Opinión

Los Guerreros Santos del Pueblo de Irán

El MEK de Irán

El MEK surge en 1965 en torno a un grupo estudiantes de la Universidad de Teherán, opositores al régimen del Sha. La política de Pahlevi de alineamiento con Estados Unidos y occidentalización del país disgustaban a una parte de la sociedad, que veía en ello una pérdida de los valores y tradiciones propios. Es un grupo heterogéneo donde se mezclan marxistas con islamistas, que comparten la idea de la acción directa y la lucha armada como estrategia de oposición al régimen de los Pahlevi.

Según la página web MEK, son, a mediados de los 60, el principal grupo de opositores al régimen del Sha en Irán. Se denominan a sí mismos Guerreros Santos del Pueblo de Irán o MEK (Mujahedin e Khalq). Las clases medias intelectuales y las clases trabajadoras son las que nutren de militantes al MEK durante los primeros pasos de la organización. Masud Rajavi se une en el 67 en Teherán, destacando como uno de los ideólogos del grupo. Tras 6 años en los que se estructuran ideas políticas y se conforma un ideario político basado en una mezcla de Islam y marxismo, el MEK está listo para llevar a cabo su primera acción. 

A comienzos de la década de los 70 planifican su primera acción: el ataque a la red de suministro eléctrico de Teherán. Sin embargo, la acción fracasa, la SAVAK (Sazeman e Ettelaat va Amniyat e Keshvar), la temible policía secreta del Sha, infiltrada en las filas del MEK, desbarata la operación. Como resultado, varios activistas del MEK son detenidos y tres de sus líderes, Mohamed Hanifnejad, Saeid Mohsen y Ali Asghar Badizadegan, son ejecutados. Una campaña internacional liderada por Kazem Rajavi, exiliado en Suiza, en la que según la web del MEK participa entre otros Francoise Mitterrand, que logra que a Masud Rajavi, también condenado a muerte, le sea conmutada la pena por cadena perpetua.

La SAVAK era la agencia de inteligencia del gobierno del Sha y estaba especializada en labores de contrainteligencia y contrainsurgencia. Se forma a finales de los 50 bajo la supervisión de la CIA y se pone bajo mando directo del primer ministro, supervisado personalmente por el Sha. Durante los primeros años de la década de los 60 se infiltra en todas las esferas de la sociedad civil iraní, centros de trabajo, organizaciones políticas, sociales y religiosas o universidades. Ejerce labores de censura en medios de comunicación, supervisión de solicitudes de trabajo para optar a un puesto en el estado, al tiempo que fiscalizaba las universidades en busca de disidentes. Uno de sus principales objetivos es el Partido Tudeh, el partido comunista de Irán, formación política que alcanza una considerable fuerza a nivel estatal durante el gobierno de Mossadeq, pero que, a comienzos de los 70, es reducido a una fuerza política residual en todo el país.

La SAVAK a mediados de los 70 cuenta con casi 15 000 agentes y un número no determinado de informadores por todo el país, sin embargo, ante la creciente agitación social contra el Sha, se ven obligados a colaborar con la policía en una nueva organización, el Comité anti sabotaje, para coordinar la lucha contra la disidencia política. De nuevo dirigen su atención hacia sectores relevantes de la sociedad, infiltrándose en asociaciones de estudiantes y organizaciones laborales, tanto sindicatos como empresariales, y hacia los partidos políticos y organizaciones considerados de izquierdas, entre ellos el MEK, aunque también operan contra partidos conservadores que se oponen al régimen de los Pahlevi. En este momento, la SAVAK cuenta con capacidad para controlar a los estudiantes iraníes que estudian fuera del país, deteniendo a aquellos que están implicados en actividades políticas, incluso, en terceros países. La CIA es quien provee de capacidades a la SAVAK para el desarrollo de este tipo de operaciones.

