Opinión

Libia: una noche sin fin

Libia

Alemania, Marruecos, Egipto, Suiza, ...la ruta de las conversaciones de Libia parece interminable. La semana pasada, fue en el pequeño balneario de Bouznika, en Marruecos, donde continuaron las negociaciones de esta guerra interminable.  

Desde el principio, Marruecos había estado del lado de una salida de la crisis inter-libia sin participar en la guerra. Además, fue en Skhirat -a unos 26 kilómetros al sur de la capital, Rabat- donde el diálogo libio condujo en 2015 a la investidura de Sarraj al frente del Gobierno de Unidad Nacional.   

En Bouznika se acogió con satisfacción que las delegaciones del Alto Consejo de Estado de Libia y del Parlamento de Tobruk llegaran a "un acuerdo global sobre criterios y mecanismos transparentes y objetivos para ocupar posiciones soberanas". Entre ellos se encuentran puestos clave como los del Banco Central, el jefe de la Comisión Anticorrupción, el presidente de la Alta Comisión Electoral, el fiscal general y el presidente del Consejo Judicial.

Por su parte, la ONU insiste en la celebración de elecciones como única forma de llevar la paz al país que se está desgarrando y "el establecimiento de un parlamento elegido democráticamente dentro de un marco constitucional sería el último paso hacia la estabilidad en Libia, que es una decisión que pertenece al pueblo libio", dijo la enviada de la ONU a Bouznika Stephanie Williams 

Lejos de las declaraciones oficiales y sobre el terreno, la miseria del pueblo es grande y el hartazgo es general.  La guerra en Libia une y divide el este y el oeste. Todos, en busca de apoyo y aliados, invierten de acuerdo con sus necesidades en esta zona de conflicto con innumerables fracturas.

Actualmente el país es bicéfalo entre un Gobierno de oriente y el poderoso hombre de Cirenaica, el general Haftar y el de la Unión Nacional liderada por Sarraj y reconocida por la ONU, pero que lleva la bandera de la Hermandad Musulmana y apoyada por el amigo de Erdogan.  

Pero sería ilusorio creer que este conflicto es tan claro. Tiene innumerables ramificaciones y zonas grises a las que se añade la interferencia internacional. Hace unos días, el Gobierno pro-Haftar del este de Libia renunció, expulsado por las protestas populares.  

Hay que recordar que Haftar - un exgeneral retirado - y sus tropas no son reconocidos por la comunidad internacional. Pero el hombre fuerte del este es la piedra angular de esta guerra y después de 8 meses de paro de la producción de petróleo, anunció el levantamiento del bloqueo por un mes: "Estamos listos para abrir los campos petroleros por un mes, para asegurar el futuro de Libia". Una decisión que ha encantado a la ONU, que participa en las negociaciones.  

Una resolución que debe satisfacer sobre todo a las poblaciones locales que se han manifestado recientemente para denunciar las difíciles condiciones de vida y la corrupción que empujan a Haftar a abandonar.  Desde entonces, se ha reanudado la producción de petróleo y se ha anunciado con gran pompa y circunstancia una posibilidad de exportación y producción local de electricidad.  

Por lo tanto, es en este difícil contexto y con lo que está en juego cuando el presidente del Parlamento de Tobruk, Aguila Saleh, vino a Marruecos a negociar. En este conflicto, el petróleo es el santo grial por el que todos están luchando. Y no basta con declarar un alto el fuego y reanudar la producción, sino que hay que compartir la riqueza del país.  

El Gobierno oriental había anunciado el 18 de septiembre que había llegado a un acuerdo para compartir el oro negro. Una decisión bienvenida para ambos campos y especialmente para los libios, aunque se mantenga lejos de las capacidades de producción del país. En su apogeo, Libia producía 1,2 millones de barriles al día, en comparación con sólo 100.000 en la actualidad. 

Otro elemento que hace que la guerra en Libia sea compleja es la presencia de las milicias que participaron en los combates desde muy temprano. La compañía militar privada francesa, Secopex, fue una de las primeras en operar en las zonas de conflicto de Libia tras la caída de Muamar El Gadafi en 2011 y desde entonces la interferencia internacional nunca ha cesado.  

Sarraj cuenta con el apoyo de Ankara y Qatar, y todo el mundo sabe que sus tropas están formadas por las milicias del Fajr Libia (Amanecer Libio). Sería útil especificar que esta coalición de grupos armados es de obediencia islamista. Haftar, por su parte, cuenta con el apoyo del Eje contrario de la Hermandad Musulmana, es decir: Egipto-Emiratos Árabes Unidos-Arabia Saudí; y sus milicias son en su mayoría sudanesas y chadianas.  

En julio pasado, las fuerzas sudanesas anunciaron que habían arrestado a 160 milicianos que iban a luchar a Libia.  Según un informe de las Naciones Unidas publicado en diciembre de 2019, varios grupos armados de Sudán y el Chad, vecinos de Libia, participaron en los combates de ese país en 2019, junto con el mariscal Haftar, pero también con el GNA (Gobierno de Unidad Nacional).  

Francia, que estuvo detrás de la caída del régimen de Gadafi, es, por supuesto, parte del tablero de ajedrez libio y no ha terminado de jugar en ambos frentes. Aunque se alineó "oficialmente" con las posiciones de la ONU, no dudó en apoyar a Haftar aunque siga negando este enfoque golpista.  

La dimisión del Gobierno del este, el anuncio de Fayez Sarraj de su intención de dejar el cargo a finales de octubre, ¿es un viento de cambio que sopla sobre el maltrecho país o es una nueva ola de disturbios y noches interminables?  Claramente, Libia aún no ha encontrado su camino hacia la paz.