PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

No alimentes al cocodrilo

guardia revolucionaria iran

En las negociaciones nucleares que se están llevando a cabo en Viena, el régimen iraní ha insistido en retirar al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de la lista de organizaciones terroristas extranjeras de Estados Unidos. La participación de cuatro décadas del CGRI y su brazo extraterritorial, la Fuerza Quds (IRGCQF), en operaciones terroristas, finalmente llevó a su designación como FTO en abril de 2019.

Cuando se creó la Guardia Revolucionaria los funcionarios de la República Islámica la presentaron como una institución militar y un brazo armado de su gobierno. Este es el papel que ha desempeñado la CGRI a lo largo de su vida. Y a la vez, con el tiempo, el ejército convencional se ha debilitado o se han eliminado partes de él, pero el CGRI se ha reforzado. 

Pero la fuerza de los guardias de la revolución ha aumentado a lo largo de su vida. Según Rouhani, el antiguo presidente, el CGRI se ha convertido en un gobierno con un arma de fuego al lado del gobierno principal. 

La fuerza de la Guardia Revolucionaria ha aumentado a medida que ha ido creciendo a lo largo de su vida. Según el ex presidente Rouhani, el CGRI se ha convertido en un gobierno con un arma al lado del gobierno principal

Gracias a esta evolución, la Guardia Revolucionaria también ha pasado de ser una mera institución militar a una potencia económica. Se dice que controla más del 60% de la economía de Irán. Al mismo tiempo, el CGRI es una poderosa institución de seguridad y, por lo tanto, desempeña un importante papel en el ámbito político. 

El CGRI fue incluido por primera vez en la Lista de Nacionales Especialmente Designados y Personas Bloqueadas (Lista SDN), en diciembre de 2007, por apoyar los esfuerzos de Teherán para conseguir armas de destrucción masiva. A esta lista le siguieron otras designaciones de sanciones en virtud de otras autoridades legales por los abusos de los derechos humanos y los actos de terrorismo del CGRI y, en octubre de 2017, el gobierno de Estados Unidos designó al CGRI como Terrorista Global Especialmente Designado (SDGT). Esta designación SDGT se impuso en virtud de la Sección 105 de la Ley de Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones de 2017 (CAATSA), que exigía a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos que ampliara las sanciones relacionadas con el terrorismo en virtud de la Orden Ejecutiva 13224 a "personas extranjeras que sean funcionarios, agentes o afiliados del IRGC." 

Desde 1979, el uso del terrorismo institucionalizado como herramienta de Estado ha sido un pilar de la estrategia de supervivencia del régimen clerical. Desde el uso de Hezbolá en el Líbano para bombardear el cuartel de la Marina de Estados Unidos en 1983, el atentado de las Torres Khobar en Arabia Saudita en 1996, el atentado del Centro Comunitario Judío en Argentina en 1994, el uso de aviones no tripulados para apuntar a la refinería Saudita-Aramco en 2019, el derribo de un vuelo ucraniano de pasajeros en 2020, por nombrar algunos, el papel de la IRGC en el terrorismo patrocinado por el Estado directo o por delegación está bien documentado. En muchos de los ejemplos anteriores, un hilo común es el papel de los grupos proxy reclutados, financiados, entrenados y enviados por el CGRI y su Fuerza Quds. El CGRI es el corazón del desarrollo de la tecnología en materia nuclear, de misiles balísticos, de aviones no tripulados, y del entrenamiento de las fuerzas proxy en la región.  

La designación como FTO ha dificultado muchas de las transacciones financieras extranjeras relacionadas con el CGRI. Por este motivo, Teherán ha hecho de la exclusión del CGRI de la lista de OVM una de sus principales demandas en las conversaciones de Viena; la designación ha sido efectiva. Podría haber sido aún más eficaz si se hubiera complementado con otras medidas punitivas y sanciones

La implicación del CGRI en la investigación y el desarrollo de armas de destrucción masiva, las incesantes actividades terroristas para fomentar el caos, la destrucción y la inestabilidad en todo Oriente Medio, su imperio financiero para financiar sus nefastas actividades dentro y fuera de Irán, convierten a esta organización terrorista en una grave amenaza mundial. Detener esta amenaza sin cortar las alas terroristas del CGRI no será muy eficaz. Si el dinero fluye hacia el CGRI sin obstáculos, acabará en manos de Hezbolá, los Houthis de Yemen, las milicias chiítas iraquíes y otros apoderados.  

La otra función principal del CGRI es servir como brazo principal del régimen para aplastar la disidencia interna y reprimir al pueblo iraní, así como para diseñar el asesinato de disidentes iraníes en el extranjero. La represión en el interior y el terrorismo en el exterior son las dos caras de la misma moneda del CGRI y los fundamentos de la supervivencia del régimen. 

Con la eliminación de la Guardia Revolucionaria de la lista, la crisis política y militar en la región empeorará sin duda. Esto podría conducir a un aumento de la represión dentro de Irán y a un incremento del terrorismo en la región, así como a una mayor implicación iraní en países como Irak, Líbano, Siria y Yemen. 

Al igual que los Guardias Revolucionarios lanzaron recientemente ataques contra petroleros o hicieron inseguras las vías de navegación de los mismos, así como el ataque al aeropuerto de Emiratos Árabes Unidos y el lanzamiento de misiles en Erbil de Irak fueron realizados por el CGRI.