PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

¿Movimiento espontáneo?

protestas-irán

Las protestas fueron provocadas por la trágica muerte de Mahsa Amini, una mujer kurda de 22 años. Pero este trágico incidente encendió una sociedad que estaba a punto de estallar. 

Estamos asistiendo a un movimiento de protesta de 41 días en 198 ciudades de todas las provincias de Irán contra la brutal represión de una dictadura despiadada. No hay indicios de que los manifestantes estén cediendo o de que las protestas estén disminuyendo. Este hecho sugiere por sí mismo la existencia de una estructura y una organización. Los que ven las protestas como un movimiento espontáneo ignoran que, sin algún tipo de organización, las protestas con una demanda unificada para acabar con el régimen no podrían sobrevivir a la brutal represión del régimen. 

Además, el aparato de seguridad del régimen, incluido el CGRI, está organizado para impedir que se produzcan estas manifestaciones. Por lo tanto, suponer que son espontáneos es un análisis simplista de la situación. 

Las condiciones objetivas de Irán constituyen el contexto real en el que se desarrollan estas protestas. Más de cuarenta años de represión política y social, de corrupción económica y de mala gestión han conducido a este momento. Tiene sus raíces en cuarenta años de resistencia organizada y en los crímenes del régimen, como la masacre de 30.000 presos políticos en 1988, principalmente porque se negaron a renunciar a su posición (política e ideológica).  Estos hechos forman parte de la historia iraní y están incrustados en la conciencia de la nación iraní que no puede ser borrada. 

Además, en los últimos años, las Unidades de Resistencia del MEK han llevado a cabo amplias actividades de divulgación por todo el país, escribiendo grafitis en las paredes, colgando carteles y, lo que es más importante, atacando y quemando todos los símbolos del régimen, incluidas las fotos de Jamenei y de Qassem Soleimani, el notorio comandante de la Fuerza Al-Quds. Estas actividades han inculcado en la juventud y las mujeres iraníes una cultura de resistencia, que se manifiesta en este levantamiento del audaz espíritu de lucha de la generación más joven y en el ataque a todos los símbolos del régimen. 

Estas Unidades de Resistencia también desempeñan un papel vital en el lanzamiento o la gestión de la continuación de las protestas, así como en la dirección de las mismas, centrándose en la demanda fundamental del pueblo iraní de un cambio de régimen. 

Las mujeres tienen un papel protagonista 

El comportamiento inhumano del régimen hacia las mujeres, a través de las políticas de apartheid de género y el velo obligatorio, fue uno de los principales factores que desencadenaron las protestas tras el trágico asesinato de Mahsa Amini. Las mujeres también fueron fundamentales para animar a la población a expresar su indignación contra el régimen y a unirse a las protestas. 

Sin embargo, la demanda del pueblo iraní, incluidas las mujeres, va más allá de esta cuestión, y su principal exigencia es la abolición del régimen dictatorial religioso en su totalidad. Porque las mujeres iraníes saben muy bien que la igualdad de género no podrá alcanzarse mientras este régimen esté en el poder. 

La presencia activa y el liderazgo de las mujeres en el levantamiento no es un fenómeno espontáneo. Por algo son una fuerza de cambio importante. La misoginia tiene sus raíces en la tiranía religiosa dominante. Desde el día en que los mulás tomaron el poder tras la revolución antimonárquica iraní de 1979, han dejado claro que la opresión de las mujeres bajo el disfraz de la religión es la base de todas sus políticas y una prioridad estratégica. Por lo tanto, la lucha de las mujeres iraníes por la igualdad lleva décadas y sigue siendo esencial para conseguir la libertad y la democracia para toda la población. 

Desde la década de 1980, el régimen ha matado a miles de mujeres valientes y ha torturado a decenas de miles más en prisión. Las mujeres y niñas de hoy que desafían a las monstruosas fuerzas represivas del régimen han heredado su valor y su resistencia. 

El hecho de que la presidenta elegida de la principal oposición democrática, el Consejo Nacional de Resistencia de Irán, sea una mujer, Maryam Rajavi, ha inspirado a generaciones de mujeres a conocer sus derechos, a luchar a toda costa para preservarlos y a empoderarse. Ante 25.000 personas en el Earl Court de Londres, el 21 de junio de 1996, dijo: "Los mulás misóginos están decididos a destruir los derechos y las libertades de las mujeres iraníes y a pisotear su dignidad. Con ello, quieren consolidar los pilares de su régimen autoritario. A los mulás misóginos, debo decirles que están completamente equivocados; nunca lograrán sus deseos. Han utilizado todas las formas posibles de humillación, opresión, represión, tortura y asesinato contra las mujeres iraníes. Pero tengan por seguro que recibirán el golpe mortal de aquellos con los que nunca cuentan. Por supuesto, vuestra naturaleza reaccionaria no os permite considerarlos. Pero tened por seguro que vuestro régimen opresor será barrido por las mujeres conscientes y libres de Irán”. 

¿Cuál es la estrategia de las protestas? 

Durante años, la experiencia ha demostrado que este régimen no cambiará su comportamiento. Continuará la brutal represión hasta su último aliento. Ante un régimen así, la obediencia civil como táctica central o principal nunca tendrá éxito y no puede ser una estrategia viable. Del mismo modo, es simplemente ingenuo esperar que el CGRI cambie de bando. 

Basándose en esta estrategia, la oposición iraní comenzó la ardua tarea de formar Unidades de Resistencia en 2014. Considera que una red organizada dentro de Irán es esencial para derrocar al régimen. En 2021, unas 1.000 unidades de la resistencia enviaron mensajes de vídeo a la cumbre anual de la resistencia para subrayar su determinación de derrocar al régimen. En 2022, 5.000 miembros de las Unidades de Resistencia asumieron el mismo compromiso en vídeos. 

La persistencia de las protestas contra el régimen en todo el país y la pasión y el intrépido entusiasmo de la generación más joven por enfrentarse a las fuerzas represivas son testimonio de la estrategia unificada de la sociedad en su conjunto para derrocar al régimen.