Durante los años previos a la revolución, la SAVAK desarticula a la mayor parte de partidos y organizaciones políticas, y no dudan en encarcelar, torturar y ejecutar a disidentes políticos o cualquier ciudadano implicado en acciones políticas o disidentes con el régimen del Sha. La SAVAK represalia no solo a los sospechosos de actividades, calificadas como subversivas, sino que familias y amigos de estos también están en el punto de mira de la temible policía secreta. Confiscaciones de bienes, retirada de pasaportes, pérdida de puestos de trabajo son algunas de las consecuencias que tenían para las familias la actividad política de alguno de sus miembros. Operan al margen de la ley, bajo el control directo del Sha; controlan las calles operando con pequeños grupos y organizaciones paramilitares, poseen sus propias cárceles y sus propias atribuciones a la hora de detener o procesar a sospechosos. El último primer ministro del gobierno Pahlevi, Sapor Bajtiar, ante la deriva de las protestas contra el Sha, trata de limitar el poder de la SAVAK, purgando la organización de oficiales adeptos al general Nematollah Nasirí, anterior primer ministro, pero es demasiado tarde. Con la marcha de los Pahlevi al exilio en enero del 79, Bajtiar disuelve la organización y detiene a sus antiguos responsables. En septiembre de ese año, la organización desaparece definitivamente bajo supervisión directa del ayatolá Jomeini. 

A pesar de las dificultades y del peligro que supone la actividad política en Irán durante los 70, se suceden las acciones del MEK, logrando cierta relevancia con ataques a empresas americanas, Pepsi-Cola, General Motors o la compañía aérea PAN-AM, e intereses americanos en Irán, ataques donde muere personal civil y militar de EEUU destacado en el país. Poco a poco, a lo largo de la década, todos los líderes del MEK son encarcelados o víctimas de la violencia de la SAVAK. En 1975, mientras Rajavi se pudre en la cárceles del Sha, el MEK sufre sus primera escisión política, por parte del ala maoísta de la organización. Con la mayoría de sus principales líderes muertos o en la cárcel, uno de los grupos que componen el MEK, plasma en un manifiesto su abandono del Islam y declara el marxismo único motor de la revolución. Las organizaciones islámicas opuestas a la dictadura de los Pahlevi se apresuraron a declarar marxista a toda la organización, lo que hizo que el MEK perdiese muchos apoyos entre las clases populares, muy influidos por la retórica religiosa.

En enero de 1979, Rajavi sale de la cárcel, libre y reconocido como único líder de la organización, coincidiendo con el comienzo de la revolución, el MEK abandona las armas y se centra en la lucha política. Las diferencias con las organizaciones islámicas opositoras se agudizan cuando estas acusan a Rajavi de colaborar con la SAVAK a cambio de su libertad. A pesar de estas acusaciones lidera al MEK en las protestas contra el gobierno cada vez más débil del Sha, provocando una reacción en cadena en todo el país contra el absolutismo de los Pahlevi. Finalmente, las protestas conducen al derrocamiento y exilio de Mohammed Reza Pahlevi, poniendo fin a su régimen y dando paso a la Revolución Islámica liderada por el ayatolá Jomeini. Las diferencias con las organizaciones islámicas afloraron rápidamente, porque aunque coincidieron en un principio con la revolución y los procesos que condujeron a ella, incluyendo la participación del MEK en el asalto a la embajada de EEUU en Teherán y la posterior crisis de los rehenes, ya que Rajavi se opone a la liberación de los rehenes decretada por Jomeini.

El ascenso al poder de los ayatolás implicó la supresión de los partidos políticos, provocando la ruptura definitiva con el movimiento liderado por Jomeini, hasta convertirse en uno de sus principales detractores. Tras la revolución Masud Rajavi se presenta a las elecciones de 1980, siendo su candidatura vetada por las organizaciones islámicas, por lo que el MEK apoyó al presidente surgido de las primeras elecciones democráticas en el país desde 1951, Abol Hassan Banisadr en oposición al PRI, el Partido de la República Islámica de Jomeini. El PRI fue fundado en el 79 por los clérigos Mohamed Javad Bahonar, Mohammad Beheshti, Akbar Hashemí Rafsanyaní, el actual líder supremo de Irán, Alí Jamenei y Abdolkarim Musaví-Ardabilí, todos ellos muy cercanos al líder de la revolución el ayatolá Jomeini. El PRI era el elemento aglutinador alrededor del cual se agrupaban los seguidores de Jomeini en los primeros años de la Revolución. Los principios del partido se sustentaban en la Revolución como forma de llegar al poder y en el islam como ideología política, en oposición al liberalismo económico. Un año antes de finalizar el conflicto con Irak, con los ayatolás firmemente asentados en el poder, el partido es disuelto. 

