.

Si echamos un breve vistazo a la política exterior del régimen de los mulás y a sus relaciones con otros países, veremos que menos de dos años después de la revolución iraní, debido a las provocaciones de Jomeini y a su intromisión en Irak para derrocar a su Gobierno, allanó el camino para una guerra de ocho años entre los dos países, causando grandes daños y pérdidas al pueblo de Irán y, por supuesto, al de Irak, cada uno de los cuales sufrió casi un millón de víctimas de guerra. 

Los daños de la guerra de ocho años, que Jomeini se negó a detener, se estiman en más de un billón de dólares sólo en el lado iraní, sin tener en cuenta las víctimas humanas. A pesar de este elevado coste económico y humano, Jomeini insistió en continuar la guerra, con la esperanza de derrocar al Gobierno iraquí. Al final, aceptó de mala gana un alto el fuego porque consideraba que la continuación de la guerra podría llevar a su régimen al colapso.  Otros países del golfo Pérsico habían sugerido en repetidas ocasiones un alto el fuego anticipado que incluía una compensación a tanto alzado para Irán. Jomeini no estaba en absoluto dispuesto a aceptar un alto el fuego anticipado, pero el paso del tiempo le obligó a aceptar el alto el fuego tras ocho largos y sangrientos años. Debido a su ignorancia e insistencia en la continuación de la guerra, la idea de la compensación nunca se materializó.  

En otro ejemplo, algunas milicias (llamadas estudiantes universitarios) con el apoyo de Jomeini, en contra de todas las normas internacionales, tomaron la Embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979 y mantuvieron al personal de la Embajada como rehén durante 444 días. Esta acción provocó el aislamiento de Irán en el mundo y miles de millones de dólares en daños materiales.   

En otro ejemplo, el ataque a la Embajada británica en Teherán en 2011 supuso la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Irán y Gran Bretaña durante un tiempo y unos daños de varios millones de dólares.

Lo mismo ocurrió con Arabia Saudí cuando algunos matones del régimen atacaron la Embajada en Teherán y su Consulado en Mashhad en 2015. Como resultado, Arabia Saudí cerró su Embajada en Teherán y rompió todas sus relaciones diplomáticas con Irán.

Esta historia se ha repetido en relación con otros países como Kuwait, Bahréin... y ha llevado a la ruptura de relaciones diplomáticas con estos países.

Cabe destacar que Jamenei y los funcionarios del régimen no aprendieron de ninguno de estos incidentes que provocaron un daño irreparable a Irán y a su pueblo. Por el contrario, siguieron repitiéndolos con otras actividades terroristas. Como resultado, Irán se ha convertido en uno de los países más aislados del mundo.

Actualmente, Irán no mantiene buenas relaciones con casi ninguno de sus países vecinos. Si Irán hubiera optado por tratar a sus países vecinos basándose en el mutualismo, podría haberse beneficiado ampliamente en todos los ámbitos.    

Un ejemplo: la República de Azerbaiyán por sus numerosos lazos históricos, étnicos y religiosos con Irán y por el hecho de que la población azerí de Irán es incluso más del doble de la población de la República de Azerbaiyán y que la República de Azerbaiyán tiene el mayor número de chiíes después de Irán, es decir, más del 85% de su población es chií. Y, de hecho, hasta finales del siglo XIX, Azerbaiyán formaba parte de Irán, y muchos de sus habitantes se consideraban originalmente parte de Irán.   

Con esta cercanía cultural, Irán podría haber sacado mucho provecho de su vecino del norte, Azerbaiyán, pero desgraciadamente, debido a la desacertada política exterior del régimen de los mulás, intentaron abogar por una mayor influencia religiosa en Azerbaiyán y perdieron una gran oportunidad.   

Aprovechando el enfoque erróneo de Irán, Turquía, a pesar de no tener tantos lazos históricos y culturales con Azerbaiyán, pudo salir ganando.  

Queda por ver cómo acabará esta tensión entre Irán y Azerbaiyán en detrimento del pueblo iraní. Esta es otra de las razones por las que la gran mayoría de los iraníes quieren un cambio de régimen y establecer un Gobierno laico en Irán. Lo dejaron claro al boicotear las falsas elecciones presidenciales del pasado junio. Pero como ninguna dictadura está dispuesta a abandonar el poder, este régimen será inevitablemente cambiado por otro levantamiento iraní.