Opinión

Los entresijos del gas de esquisto

Argelia esquisto

La riqueza del subsuelo argelino es tanto un regalo del cielo como un regalo del diablo. En un momento de balances y revueltas, somos conscientes de que lo que ha impulsado la economía del país es también lo que lo está llevando a la ruina hoy.
Desde la independencia en 1962, Argelia ha vivido bajo el régimen de una economía exclusivamente petrolera. Hoy nos enteramos de que tiene la cuarta mayor reserva de gas de esquisto en el mundo después de los Estados Unidos, China y Argentina. Estas cantidades son mucho mayores que el gas tradicional del que depende el país. Regocijarse en este ranking únicamente sobre la base de su rentabilidad inmediata sería un grave error. La situación merece algo de atención. ¡Y hoy más que antes, los argelinos ya no quieren conformarse con lo inevitable!

El 23 de enero, el presidente argelino Abdelmajid Tebboune dijo: "El gas de esquisto es necesario". Pero esa no fue la única declaración impactante del presidente. Para tranquilizar a su audiencia, Tebboune toma a los Estados Unidos como ejemplo. "Los pozos de gas de esquisto se perforan en medio de los chales donde viven los ciudadanos estadounidenses", dijo sin pestañear.


El presidente no parece saber que los valientes ciudadanos estadounidenses han sufrido enfermedades respiratorias, alergias, contaminación acústica y, para colmo de todo esto, su agua está llena de metano y solo hay que acercar un poco el cigarrillo a una jarra de agua para quemar toda la mesa y ¡no solo el postre!
La comparación entre los Estados Unidos y Argelia no debería ir más allá.
A diferencia de Argelia, el Tío Sam es un país de agua y grandes lagos y nosotros somos un país de desierto y sequía.
De hecho, hablar de gas de esquisto es esencialmente lo mismo que hablar de problemas de agua. La técnica de extracción consiste en expulsar grandes cantidades del preciado líquido para fracturar las capas de esquisto y liberar el gas que contienen. Se necesitan entre 15 y 25 millones de litros de agua por pozo para llevar a cabo esta operación. Enormes cantidades de agua que secarán el país, matarán los oasis y causarán desplazamientos de población.  Y el problema del agua no se detiene ahí. La fractura está contaminando las capas freáticas, en este caso, la capa freática Albiana, y esto en kilómetros a la redonda. Privar al Sur de su agua es matarlo sin darle ninguna oportunidad de sobrevivir.

¿Cuánto tiempo vamos a crear monstruos que se nos escapen? ¿No es hora de aprender de los errores del pasado? Para que conste, hace unos años un intento de perforación ya había causado enormes daños en Ouargla, en el sudeste de Argelia.  Sólo hay que ir a Google Earth para descubrir la magnitud del desastre. 

En In Salah (un sitio destinado a la perforación de gas de esquisto) y en otras ciudades del país, tanto en el norte como en el sur, los manifestantes piden una moratoria. Hoy en día esta demanda se ha convertido en la demanda del Hirak argelino. 

Una cuestión de este tipo merece un debate nacional y un sufragio universal. Sonatrach, la compañía nacional de hidrocarburos permanece sorda a las demandas de los ciudadanos y las decisiones continúan siendo tomadas unilateralmente.  

Por su parte, Francia, que prohíbe la explotación de gas de esquisto en su territorio, no siente, paradójicamente, ninguna vergüenza en obtenerlo de otros. Desde 2018, Francia importa gas de esquisto de los Estados Unidos, pero el gran potencial de Argelia y su proximidad al país la convierten en un socio de elección. Además, en Argelia, la empresa Total está indexada.  Como recordatorio, ya se ha firmado un contrato con Francia bajo el presidente Bouteflika. Las poblaciones del Sur todavía no se recuperan de los daños causados por las pruebas nucleares francesas en Argelia ¡y ahora el gas de esquisto nos promete un nuevo desastre ecológico del que no medimos ni el alcance ni las consecuencias!