PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

México, en el punto de mira de la gran banca española

Edificio de La Vela que alberga la sede del banco español BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria) en Madrid AFP/PIERRE-PHILIPPE MARCOU

Con los fundamentales económicos dejando atrás la larga crisis financiera de 2008 y el efecto COVID, con los beneficios del sector ya en niveles prepandémicos (los bancos españoles cotizados en bolsa ganaron 22.800 millones de dólares en 2021, un 45% más que un año antes), con la expectativa de subidas de tipos, que darán más márgenes al negocio financiero, y con el maná de los fondos europeos, que dinamizarán la actividad económica, la gran banca española vuelve a fijar su punto de mira en Latam, una región con márgenes de beneficio muy sabrosos. Y en la región, México es un objetivo prioritario. Estratégico.

En el caso del BBVA para defender su posición de líder y por supuesto los grandes beneficios que le reporta el país, donde logra casi la mitad de sus beneficios, que en 2021 se estima que totalizaron 5.200 millones de dólares.
En el caso del Santander, para crecer en el país, fortalecerse y dar impulso a su megaproyecto de un eje Brasil-México-EEUU.

El estadounidense Citi anunció que sale del negocio de banca minorista en México, agrupado en Banamex. No es una cuestión menor: más de 1.200 sucursales, más de 31.000 empleados, más de 35.000 millones de dólares, es decir, una entidad sistémica.

REUTERS/SERGIO PÉREZ  -   La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín
REUTERS/SERGIO PÉREZ - La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín

No parece ser totalmente un problema de falta de confianza en el país ni de temor a la deriva izquierdista. Citi, que desde 2016 vino vendiendo su actividad de banca de particulares en Argentina, Brasil y Colombia, quiere centrarse en Latam en lo que mejor sabe hacer: banca de inversiones. Tampoco le vendrá mal lo que ingrese por la venta de Banamex: las valoraciones oscilan en un rango de entre 4.500 millones y 15.000 millones de dólares.

Por qué el Santander es favorito. Para el Santander, México es un país estratégico y los analistas le dan como el principal candidato a llevarse el gato al agua en la operación. Ahora mismo, controla una cuota de mercado en México del 13,3% que le aporta un 10% de los beneficios del grupo. Con Banamex, la entidad de Ana Botín controlaría, si ganase, alrededor del 23% del mercado mexicano y hablaría de tú a tú al líder, el BBVA, que controla un 24%.

Pero además de la posición de dominio, el Santander quiere reforzar su sueño de crear un eje Brasil-México-EEUU para dominar el podio bancario mundial. Varias operaciones realizadas en los últimos años demuestran esta idea. En Brasil, tras fuertes inversiones, el Santander consigue ya entre un tercio y una cuarta parte de sus beneficios como grupo. En México, el año pasado realizó una opa para tomar el control total de su filial mexicana, donde ya tiene el 96,1% del capital.

También conviene recordar que, en 2016, el Santander se hizo con el negocio minorista del Citi en Argentina.
Respecto a EEUU, el Santander solo está a la espera de conseguir las autorizaciones necesarias para aumentar su participación en Santander Consumer USA, una filial donde suma 5 millones de clientes y gestiona 150.000 millones de dólares en activos.

¿Se autodescarta el BBVA? Hasta ahora, así lo parece. El que es el gran dominador del mercado bancario mexicano, con una cuota de mercado del 25%, quiere mantener esa posición privilegiada, pero también tiene varios frentes que atender.

El primero es que sumar Banamex, en caso de que pujara por la entidad, le otorgaría una posición de dominio cercana al 36% del mercado, lo que chocaría con las autoridades de la competencia mexicana.

El segundo es que la entidad lleva años, a nivel mundial, en un fuerte proceso de digitalización impulsado por su anterior presidente, Francisco González, que desde 2008 invertía de manera recurrente entre 675 y 900 millones de dólares anuales en el proceso, con la consiguiente reducción de costes y mejora de la eficiencia, un proceso inverso al que supondría la compra de Banamex.

Por último, BBVA quiere centrarse en arreglar su presencia en Turquía, un mercado que considera prioritario por potencial, pero que en los últimos años solo le ha aportado quebraderos de cabeza, entre otras cosas porque el régimen de Erdogan se ha dedicado a favorecer descaradamente a los bancos públicos frente a los privados como Garanti.

REUTERS/EDGARD GARRIDO - El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador
REUTERS/EDGARD GARRIDO - El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador

¿Y si AMLO tiene un favorito? Como era de esperar, el poder político mexicano, personificado en el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ya se ha dejado oír con fuerza. AMLO, en plena recuperación de la COVID, dijo que le gustaría que se mexicanizara el Citi.

Como parte del plan, hay quien advierte de que, si el Santander se hace con Banamex, la gran banca española controlará la mitad del sistema financiero mexicano, algo que no todos ven con buenos ojos. Por eso, aunque lanzó un mensaje tranquilizador, aclarando que los extranjeros pueden participar en el proceso, AMLO puso la pelota en el tejado del empresariado mexicano al nombrar a Ricardo Salinas Pliego, Carlos Slim, Carlos Hank González o José Javier Garza Calderón como inversores con los suficientes recursos para vencer en la puja.

Eso explica por qué algunos analistas (no financieros, claro) apuntan entre los favoritos a quedarse con Banamex al Banco Azteca, ya que el dueño de la entidad, Ricardo Salinas, parece contar con una simpatía especial por parte de AMLO. ¿Será esta una opción suficiente? AMLO podría disfrazar ese movimiento intervencionista como un intento de que el empresariado mexicano (el afín, claro) recuperase una parte muy relevante del negocio bancario. Además de entidades como Banorte o Scotiabank, también habría que tener en cuenta una firma como Inbursa, cuyo dueño es el magnate Carlos Slim y donde CriteriaCaixa tiene el 9,1%. Las espadas están en todo lo alto.

"El Americanista es un boletín independiente para comprender las claves políticas y económicas de América Latina. Si desea recibirlo semanalmente en su bandeja de entrada, puede suscribirse gratuitamente en elamericanista.com"