Tras la invasión de Irán en septiembre de 1980, Bagdad comienza a financiar y a facilitar armas y recursos al MEK y convierte a la organización en su principal fuente de información sobre Irán. Meses después, la presión del PRI y los islamistas, obliga a Banisadr a renunciar al cargo de presidente, pasando en los primeros meses del 81, el MEK, principal apoyo político del presidente pasa a la oposición, declarando la vuelta a la lucha armada como forma de acción política y convirtiendo al PRI en su principal objetivo. 

Tras la destitución de Banisadr, en julio de 1981, Masud Rajavi funda el NCRI (National Council of Resistance of Iran,), en sus siglas en inglés, el Consejo Nacional de Resistencia de Irán, como brazo político del MEK, para aglutinar en torno a esta organización a la oposición, con la que acercan posturas, incluyendo al KDPI (Kurdish Democratic Party of Iran), Partido Democrático Kurdo de Irán, la Unión de Comunistas de Irán y el Partido de los Trabajadores. Días después de la destitución del presidente Banisadr, tras una intensa campaña del gobierno iraní contra el MEK, Banisadr y Rajavi salen de Irán y se exilian en París. Parte de los militantes del MEK pasan a Europa, un segundo grupo, pasa a Irak, y finalmente un tercer grupo de militantes del MEK permanece en Irán, pasando a la clandestinidad para continuar con la lucha armada. En el NCRI rápidamente se revela un estilo autocrático de dirección, por lo que el KDPI se escinde de la organización.

Durante el verano del 81, el MEK intensifica los ataques a altos cargos del gobierno, pero falla en su intento de asesinar con una bomba a Alí Jamenei. El 28 de junio de 1981 el MEK logra uno de sus mayores éxitos al atentar contra la sede del PRI, matando a 75 personas, la mayor parte trabajadores. Uno de los muertos en el atentado es el ayatolá Mohammed Beheshti, número dos de la Revolución islámica tras Jomeini. Dos días después, el 30 de agosto de 1981 una atentado con bomba perpetrado por un comando del MEK acaba con la vida del nuevo presidente de Irán, Mohammed Ali Rajai, y del nuevo primer ministro, Mohamed Javad Bahonar. Rajai había tomado posesión 15 días antes del atentado. Ese verano el MEK mata a más de un centenar de personas. 

En octubre de 1981 Rajavi se entrevista en París con Tarek Aziz, ministro de exteriores de Irak, y otorgándose la representación de todas las fuerzas opositoras en el exilio, teatraliza una firma de la paz entre Irán e Irak, según Rajavi, en nombre del pueblo iraní. El alineamiento definitivo del MEK con Iraq se produce en 1983, Abol Hassan Banisadr, se separa del NCRI y con él un gran número de militantes cansados del autoritarismo de Rajavi y la negativa a apoyar al gobierno agresor de Sadam Hussein.
En 1985, Masud Rajavi se divorcia y se casa con Maryam Rajavi, casada con un militante del MEK, al que, según diversas fuentes, obliga a divorciarse. Desde este momento, ambos comparten el liderazgo de la organización. En el 87, el MEK es expulsado de Francia, atentan en Madrid el verano de ese año contra un diplomático iraní y el alineamiento del MEK con Irak en el conflicto con Irán llevan a emplear al MEK como moneda de cambio en el secuestro de ciudadanos franceses en Líbano. A cambio de la liberación de estos, Francia expulsa al MEK de su territorio. 

Se traslada toda la organización a Irak. Saddam Hussein proporciona las infraestructuras necesarias para asentarse en el país a Rajavi y 1000 de sus militantes, equipamiento militar, entrenamiento y logística. A cambio, el MEK se integraría como fuerza de combate en el Ejército iraquí. A lo largo de ese año se unen al MEK en Irak alrededor de 7000 personas, la mayoría militantes del MEK, aunque también se unen opositores al Gobierno de los ayatolás. Según el NCRI, permanecen independientes de Bagdad, representando los intereses del pueblo de Irán como únicos interlocutores válidos con el Gobierno iraquí. Durante la guerra el MEK se especializó en labores de inteligencia y operaciones a ambos lados de la frontera entre Irak e Irán, enfrentándose directamente a los CGRI (Cuerpos de Guardianes de la Revolución Islámica).

