Opinión

La política más verde se enfrenta al lobby del gas

La política más verde se enfrenta al lobby del gas

La Unión Europea lanzó el último día del año 2021 la posibilidad de clasificar al gas y a la energía nuclear como sostenibles. Estas palabras han levantado la polémica y suscitado un gran malestar incluso en el Parlamento Europeo.
El debate sobre las nucleares lleva estando años sobre la mesa. La energía nuclear tuvo su momento de éxito, pero desde que se empezó a ver su problemática medioambiental, por su riesgo y muy especialmente por la gestión de los residuos, se empezaron a venir abajo.

La obligación de un planeta más limpio que sirviera también para las generaciones futuras puso la obligación de hacer una transición energética hacia las energías renovables. Lo mismo pasó con el carbón y con el gas, todas ellas debían ser desterradas.
El anuncio de la Unión Europea de querer clasificar a la energía nuclear y al gas como sostenibles ha levantado ampollas a ecologistas, científicos, especialistas y también a los políticos y parlamentarios que llevan años luchando por un mundo más limpio.


Los partidos políticos “verdes” han puesto en marcha una recogida de firmas que ha superado las 100.000 en pocas horas. La sociedad no quiere ni gas, ni nucleares forzadas a ser consideradas como sostenibles. Además, se sabe que es caro y que está provocando serios problemas geopolíticos incluso con fallecidos como estamos pudiendo ver estos días en Kazajistán.


La decisión de la Unión Europea tendrá muy serias consecuencias. Bancos, fondos de inversión y grupos económicos en general recibirán subvenciones para el gas y la nuclear, al mismo nivel que la energía eólica o solar, pues estaría en la mista etiqueta de clasificación. Los eurodiputados son claros “La generación de electricidad a partir de la energía nuclear y el gas no es sostenible. Por tanto, ¡la energía nuclear y el gas no deben clasificarse como inversiones sostenibles en el marco de la taxonomía de la UE!”.


Algunos profesores universitarios españoles de gran prestigio académico y de una reconocida trayectoria no han dudado en levantarse en armas. Eloy Sanz, Investigador y Profesor de Tecnologías Energéticas y Energías Renovables ha sido claro en Twitter y también ha promovido la recogida de firmas, así como el reconocido científico y divulgador Fernando Valladares que también ha mostrado su opinión en la prensa.


Los altos precios de la energía están siendo víctima del encarecimiento del precio del gas, un vector energético que nos hará todavía más rehenes el día de la mañana de los intereses políticos y económicos de algunos países y algunas empresas que están viendo aumentar su cartera en este invierno duro para las economías domésticas y empresariales que dependen de él.