Opinión

Marruecos reanuda sus relaciones con Israel

Atalayar_ReyMarruecos

El anuncio era esperado, el momento perfecto. Lo sabíamos, y mucha gente no quería creerlo. Pero Trump lo prometió. Marruecos está normalizando sus relaciones con Israel. Los marroquíes descubrieron la noticia a través de un tweet del presidente de Estados Unidos, quien fue fiel a su estilo de comunicarse en las redes sociales.  

El Gabinete Real se comunicó más tarde en torno a la cuestión, con cuidado de especificar que el Rey Mohamed VI había hablado con el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas : "Su Majestad el Rey, que Dios lo preserve, reafirmó a Su Excelencia que la posición de Su Majestad el Rey en apoyo de la causa palestina permanece sin cambios (...) En este sentido, el Soberano subrayó que Marruecos apoya la solución de dos Estados y que las negociaciones entre las partes palestina e israelí son la única manera de lograr una solución definitiva, duradera y global de este conflicto".

A raíz de estas declaraciones, en la capital marroquí, Rabat, se produjeron intentos de manifestación en apoyo a Palestina, pero la Policía los dispersó rápidamente. Mientras los israelíes celebraban este retorno a la normalidad, los palestinos no podían ni siquiera expresar su consternación. Esto lo confirma el periódico en lengua árabe El Arabi El Jadid, dirigido por el político palestino Azmi Bishara. Según la misma fuente, la Autoridad Palestina ha prohibido a su Administración criticar la normalización entre los países árabes e Israel. Se ha ordenado a los Comités Ejecutivos de la OLP y a la Administración de Fatah en Cisjordania que no comenten nada. Sólo Hamás en Gaza se atrevió a llamar “pecado“ a la normalización, respetando así su retórica religiosa.   

Sin embargo, recordemos que hace apenas cuatro meses apareció la ira de Mahmoud Abbas cuando Emiratos Árabes Unidos reconoció al Estado de Israel. El primer hombre de la OLP se apresuró a llamar a su embajador en Emiratos y convocó una sesión extraordinaria de la Liga Árabe. Hoy en día el tono está más medido. Mahmoud Abbas está cada vez más aislado y debe lidiar con ello.

En pocos meses, el Estado hebreo ha ido ganando terreno de manera constante, y Sudán, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos lo reconocen ahora junto con Egipto y Jordania. Muy pocos aliados de la Autoridad Palestina permanecen en la Región. Al-Fatah está perdiendo terreno a nivel interno e internacional, mientras que Hamás se está volviendo más radical.

Benjamin Netanyahu describió el acuerdo con Marruecos como algo histórico. Pero era un secreto a voces. La prensa israelí lo había anunciado hace varios meses ya después de la visita del jefe de la diplomacia americana Mike Pompeo a Marruecos. En ese momento, el jefe del Gobierno marroquí, El Othmani, al frente del partido islamista PJD, se apresuró a negar cualquier posibilidad de normalización entre los dos países. Habiendo sido llamado al orden, revocó su declaración unos días después para decir que esta posición era la de su partido y no la del Estado.

Para Marruecos, el trato es grande. La cuestión del Sáhara disputada por el reino cherifiano y los separatistas del Polisario pesó mucho en las negociaciones. Trump reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara y ya se esperan inversiones americanas en la región.  

En el país de Mohamed VI no se trata de vincular los dos conflictos. "Las relaciones entre Marruecos e Israel ya eran normales", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, a la prensa y al diario israelí Yediot Aharonot.  

De hecho, en 1994, el Rey Hassan II había establecido relaciones diplomáticas a través de oficinas de enlace entre los dos países. Fue el tercer país, después de Egipto y Jordania, en reconocer a Israel. Lazos que su sucesor en el trono, Mohamed VI, había roto después de la segunda intifada en 2000 en apoyo del pueblo palestino. Pero, 20 años después, ha pasado mucho agua bajo el puente.

En Israel, las escenas de júbilo y alegría fueron transmitidas por las estaciones de televisión. Los judíos de Marruecos quieren poder volver a visitar la tierra de sus padres y abuelos sin dificultades. Además, se prevé un enlace entre los dos países en los próximos meses. Para que conste en Marruecos, los 700 mausoleos de santos judíos atraen anualmente a unos 80.000 peregrinos. Un negocio bastante jugoso que podría desarrollarse aún más.  

Hoy en día, todavía hay unos 2.000 judíos en el Reino y Mohamed VI, que lleva el estandarte de Amir al Mouaminin (Comandante de los Creyentes), es también un protector de las minorías. El 12 de noviembre, el Rey anunció la introducción de la enseñanza del judaísmo en las escuelas públicas marroquíes, iniciando así una nueva política en la región.   

Además, y en su calidad de presidente del Comité de Al-Quds, Mohamed VI tiene un papel que desempeñar en el estatuto especial de la ciudad de Jerusalén. ¿La anexión de Jerusalén oriental forma parte de las negociaciones? ¡Los próximos meses nos lo dirán!