PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

La respuesta del islam a problemas del mundo contemporáneo (5)

coran-islam

En la entrega anterior (la número 4) tratamos el tema de si la Salvación podía ser monopolizada por alguna religión. 

Continuando con el desarrollo del tema que nos hemos propuesto, en este capítulo trataremos sobre la promoción de la armonía y el mutuo respeto entre religiones.

La promoción de la armonía y el mutuo respeto entre religiones

El Santo Corán declara en términos nada ambiguos que no son sólo los musulmanes quienes permanecen firmemente sobre la verdad y quienes encomiendan y dispensan justicia y virtud entre los seguidores de otros cultos. Existen también otras gentes que están en la misma situación.

Esta es la actitud que el mundo de la religión en conjunto debería adoptar hoy día para mejorar la calidad de la relación con los demás credos. La paz religiosa no se puede conseguir sin cultivar tales actitudes de tolerancia, magnanimidad y entendimiento humano hacia las gentes de otros cultos.

Refiriéndose a las religiones del mundo en general, el Santo Corán declara:

                                                                                             وَمِمَّنۡ خَلَقۡنَاۤ اُمَّۃٌ یَّہۡدُوۡنَ بِالۡحَقِّ وَبِہٖ یَعۡدِلُوۡنَ 

Entre los que hemos creado hay gentes que guían a los hombres con la verdad y hacen justicia con ella (C.7: Al-A’raf: 182)

El concepto de universalidad

Desde tiempos inmemoriales, diversos filósofos han soñado con el momento en el que la humanidad pudiera unirse como una gran familia bajo una única bandera. Este concepto de unificación de la humanidad no sólo ha sido mantenido por pensadores políticos sino también por economistas y sociólogos. Pero en ningún campo se ha perseguido esta idea con más ahínco que en el terreno de la religión.

Aunque el islam también comparte este punto de vista con otras religiones (algunas de ellas poseyendo programas ambiciosos de dominio del mundo), sin embargo, en esta aparente comunalidad, el islam mantiene una actitud claramente diferente ante afirmaciones ambiciosas como la antes mencionada. No es éste el lugar adecuado para desarrollar a fondo este tema controvertido y debatir cuál es la religión que Dios ha nombrado para unificar a toda la humanidad bajo una única bandera divina. Pero es muy importante entender las implicaciones de tales afirmaciones por más de una religión en el mundo. Si dos, tres o cuatro religiones poderosas, de tradición histórica largamente establecida, declaran simultáneamente ser religiones universales ¿no han de crear una confusión enorme y la incertidumbre en gran escala en la mente de los seres humanos? ¿Acaso no supone su rivalidad mutua y el afán de dominación una amenaza real e importante para la paz mundial?

coran-islam

Tales movimientos de dimensión global por parte de las religiones son por sí mismos un asunto de grave preocupación. Pero si le añadimos el peligro de que tales movimientos estén en manos de líderes fanáticos, irresponsables e intolerantes se deduce que tales riesgos son múltiples y más reales que académicos.

En el caso del islam, por desgracia, existe una propaganda ampliamente extendida en el sentido de que el islam promueve el uso de la fuerza, dondequiera que sea precisa, para la difusión de su ideología. Tales ideas no sólo emanan de los oponentes del islam sino también del “clero” musulmán de mentalidad medieval.

Obviamente, si una religión apuesta por la ofensiva, las demás tendrán el derecho de defenderse con las mismas armas.

Obviamente, no estamos de acuerdo y rechazamos tajantemente la noción de que el islam abogue por el uso de la fuerza para la difusión ideológica, pero volveremos mas tarde a este aspecto.

Examinemos en primer lugar la racionalidad de tal declaración por cualquier fe del mundo. ¿Puede cualquier religión -el islam, el cristianismo, o cualquier otra- ser universal en su Mensaje en el sentido que el Mensaje sea aplicable a todos los seres humanos del mundo, sea cual sea su color, raza o nacionalidad? ¿Qué ocurriría con la multitud de modelos raciales, tribales, tradiciones nacionales, hábitos sociales y culturales?

