PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Sanciones más duras contra Bielorrusia

Sanciones más duras contra Bielorrusia

Fue un claro acto de terrorismo de Estado. Un avión de pasajeros irlandés de la aerolínea de bajo coste Ryan Air, cuando se dirigía de Atenas a Vilnius, se vio obligado a aterrizar en la capital bielorrusa, Minsk, el 23 de mayo, sólo unos minutos antes de que tuviera que abandonar el espacio aéreo de Bielorrusia. 

Las endebles afirmaciones de los controladores aéreos bielorrusos de que había una bomba a bordo pronto resultaron ser un engaño urdido por el régimen dictatorial del longevo dirigente del país, Alexander Lukashenko. En realidad, Lukashenko quería que el periodista y activista de la oposición bielorruso Roman Protasevic (Raman Pratasevich en bielorruso), que estaba a bordo del vuelo, fuera trasladado por la fuerza a Minsk. 

El dictador bielorruso, que se ha aferrado al poder utilizando métodos brutales para sofocar las protestas prodemocráticas tras unas elecciones fraudulentas en agosto de 2020, quería detener a uno de sus principales opositores. Tras ser detenido, junto con su novia rusa Sofia Sapega, el reportero de 26 años fue obligado a confesar tras ser visiblemente torturado por el KGB bielorruso. Varias horas después de ser detenido, cuando su vuelo de Ryanair fue desviado a Minsk en un acto de secuestro patrocinado por el Estado.

WIKIPEDIA

Protasevich ha estado en el punto de mira de Lukashenko debido a su posición como editor jefe de los populares canales de Telegram Nexta y Nexta Live, ambos con sede en la vecina Polonia y con una audiencia de casi dos millones de personas. Sirvieron de canal para las protestas a gran escala contra Lukashenko después de que las elecciones amañadas del año pasado dieran a Lukashenko, que lleva en el poder desde 1994, un sexto mandato.

Next y Nexta Live ayudaron a exponer en tiempo real la magnitud de la represión de la policía secreta contra los cientos de miles de bielorrusos en todo el país.  Lukashenko contraatacó diciendo que "preferiría que le mataran" antes de celebrar nuevas elecciones y acusó a Protasevich de "terrorismo".

Protasevich había estado en Atenas para cubrir una visita de Svetlana Tikhanovskaya, líder de Bielorrusia en el exilio. Como muchos otros miembros de la oposición bielorrusa, Pratasevich se había visto obligado a exiliarse, en su caso a Lituania, y él y sus colegas se enfrentan ahora a cargos relacionados con el terrorismo por denunciar la corrupción y el abuso de poder del régimen de Lukashenko.

Tras el incidente, los líderes de la UE y Estados Unidos condenaron inmediatamente a Lukashenko y exigieron la liberación de Pratasevich. Occidente está unido contra el régimen de Minsk y ha decidido imponer nuevas sanciones al régimen de Lukashenko. A la compañía aérea de bandera bielorrusa Belavia se le han prohibido todos los vuelos a los países de la UE.

También se ha ordenado a todas las aerolíneas europeas que rodeen el espacio aéreo bielorruso para privar a Lukashenko de las muy lucrativas tasas de sobrevuelo. A otros políticos y empresarios bielorrusos leales a Lukashenko se les ha prohibido la entrada en la Unión Europea, y lo más probable es que pronto se impongan nuevas sanciones económicas, potencialmente paralizantes. Lo más probable es que se dirijan a las exportaciones de potasa, uno de los principales generadores de ingresos de Bielorrusia.

El influyente presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento británico, Tom Tugendhat, también instó a suspender el controvertido gasoducto Nord Stream-II y el gasoducto Yamal, que pasan por Bielorrusia y aportan grandes cantidades de dinero que sostienen al "tiránico régimen (de Lukashenko)".  

Los responsables de Asuntos Exteriores de ocho países -Alemania, Irlanda, Letonia, Lituania, Polonia, Reino Unido, República Checa y Estados Unidos- han pedido que se apliquen sanciones adicionales contra el régimen de Lukashenko, incluida la suspensión del derecho del país a utilizar la Interpol y otras organizaciones internacionales.

Lukashenko ha declarado que "no se quedará callado ni se arrodillará", diciendo: "He actuado legalmente protegiendo al pueblo de acuerdo con todas las normas internacionales". También ha anunciado que anunciará contra-sanciones contra los países europeos; una respuesta que, según él, está justificada. 

El grado de conocimiento o de connivencia de Moscú con el secuestro del vuelo de Ryanair sigue siendo una cuestión abierta. Los expertos, entre ellos el reputado historiador estadounidense Timothy Snyder, creen que lo más probable es que el Kremlin diera su aprobación tácita al secuestro.

Lukashenko, que durante un tiempo trató de liberarse de la influencia de Vladimir Putin y posicionarse como mediador en la guerra en curso en el este de Ucrania, ahora parece haberse convertido en una completa marioneta de Putin. Sólo unos días después de forzar el aterrizaje del avión de Ryanair en Minsk, estaba en conversaciones con Putin en Sochi para discutir la reacción de Occidente a su acto de terrorismo. 

También es llamativa la abierta reacción de Moscú contra las sanciones de la UE a Bielorrusia. Las autoridades rusas denegaron el permiso de aterrizaje a las compañías aéreas de la UE, como Austrian Airlines y Air France, que querían volar a Moscú por la nueva ruta que pasa por Bielorrusia.

Los diplomáticos occidentales han dicho que serán duros con Lukashenko. De ser así, aerolíneas como Turkish Airlines y Aeroflot, que siguen volando a Minsk, deberían ser castigadas con la prohibición de volar a Europa. 

La UE, el Consejo de Europa, la OSCE y las organizaciones internacionales de periodistas han condenado unánimemente la detención de Protasevich. La Asociación de Periodistas Europeos (AEJ) ha hecho varias peticiones en una carta dirigida a Teresa Ribeiro, nueva representante de la OSCE para la libertad de los medios de comunicación, de la que Bielorrusia es miembro, para que se ponga en libertad a Protasevich.

"Instamos a la Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación, la Sra. Ribeiro, a que emita sin demora una declaración completa y contundente en la que condene las acciones de las autoridades bielorrusas por la detención y el trato ilegales de Roman Protasevich y Sofia Sapega; la negación de sus derechos legales y la preocupación por su maltrato bajo custodia; y que exija su liberación inmediata y la adhesión incondicional de las autoridades bielorrusas a sus obligaciones con la OSCE, poniendo fin a su supresión arbitraria y brutal de los derechos y la seguridad de los periodistas y otras personas, y restableciendo las condiciones para la democracia y el Estado de derecho."

El secretario general de la AEJ, Edward Steen, añadió en un comunicado: "Roman se enfrenta a hasta 15 años de prisión, o quizá algo peor. ¿Es ese el precio que él o cualquier otro periodista debe pagar por hacer simplemente su trabajo?" Dada la creciente represión de los medios de comunicación en la propia Rusia, y especialmente el silenciamiento y encarcelamiento de Alexei Navalny, la posible implicación de los servicios secretos rusos en Bielorrusia es "más que preocupante".

Otmar Lahodynsky, expresidente de la Asociación de Periodistas Europeos (AEJ) y exdirector europeo de la revista de noticias Profil en Austria