En Irak, Rajavi crea el ENL (Ejército Nacional de Liberación) como brazo armado del MEK, también es el momento en que la organización se instala en Ashraf. Es el momento de mayor colaboración con el Ejército iraquí, liderando los ataques a localidades en la frontera y participando en acciones en las que los iraquíes emplean de forma masiva ataques con gas sobre Irán. Al otro lado de la frontera los esfuerzos del gobierno para acabar con el MEK se traducen en detenciones y ejecuciones de sus militantes. A comienzos de 1988 ejecutan a cerca de 2000 de ellos, según Human Rights Watch miembros del MEK, militantes kurdos y del Tudeh capturados en el frente tras la operación Mersad o Eternal Light, la última gran ofensiva de la guerra, ejecutada por el MEK con apoyo iraquí. Ese mismo año, 5000 combatientes del MEK participan en la batalla de Kirkuk entre los rebeldes kurdos y el ejército iraquí.  

El final del conflicto llevó al MEK a incrementar sus acciones de cara a su aliado en Bagdad, desplegando tropas y participando en la represión kurda en Kirkuk y ante Naciones Unidas, donde el NCRI peleaba por lavar la imagen de la organización. Los Rajavi se multiplicaban concediendo ruedas de prensa como parte de una intensísima labor de propaganda. Paralelamente atentaban regularmente en Irán operando desde Irak.

En abril del 92, el MEK inició una cadena de atentados contra embajadas e intereses iraníes por todo el mundo, lo que implicó que en 1997, EEUU y la UE incluyesen al MEK en la lista de organizaciones terroristas. El NCRI lo achacó a un gesto de buena voluntad de la administración Clinton hacia el gobierno reformista de Mohamed Jatami. Las acciones terroristas del MEK no se detuvieron a raíz de la inclusión de la organización en la lista de organizaciones terroristas, entre 1998 y 2002 la actividad del MEK se multiplicó, tanto que en 2002 todos los países de la UE, Canadá y Australia reconocen al MEK y su brazo político el NCRI como organizaciones terroristas. 

En 2003, tras la invasión de Irak, EEUU llegó a un acuerdo de alto el fuego con el MEK, tomando el control de su principal campamento en Ashraf y de otros cinco campamentos menores establecidos en todo el territorio iraquí, Anzali, cerca de la frontera iraní, Bonyad, en Bagdad, Alavi, en Kut, Faezeh en Basora y Homayoun en Amara. El MEK acusó a EEUU de atacar sus campamentos, como concesión al gobierno de Teherán, al mismo tiempo que en Francia, el gobierno operaba contra intereses del MEK en todo el país. En ese momento, el MEK constituía una importante fuerza de combate, perfectamente operativa. En Ashraf estaban acantonados 4000 miembros de la organización, que contaban con alrededor de 600 vehículos entre carros de combate, blindados y transportes, artillería y equipamiento militar para armar a unos 10000 combatientes. Es en este momento cuando Masud Rajavi desaparece, asumiendo su mujer la responsabilidad de liderar a la organización. 

Entre 2004 y 2005 se inicia una investigación por parte de los EEUU para determinar la implicación del MEK en actos terroristas y crímenes de guerra que pudiesen constituir delitos de lesa humanidad, dando pie a una denuncia de militantes del Unión Patriótica del Kurdistán en 2005 por crímenes de guerra contra Rajavi. Ante esta perspectiva, la cooperación del MEK con las fuerzas ocupantes de Irak se reveló decisiva, y así, con la caída del régimen de Saddam Hussein el grupo perdió su principal vía de financiación y apoyo político. Entonces, se vio obligada a facilitar información de 2002, tanto a EEUU como a Israel, sobre un programa nuclear iraní, ajeno al conocimiento de la ONU, en el que se detallaban dos instalaciones en Arak y Natanz destinadas a la producción de agua pesada y enriquecimiento de Uranio. Tras obtener esta información, EEUU reconoció a los militantes del MEK en Iraq el derecho a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra. Hasta 2009 en que los campamentos del MEK pasan a depender del gobierno de Irak los miembros del ELN seguían entrenando como unidades militares preparándose para entrar en combate, propiciando enfrentamientos con las fuerzas armadas iraquíes entre 2009 y 2013.

