Opinión

Nueva Caledonia seguirá siendo francesa

Papeleta voto Nueva Caledonia

Los secesionistas que reclaman el fin del colonialismo francés y la conversión del archipiélago de islas en un Estado propio han perdido el referéndum legal celebrado el domingo en torno a su propuesta de independencia. El ‘no’ obtuvo el 46,74% frente al 55,3% que obtuvieron los partidarios de seguir vinculados a la metrópoli a la que pertenecen desde el año 1853.

Actualmente, Nueva Caledonia disfruta, a diferencia de otras colonias marítimas francesas, de un estatuto especial de autonomía bajo el título de ”Colectividad sui géneris”, que le permite un sistema de Gobierno propio con amplias competencias. El archipiélago cuenta con 24.500 kilómetros cuadrados repartido entre todas sus islas.

La principal, conocida como Gran Terra, alberga a la capital, Numea, y a dos tercios de los 284.000 habitantes. En el referéndum, el tercero que se celebra en los últimos años, participó el 85,64%; todo un récord que explica el interés que había despertado la consulta. La victoria de los partidarios de seguir vinculados a Francia superó a sus adversarios en algo menos de 10.000 sufragios.

Mesa votos referéndum Nueva Caledonia

En Francia, donde existía el temor al triunfo de los independentistas especialmente porque serviría como estímulo para los que reivindican lo mismo en otras islas bajo soberanía gala, el resultado fue recibido con satisfacción oficial. Nueva Caledonia figura en el grupo de diecisiete territorios que contempla el Comité de Descolonización de la ONU.

Nueva Caledonia es parte de Oceanía y se halla en el Pacífico Sur. Cuenta con grandes reservas de níquel que despiertan el interés de algunos países como China. Por otra parte, tanto el clima como la belleza de las islas, con playas de ensueño, constituyen un atractivo turístico en alza. El principal problema es que queda muy lejos de los países que aportan más visitantes. 

El referéndum se desarrolló con normalidad. Apenas se produjeron algunos incidentes cuando se conocieron los resultados. Los líderes derrotados, que esperaban que había llegado la hora soñada, compensaron su frustración por haber obtenido mejores resultados que en consultas anteriores y anunciando que volverían a repetirlo en 2022.