PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Revolución en Irán: el Líder Supremo Alí Jamenei cada vez más aislado

Alí Jamenei

Durante más de 65 días y a pesar de una represión sin precedentes, la revolución iraní ha continuado. La ira y la determinación de los jóvenes contra los gobernantes y a favor del cambio de régimen están alcanzando nuevas cotas de intensidad. Y cada tragedia refuerza la determinación popular de acabar con el modelo clerical autoritario. 

Cuando un niño de diez años fue asesinado por los Guardianes de la Revolución Islámica, fue su madre quien señaló con el dedo acusador al régimen durante el funeral. Los mulás negaron los hechos y acusaron a un manifestante del irreparable acto, pero nada sirvió de nada. Los dirigentes han mentido con demasiada frecuencia, durante demasiado tiempo y de forma demasiado sistemática como para conservar alguna credibilidad ante una multitud enfurecida

Y cuando veinte personas son asesinadas en Baluchistán el viernes 11 de noviembre (ahora llamado "Viernes Sangriento"), miles de decididos iraníes se unen a las filas de los manifestantes el viernes siguiente. 

Cada exacción gubernamental alimenta la ira y la determinación de la población y engrosa las filas revolucionarias. 

Después de 40 años, el Gran Bazar de Teherán y los mercados de otras provincias se han declarado en huelga, señal inequívoca de que la revolución está ganando terreno. Aunque se consideraba que los principales propietarios del Bazar de Teherán formaban parte del Gobierno, ahora se unen al movimiento de protesta, solo un mes y medio después del discurso de Alí Jamenei exigiendo a los notables de su país que adopten una postura clara contra las manifestaciones en curso. Cuando no se adoptaron las posturas esperadas, enfadado y confuso, el presidente Ebrahim Raisi fustigó y se burló de estos notables que "no cumplieron con su deber". Así que, si estaban indecisos, aquí están a su vez tomando partido por el cambio. 

Está claro que los esfuerzos desplegados entre bastidores por Jamenei durante el último mes y medio para atraer tras de sí a los notables del régimen han fracasado. Estos notables temen ligar su destino al oscuro destino del líder supremo. No quieren apostar por un caballo que ya está muerto. 

¿Quiénes son los notables en cuestión? No los de la facción de los "reformistas", Rohani, Zarif y compañía, insultados por el pueblo y que resultarían un pobre apoyo para un régimen que fracasa, como confirmó el diario Etemad el 25 de noviembre: "Ahora los manifestantes insultan a todos los reformistas de arriba abajo, y dicen claramente: “¡Estáis todos callados! ... Derroquemos al Gobierno”. 

Los notables ya no quieren apostar a caballo muerto 

Estos notables con los que Ali Jamenei esperaba contar son personas de gran influencia. Entre estos hombres se encuentran Ali Larijani, expresidente del Parlamento iraní hasta mayo de 2020 y descartado de la carrera en las últimas elecciones presidenciales; Ali Shamkhani, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional; Ali Akbar Velayati, actual ministro de Asuntos Exteriores y muchos otros considerados partidarios inquebrantables de la revolución islámica.  

Por desgracia para Jamenei, estos hombres permanecieron en silencio. Otros, como Mohammad Baqer Qalibaf, actual presidente del Majlis (Asamblea Consultiva Islámica, la que nombra al próximo Guía Supremo) han revelado directamente sus discrepancias con Alí Jamenei evocando "la necesidad de cambiar el modo de gobierno" en aras de la perpetuación del régimen. El periódico estatal Hamadli señala que "el título del informe de la comisión de asuntos internos y consejos del país (en el Parlamento bajo la presidencia de Qalibaf) es sobre la popularización del plan de gobernanza". Unos días antes de que se publicara el informe, otro diputado, Elias Naderan, había hablado claramente de "la necesidad de cambiar el sistema político del país". 

Giro a toda prisa 

En los últimos 10 días, el líder supremo Alí Jamenei ha enviado a la ciudad santa de Qom a sus servidores de mayor confianza, entre ellos Ebrahim Raisi, ministro de Educación, y algunos altos cargos del CGRI. Su misión consistía en intervenir a favor de las acciones llevadas a cabo por el Gobierno durante los discursos públicos. Fue un fracaso en todos los sentidos, ya que los distintos oradores del estrado coincidieron parcialmente con las personas que se encontraban frente a los emisarios del guía supremo. Makarem Shirazi, uno de los clérigos de mayor rango de Qom, afirmó que "en estos casos recientes, algunos de los problemas se deben a algunas malas decisiones". Nouri Hamdeni, una autoridad chií, ya había allanado el camino al admitir unos días antes que "la gente [se enfrentaba] al alto coste y a la dificultad de vivir". 

Javadi Ameli, otra gran autoridad clerical, había interpelado directamente a las autoridades religiosas: "Las autoridades deben despertar e impedir la indiferencia, la malversación, la traición, la astrología y las bandas para que el país no se vea amenazado. 

Ahora está claro que, antes de emprender cualquier acción eficaz contra la revuelta, Jamenei debe cerrar primero las lagunas de su sistema como jefe de Gobierno. De lo contrario, cada una de sus acciones será, en el mejor de los casos, un fracaso y, en el peor, contraproducente para su régimen... 

Hamid Enayat es un analista iraní afincado en Europa. Activista de los derechos humanos y opositor al régimen de su país, escribe sobre temas iraníes y regionales y a favor del laicismo y las libertades fundamentales.

Artículo publicado en Entreprendre.