En 2010, el Gobierno iraquí evacuó el campamento de Ashraf, reubicando a los militantes del MEK y sus familias cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, en un nuevo campamento denominado Hurriya o Campamento Libertad, donde según el MEK se producen enfrentamientos y numerosos crímenes contra sus militantes por parte del ejército iraquí y de las milicias chiíes aliadas. Por supuesto se acusa a Teherán de instigar estos ataques. Ese mismo año el Alto Tribunal Penal iraquí solicitó el arresto de Rajavi en base a las abrumadoras evidencias de la participación del MEK entre otras operaciones, en la represión de 1991 de los rebeldes kurdos. De nuevo, a pesar de las evidencia, en septiembre de 2012, el Departamento de Estado de EEUU saca al MEK de la lista de organizaciones terroristas. Se tuvieron en cuenta según el Departamento de Estado varios factores, entre ellos la rápida disposición del MEK al respecto de un alto el fuego en 2003, el reasentamiento y evacuación de su base de Ashraf, así como una supuesta renuncia a la violencia. Human Right Watch lo achaca a la intensa labor de lobbismo de la organización en los gobiernos y órganos políticos occidentales. En esta decisión influye decisivamente el apoyo al grupo por parte de destacados políticos de EEUU como los ex gobernadores Howard Dean y Edward Rendell o el ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, que desde 2009 a 2012 participaron activamente en una campaña destinada a sacar al MEK de la lista de organizaciones terroristas influyendo en EEUU, la UE y el resto de países que habían declarado organizaciones terroristas al MEK y al NCRI.

A mediados de 2013, el MEK, bajo la cobertura del NCRI, establece una sede en EEUU, como pilar fundamental de la campaña para blanquear y lavar la cara a una organización que, como hemos visto no había abandonado las armas y sobre la que había evidencias más que suficientes sobre sus actividades terroristas. A comienzos de 2017 Giuliani presionó al presidente Donald Trump, instándole a reconocer al NCRI como representantes del exilio iraní y a abrir conversaciones entre este grupo y el gobierno de EEUU. Como parte del apoyo que la administración Trump ha brindado al MEK, en 2017 uno de los invitados de honor al congreso del NCRI fue John Bolton, el otro el príncipe Turki bin Faisal Al Saud, ex embajador en Londres y Washinton, quien durante su alocución dio el pésame a Maryam Rajavi, dando a entender la muerte de Masud Rajavi. En junio de 2018, Giuliani fue el invitado estrella al congreso que el NCRI celebró en Francia. Acusó al gobierno iraní de marxista, terrorista y de patrocinador del terrorismo, reconoció al NCRI como la resistencia del pueblo de Irán e insistió en la necesidad de políticas más beligerantes contra Teherán. Durante este congreso también intervino Newt Gingrich, ex presidente de la Cámara de representantes de EEUU y ex candidato a la presidencia del gobierno, otro activo militante de la causa del MEK. 

Finalmente en 2016 el MEK es reubicado en Albania, en un campamento cerca de Tirana, tras un acuerdo al que llegan en 2013 Barack Obama y Sali Berisha. Según Balkan Post el acuerdo incluía la construcción de un centro de desradicalización para los combatientes del MEK procedentes de Iraq. Según este medio, en realidad el campo donde se han reasentado los militantes del MEK, sirve como campo de entrenamiento militar, donde la seguridad corre a cargo de la organización y el gobierno albanés no tiene jurisdicción. El establecimiento de los militantes del MEK en Albania ha creado no pocas fricciones entre los gobiernos de Irán y Albania. El último desencuentro tuvo lugar a raíz de la muerte de Qassem Soleimani, cuando Irán ha denominado a Albania como país pequeño y siniestro, instrumento en manos de los EEUU, donde se esconden los enemigos de Irán, debido a la presencia del MEK en su territorio, donde se encuentra asentado desde 2016. No ha pasado de un mero cruce de declaraciones y acusaciones entre Ilir Meta y Hassan Rohani, pero puede ser descriptivo de hasta qué punto el MEK condiciona las relaciones de Irán con terceros países. Según medios albaneses, incluso, la UE mira con recelo la presencia del MEK en Albania. 

