PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Muertes para reflexionar

funeral de isabel ii de inglaterra

La muerte no es el final. Es el himno que utilizan desde 1981 las Fuerzas Armadas Españolas para honrar a los caídos. Compuesta por el sacerdote Cesáreo Gabarán Azurmendi, la letra dice que cuando la pena nos alcanza por un compañero perdido, cuando el adiós dolorido busca en la Fe su esperanza… El fallecimiento de la reina Isabel II de Inglaterra se siente en la mayoría de los ciudadanos británicos como la pérdida de una figura que la logrado consolidar la Monarquía en el Reino Unido, superando crisis tan graves como la muerte de Lady Di y demostrando el carácter y la fortaleza de una mujer con personalidad y convicciones para hacerse respetar en un mundo controlado por hombres.

En su papel institucional de ‘reina pero no gobierna’, como en España, mantuvo una neutralidad muy valorada por todos aunque en sectores clave de la sociedad británica se echara en falta una mayor implicación, aunque fuera por canales indirectos, para evitar el desastre del Brexit. Los resultados cosechados tras la irrupción nefasta del populismo en el poder demuestran la necesidad de recuperar la seriedad, el rigor, los principios y convicciones que permitan devolver a un lugar más que secundario a los tabloides amarillistas que tanto daño ocasionan y evitar que vendedores de crecepelo puedan volver al gobierno británico. 

Esa necesidad se extiende a todo el mundo. La muerte de Isabel II obliga a reflexionar sobre el más inmediato futuro de un reino que puede dejar de estar tan unido, entre otras cuestiones por el Brexit. Es el caso de Escocia, de Irlanda del Norte y de algunos países tentados a abandonar la disciplina de la Commonwealth, aunque sus anclajes económico-comerciales sean muy férreos. La reina murió en Escocia, sus nietos se dan una tregua y saludan unidos con sus parejas a los ciudadanos, el nuevo Rey y la Reina consorte también se acercan a las personas que se dan cita en las afueras del Palacio de Buckingham para trabajar un respaldo popular que necesitan más que nunca en este momento de transición.  Reino Unido ha cambiado en una semana de jefe de Estado y de Gobierno, con una primera ministra muy condicionada por el escenario internacional, la crisis económica y energética y una gran necesidad de recuperar la credibilidad política. Es imprescindible realizar una buena, auténtica y profunda reflexión impulsado por el embargo que provoca la muerte. En Estados Unidos, un año más, los nombres de los más de tres mil muertos por los atentados del 11-S se leyeron en público, en Ucrania el sacrificio en vidas permite la resistencia mientras a Putin le empieza a pasar factura. La muerte obliga a reflexionar, sobre todo cuanto te toca de cerca.