PUBLICIDAD

Marruecos

Opinión

Nowruz: un momento para la revitalización y la esperanza en días mejores

Atalayar_Ali Jamenei

El primer año del calendario iraní comienza con el año en que el profeta Mahoma emigró de La Meca a Medina. Sin embargo, el primer día coincide con el primer día de la primavera, que los iraníes celebran como “Nowruz” o Nuevo Día.

Los iraníes celebran el Nowruz con festivales tradicionales, y es una fiesta nacional desde el gobierno de Ciro el Grande (538 a.C.). Históricamente, la celebración conmemora la victoria del dios zoroastriano Ahura Mazda sobre el espíritu maligno Ahriman.

Las celebraciones del Nowruz incluyen muchas costumbres, como la limpieza del hogar, la compra de nuevas prendas y enseres domésticos, la visita a familiares y vecinos, así como la preparación de una mesa llamada "Haftsin" o mesa con siete elementos que comienzan con la letra "S" en farsi.

La mesa Haftsin incluye jacintos llamados "sonbol" en farsi, brotes de trigo, cebada o lentejas germinadas o "sabzeh", pudín dulce elaborado con germen de trigo llamado "samanu", vinagre o "serke", bayas de azufaifa o "senjed", ajo o "sir", manzana o "sib" en persa, y zumaque.

También incluye una pecera con peces de colores, un espejo, el libro sagrado, huevos pintados y velas. Este año, los iraníes están soportando el peso de una economía colapsada, algunos pagan el pan a plazos y hacen largas colas para conseguir alimentos básicos. Sin embargo, siguen arreglando sus Haftsins con la esperanza de un futuro brillante.

La costumbre navideña de la limpieza de primavera suele comenzar unos días antes del Año Nuevo.

Los iraníes esperan "limpiar" su país este año deshaciéndose del régimen corrupto, un Gobierno clerical que ha durado 42 largos años.

Irán ha sido históricamente invadido y ocupado en los últimos 3.000 años por diferentes etnias y culturas, pero, aun así, las celebraciones del Nowruz nunca se desvanecieron y la tradición perduró.

Otra costumbre del Nowruz es la fiesta del fuego. La fiesta del fuego o "Chaharshanbeh Suri" se celebra el último martes del año, cuando los iraníes saltan sobre pequeñas hogueras. El gesto simbólico pretende purificar contra el mal y la miseria.

Debido a la explosiva situación social, el régimen clerical teme que la tradicional fiesta del fuego se les vaya de las manos y desaconseja su celebración. Muchos son detenidos por vender o comprar petardos. En 2019, el jefe de la Policía de Teherán anunció 280 detenciones de "alborotadores" y amenazó a la población ante acciones consideradas " destructivas" en la festividad.

Los cinco primeros días del Año Nuevo se consideran fiestas oficiales. Es el momento en que los iraníes visitan a sus amigos y familiares restableciendo las relaciones amistosas y dejando atrás los rencores del pasado. Los iraníes reciben a sus invitados y les sirven una variedad de dulces tradicionales persas, una mezcla de frutos secos y fruta.

Sin embargo, los iraníes de a pie han perdido la mayor parte de su poder adquisitivo este año y muchos dicen que no pueden proporcionar los tradicionales aperitivos para el Nowruz. Están indignados por el deterioro de la economía y la corrupción sistemática del régimen. Debido a la elevada tasa de inflación de la maltrecha economía iraní, los precios de los alimentos básicos han aumentado y los iraníes tienen que gastar hasta un 40% o más en productos.

Otra costumbre del Nowruz consiste en que los mayores hagan regalos o den dinero a los miembros jóvenes de la familia. El espíritu del Nowruz incluye la difusión de la alegría, el amor y la esperanza, y la expulsión de la pena y la miseria.

Tras la revolución contra el Sha en 1979, llegó al poder Rohullah Jomeini, el fundador de la República Islámica. Jomeini y su Gobierno clerical desaconsejaron las celebraciones del Nowruz, alegando que estaba vinculado al zoroastrismo y se trataba de una celebración pagana y antiislámica.

Sin embargo, conscientes de que la mayoría de los iraníes amaban las celebraciones y rituales tradicionales del Nowruz, tuvieron miedo a cualquier oposición y no lo prohibieron oficialmente. En cambio, los clérigos intentan restarle importancia fomentando las fiestas islámicas.

Tras 42 años de Gobierno teocrático, el régimen no ha traído más que miseria, pobreza, corrupción y muerte. Más de 60 millones de iraníes viven por debajo del umbral de la pobreza, lo que supone el 70% de la población. Muchos iraníes llevan meses sin probar la carne y la fruta y no pueden llegar a fin de mes.

Un informe publicado por el Centro Estadístico de Irán en noviembre de 2020 señalaba la imposibilidad de los iraníes de adquirir alimentos básicos. Según este informe, el ciudadano medio iraní consume un 52% menos de carne roja, mientras que las personas con menores ingresos comen un 65% menos de carne roja en comparación con el año pasado. Los iraníes también comen un 34% menos de arroz, el alimento básico del país.

Los trabajadores de todo el país llevan meses sin cobrar sus salarios, y en varias ciudades se producen protestas semanales de profesores, enfermeras y pensionistas.

La pandemia de COVID-19 agravó los problemas económicos de Irán. Además de la lucha contra el virus mortal, muchos trabajadores han perdido sus puestos de trabajo o no han recibido sus salarios durante muchos meses.

Mientras las élites del régimen prosperan en sus lujosas vidas, fruto de la corrupción y la malversación, los iraníes apenas pueden permitirse comida para el Nowruz.

Aun así, los iraníes están decididos a celebrar el Nowruz y a sustituir la pena y la opresión actuales por la felicidad y la esperanza.

Cyrus Yaqubi es un analista de investigación y comentarista de asuntos exteriores iraníes que investiga la economía social de los países de Oriente Medio que dependen de los ingresos del petróleo y compara su progreso con su sistema de gobierno, cubriendo especialmente una variedad de temas sobre Irán.