MEK

Durante los primeros años de acción política, el MEK da forma a un ideario político dominado por dos ideas, el Islam y el marxismo. Si bien Dios creó el mundo, también iluminó al ser humano para que a través de clases como motor de la historia sea capaz de conformar el mundo. Esta idea política no solo enfrentó al MEK con el régimen de los Pahlevi, también con la ortodoxia chií, que consideraba que la errónea interpretación del Islam que hacía el MEK era una mera excusa para justificar el terrorismo. 
Con la fundación del NCRI, Rajavi da las primeras muestras de su estilo autoritario de dirección, lo que, como ya vimos, provoca la salida de varias organizaciones del NCRI.

El MEK pasó de ser una de las organizaciones más relevantes de la revolución que derrocó a los Pahlevi a convertirse en una de las organizaciones más beligerantes con el Gobierno de Teherán. En 1985 Masud Rajavi inició la revolución ideológica del MEK. Se promovió el culto al liderazgo de Rajavi, que pasó a controlar todos los aspectos de la organización, incluyendo el control de los militantes, a quienes se prohibió el abandono de la organización, el control de sus bienes y actividades y la obligación de trabajar para la organización, adoptando una estructura a nivel organizativo más propia de una secta que de un partido político.

Con el final de la guerra entre Irak e Irán y la necesidad de cambiar la imagen dada durante los años de esta, como organización terrorista, los Rajavi abandonan el ideario pseudomarxista revolucionario islámico y abrazan a ojos del mundo, la democracia liberal, pero sin intención democrática alguna. Según su propia definición, se oponen a la lucha entre ateos y musulmanes que el gobierno de los ayatolás promueve y se proclaman defensores de la democracia en Irán. O lo que es lo mismo, parte del proceso de cambio de imagen a que es sometido el grupo desde el final de la guerra pasa por adoptar una imagen mas amable para occidente, separándose del marxismo ideológico que adoptaron algunas de las organizaciones primigenias que conformaron el MEK 20 años antes. 

El MEK es una compleja organización que responde a multitud de siglas diferentes. El MEK es la organización primigenia, y de ella derivan las diferentes ramas y denominaciones que la componen. De las diferentes organizaciones que forman en MEK la principal es el NCRI, considerada la rama política del MEK, que actualmente tiene su sede en Francia. Se definen como trabajadores por la libertad y la democracia y se declaran representantes de la oposición iraní en el exilio. La organización está presidida por Maryan Rajavi y articulada en torno a cinco secretarios y formada por 25 comités, con el objetivo de planificar el futuro de Irán. Estos 25 comités actúan según la organización como los 25 ministros del Gobierno iraní en el exilio. Según la información que aporta la web del NCRI, los comités más relevantes son el de exteriores, que se ocupa de influir tanto en Naciones Unidas como en los diferentes gobiernos, partidos políticos, ONGs y organizaciones de cierta relevancia social en los países en los que operan; el comité de mujeres, que trabaja sobre los derechos de las mujeres iraníes tanto fuera como dentro de Irán. Comité de defensa, que actúa como una suerte de agencia de inteligencia, proporcionando información sobre Irán y su programa de misiles; el comité político, que analiza la situación política en Irán; el comité de seguridad y antiterrorismo, de nuevo, trabajan en acciones de inteligencia contra las infiltraciones iraníes en la organización y en ciberseguridad. También vigila y fiscaliza todas las actividades del resto de comités y de los militantes de la organización; y el comité cultural, que según la información que proporciona el NCRI organiza y promueve eventos sobre cultura iraní y da cobijo a todos los artistas que huyen del régimen de los ayatolás.

Bajo la supervisión de Rajavi se reúnen regularmente en una asamblea principal en la sede de París. Tienen representación tanto en EEUU como en Europa, donde cuentan con delegaciones además de en Francia, en Inglaterra y Alemania. El ENL es considerada la rama militar del MEK, responsable tanto de los combatientes, como de planificación y ejecución de operaciones.
 
La presidenta del NCRI, y del MEK es Maryam Rajavi, mujer de Masud Rajavi, nacida en Teherán en 1953. Siendo estudiante en la universidad, se une al MEK junto con varios de sus hermanos. La muerte y tortura de varios de sus hermanos en las cárceles del Sha marcan definitivamente de Rajavi. Es elegida parlamentaria en las primeras elecciones tras la huida del Sha de Irán, pero con la destitución del Banisadr en el 81, se exilia en Francia. En 1985, la dirección del NCRI se reorganiza, Maryam Rajavi es nombrada cosecretaria general de la organización, dando lugar a un liderazgo bicéfalo compartido por el matrimonio Rajavi. En 1991 asume la dirección en solitario de la organización, como tal es acusada por el gobierno de Irán de ser la máxima responsable de la implicación del MEK en la represión de los kurdos de Iraq. En 1993 es elegida presidenta del NCRI, al mismo tiempo, unilateralmente se proclama presidenta de Irán en el exilio. Desde este momento lleva a cabo una intensa labor de proselitismo y publicidad de la organización por todo el mundo especialmente Europa y EEUU. 