El concepto de universalidad tal como es propuesto por las religiones, no debe sólo trascender las barreras geográficas y nacionales sino que además ha de trascender el tiempo. Por lo tanto, la pregunta sería: ¿puede una religión ser eterna, es decir, pueden las enseñanzas de una religión ser aplicables con igual conveniencia a las gentes de esta era, de igual manera que a las de mil años atrás, y a las de aquí a mil años? Incluso si una religión fuera aceptada globalmente por la humanidad entera, ¿cómo podría ser competente tal religión para satisfacer las necesidades de la generación futura?

Corresponde a los seguidores de cada religión sugerir la forma en que las enseñanzas de su respectiva religión proponen resolver los problemas planteados. En nombre del islam, sin embargo, intentaré resumir brevemente la respuesta islámica a estas cuestiones.

El islam es una religión universal

El Santo Corán aclara repetidamente que el islam es una religión cuyas enseñanzas están relacionadas con la psiqué humana. El islam enfatiza que cualquier religión que se halle enraizada en la psiqué humana transciende el tiempo y el espacio. La psiqué humana permanece inalterable. Por lo tanto, la religión que esté verdaderamente enraizada en la psiqué humana se hace del mismo modo inalterable, siempre y cuando no se comprometa excesivamente con las situaciones transitorias por las que pasa el hombre en cualquier época a medida que progresa hacia adelante. Si la religión se adhiere a estos principios que emanan de la psiqué humana, tal religión posee la potencialidad lógica de convertirse en una religión universal.

El islam da un paso adelante. En su actitud comprensiva única, describe a todas las religiones del mundo como poseedoras en cierta medida de este carácter de universalidad. Como tal, en cada religión revelada por la Divinidad, siempre existe un núcleo central de enseñanza que está ligada a la psiqué humana y a la verdad eterna. Este núcleo de las religiones permanece inalterado hasta que los seguidores de tal religión corrompen la enseñanza en un período de tiempo posterior.

Los siguientes versículos explican el tema en cuestión:

                                  وَمَاۤ اُمِرُوۡۤا اِلَّا لِیَعۡبُدُوا اللّٰہَ مُخۡلِصِیۡنَ لَہُ الدِّیۡنَ ۬ۙ حُنَفَآءَ وَیُقِیۡمُوا الصَّلٰوۃَ وَیُؤۡتُوا الزَّکٰوۃَ وَذٰلِکَ دِیۡنُ الۡقَیِّمَۃِ ؕ

Y no se les ordenó (al Pueblo del Libro) más que servir a Al-lah, ser sincero con Él en obediencia, ser rectos, cumplir la Oración y pagar el Zakat. Esa es la religión del pueblo del camino recto. (C. 98: Al-Bayyinah: 6)

       فَاَقِمۡ وَجۡہَکَ لِلدِّیۡنِ حَنِیۡفًا ؕ فِطۡرَتَ اللّٰہِ الَّتِیۡ فَطَرَ النَّاسَ عَلَیۡہَا ؕ لَا تَبۡدِیۡلَ لِخَلۡقِ اللّٰہِ ؕ ذٰلِکَ الدِّیۡنُ الۡقَیِّمُ ٭ۙ وَلٰکِنَّ اَکۡثَرَ النَّاسِ لَا یَعۡلَمُوۡنَ

Dirige pues tu rostro al servicio de la religión como alguien dedicado a Dios. Esta es la naturaleza diseñada por Al-lah: la naturaleza según la cual ha modelado la humanidad. No hay alteración en la creación de Al-lah. Esta es la fe auténtica y duradera. Pero la mayoría de los hombres no lo saben. (C.30: Al-Rum: 31)

(lpbD) – La paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

(Continuaremos con el tema de la promoción de la armonía y el mutuo respeto entre religiones en la siguiente entrega) 

Comunidad Musulmana Ahmadía en España.
Mezquita Basharat. 14630 PEDRO ABAD, Córdoba.
www.ahmadia.es - www.alislam.es
info@alislam.es