Desde 2003 presiona para sacar tanto al MEK como al NCRI de la lista de organizaciones terroristas internacionales, ese mismo año la DST (Dirección General de Seguridad Exterior) detiene a Rajavi y a 20 miembros de la organización en la sede de Auvers-sur-Oise, acusados de guardar varios millones de euros destinados a financiar acciones terroristas. La movilización de miembros del MEK provocó que la Prefectura de París prohibiera las manifestaciones del MEK a raíz de los tres intentos de inmolación en protesta por las detenciones. Se detiene a dos miembros del MEK incitación al suicidio. Este hecho no impide que Rajavi continúe su actividad política, siendo invitada al año siguiente a intervenir en el Parlamento europeo, donde se presenta como la tercera opción, acusando a occidente de actuar o con un discurso de apaciguamiento hacia los ayatolás o de amenazar constantemente a Teherán con la guerra. También es en 2003 cuando comienza a organizar los congresos del MEK a las afueras de París, que tanto rédito político han dado a la organización. 

Con la eliminación del MEK y el NCRI de la lista de organizaciones terroristas, Rajavi centra su actividad política en presentar a la organización como los legítimos representantes de la diáspora iraní en el exilio, con intensísimas campañas de publicidad y presiones tanto a gobiernos como a partidos políticos para que reconozcan a la organización la condición de representantes de la oposición iraní.  Desde 2016 lidera una campaña destinada condenar al gobierno de Irán por los fusilamientos de miembros del MEK durante el conflicto con Iraq, acusando a Teherán de genocidio. 

A pesar de todo, tanto en EEUU como en Europa el MEK sigue siendo una organización que es mirada con recelo. Varias agencias y cuerpos de seguridad han acusado a la organización de prácticas sectarias, fomentando el culto a los líderes entre ellos o tal y como recoge un informe de 2009 de la Rand, dentro de la organización se dan   prácticas como la confesión comunitaria diaria obligatoria, celibato, prácticas autoritarias, trabajo obligado, privación del sueño, abuso físico, confiscación de bienes, aislamiento y confinamiento de disidentes. Se constata que durante el tiempo en que el MEK estuvo integrado en el ejército iraquí, los hijos de los combatientes en primera línea eran enviados lejos de sus padres para ser educados por la organización y al cumplir la edad considerada adecuada para combatir y completar su formación, estos eran devueltos a sus padres para servir como soldados. Este mismo informe de la RAND en sus conclusiones indica que alrededor del 70% de los miembros del MEK en Ashraf fueron reclutados a la fuerza. Igualmente un informe de Human Rights Watch sobre el MEK, denuncia frecuentes casos de tortura en Ashraf.

A lo largo de los últimos años han lavado su imagen y difuminado su pasado como organización terrorista, para presentarse a otras organizaciones y partidos políticos occidentales como los representantes de la oposición política al gobierno de Teherán. La eliminación del MEK de la lista de organizaciones terroristas en EEUU y la UE ha sido controvertida, ya que no existen evidencias que determinen el abandono de la lucha armada por parte del MEK, y si una intensa labor de blanqueo de la imagen a nivel internacional. Según Teherán, el cambio en EEUU y la UE con respecto al MEK como organización terrorista se debe no solo al profundo trabajo para lavar la imagen de la organización, sino a sobornos a políticos, partidos e instituciones en Europa y América. 

Lo cierto es que el abandono de la lucha armada como forma de oposición política ha venido determinada por el cambio de régimen político en Irak, su principal apoyo, tras la invasión de EEUU en 2003 y el apoyo que han brindado a la organización destacadas personalidades de la política de EEUU, que ven en el MEK, una herramienta para forzar un cambio de régimen en Irán, o, al menos, la manera de mostrar la cara de la oposición política a los ayatolás. El NCRI realiza frecuentes acciones de proselitismo en EEUU y Europa destinadas a captar financiación y apoyo entre las clases políticas, destacando las intervenciones en eventos durante 2015 y 2016 de Elaine Chao, Secretaria de Transportes del Gobierno de EEUU,  por las cuales han llegado a desembolsar cerca de 70000 dólares. A nivel local operan con organizaciones afines, a través de las que organizan diferentes eventos y donde solicitan contribuciones para la oposición iraní en el exilio, como la Iranian-American Cultural Association of Missouri, Iranian-American Community of Northern o The sociey of Iranians professionals en California, EEUU.

En Inglaterra han empleado la marca blanca Iran Aid. Una práctica habitual para captar financiación viene de las familias de los combatientes del MEK en Europa y EEUU, donde bajo la cobertura de la diáspora iraní, forman este tipo de asociaciones u organizaciones, donde nunca se nombra al MEK, y que a través de diferentes actos y eventos recogen donativos destinados a la oposición en el exilio, que finalmente acaban en manos del MEK. Otra fuente de financiación son los donativos de las familias que forman parte del MEK o de las familias de combatientes del MEK, que como hemos visto son obligadas a enviar a sus hijos lejos del frente, generalmente Iraq, para que la organización se encargue de su educación. A cambio estas familias depositan donativos destinados a financiar al MEK. En la mayoría de países occidentales el MEK no puede solicitar ni recaudar fondos bajo esta denominación ni de ninguna de las otras que usa para denominar a la organización. En Alemania han recaudado fondos bajo la cobertura de fondos para la ayuda a los refugiados implicando incluso a partidos políticos, que de otra forma no hubiesen colaborado con el MEK, como los Verdes. De esta misma manera, bajo la cobertura de ayuda a refugiados iraníes, han operado para recaudar fondos de donantes individuales a los que prometen anonimato, sin especificar, que esas donaciones van a parar a las arcas del MEK. 

A lo largo de su historia, el MEK ha empleado gran variedad de nombres y denominaciones, MEK, NCRI, ELN…en Irán se les denomina popularmente como monafeghin, los hipócritas o la secta. Es considerada una organización de blasfemos en la que se rinde culto al líder, Rajavi. Acusan a los Rajavi de auto nombrarse presidenta del gobierno de Irán y jefe de las fuerzas armadas, y censuran la presencia de mujeres como combatientes en las filas del MEK, ya que parte del ideario del MEK enfatiza en el papel que la mujer juega en la organización, incluyendo durante la guerra entre Iraq e Irán, la presencia de mujeres en primera línea de combate. Consideran a los miembros MEK máquinas que no saben pensar y a las mujeres iniciadas en el culto a los Rajavi las llegan a considerar esclavas sexuales. La implantación del MEK en el país es escasa, y sus líderes tienen, como vemos muy poca o nula consideración en la sociedad iraní, a pesar de esto operan a nivel interno en la clandestinidad y disponen de información de primera mano sobre el país. Su líder histórico, Masud Rajavi, sigue desaparecido y hasta el momento no ha sido posible determinar si está vivo, escondido, tal y como declaró el MEK en 2011, o muerto, como sugirió en 2017 Turki bin Faisal Al Saud, y cuáles han sido las causas de su desaparición. Lo cierto es que desde 2003 se le sitúa en multitud de escenarios diferentes, muerto en Iraq durante la invasión de 2003, detenido por EEUU y tras lado a Bahrein, detenido por los jordanos y entregado a EEUU, o escondido en París, donde se asegura se reúne con Obama.

Teherán responsabiliza a la organización de la muerte de cerca de 12000 ciudadanos iraníes en todo el mundo. El abandono de la lucha armada ha reducido, teóricamente a la mínima expresión la capacidad militar de la organización, porque como podemos observar la capacidad para financiar y reclutar nuevos miembros es cada vez mayor, a lo que unimos la tolerancia con que algunos países occidentales tratan al MEK, en especial EEUU. Para EEUU, más en este momento, en que el enfrentamiento con Irán es cuestión de primer orden, apoyar, o al menos no molestar demasiado a una organización como el MEK, puede ser una opción razonable con tal de desestabilizar al gobierno de Teherán. Antes de asumir su cargo en la administración Trump, John Bolton declaró en el Congreso del MEK en Francia en 2017: "Hay una oposición viable al mando de los ayatolás y esa oposición está reunida en esta sala hoy".