Opinión

Se acabó la diversión

pedro Sanchez

Llegó el comandante y mando a parar. Y en eso llegó Fidel; digo, llegó Pedro. Y su desmentido sobre la crisis de Gobierno 48 horas antes se convirtió en la mayor masacre política de la historia democrática española. Conviene escuchar la canción del trovador Carlos Puebla ahora, precisamente ahora que 62 años después de la revolución los “cubanos tienen tanta hambre que se han comido hasta el miedo”. Los hechos no suceden, se suceden. Paralelamente, el estallido del pueblo cubano exigiendo Libertad, Patria y Vida, comida y medicamentos ha coincidido con la liquidación de un Ejecutivo abrasado por la pandemia, la ineficacia, el sectarismo y los indultos a los golpistas catalanes. Ni siquiera ha sido capaz de reducir el mastodóntico equipo ministerial. La industria política que denunciaba nuestro admirado Gay de Liébana. Era el momento. ¿Cree que este derroche nos lo va a financiar Europa? Pilar Alegría, Pilar Llop, Diana Morant e Isabel Rodriguez

Aquí pensaban seguir

Sí, aquí pensaban seguir con sus compañeros de viaje desde junio de 2018, jugando a la democracia, degradando las instituciones para llevarnos a un sistema autoritario, bien entrenado durante el confinamiento ilegal. Carmen Calvo perdió la batalla contra Montero y Belarra, es decir, contra UP; José Luis Ábalos estaba herido de muerte por el rayo de su atraco a Murcia, las nueve versiones diferentes de las “maletas de Delcy Rodríguez” y las mentiras del Plus Ultra (53 millones de subvención a los amigos de Maduro). Arancha González Laya era una persona con una “inexpertud” manifiesta que casi nos lleva a la guerra con Marruecos; Isabel Celaá pasará a la historia del olvido por su impostura e incompetencia manifiestas mientras Pedro Duque seguía en las nubes. 

Juan Carlos Campo cabreó a los jueces y magistrados, firmó la “ley habilitante” que restringía las funciones al CGPJ, dejó entreabierta la puerta giratoria para volver a su puesto en la Audiencia Nacional, intimidó a la cúpula del Tribunal de Cuentas y firmó junto al rey los indultos a los rebeldes golpistas, que “lo volverán a hacer juntos y con más fuerza que nunca” incluido el fugitivo Puigdemont. Pedro “no perdona” después de tanto trabajo sucio. Las encuestas son su espejo convexo. J. M. Rodríguez Uribes, titular de Cultura, dicen, se va como vino, sin saber qué es la Cultura, ni el cine, ni los toros, ni el libro. Nadie sabe quién era ni qué ha hecho, pero cobrará su suculento “lucro cesante” de exministro durante casi dos años. 

A los que el presidente “tiranosaurio rex” no ha tocado ni un pelo ha sido a los ministros, ministras y ministres de Podemos tras consultar con Pablo Iglesias, que, por lo visto, es quien manda todavía en la formación morada. Ya ha augurado que el PSOE nunca podrá gobernar con la derecha. Tiene razón porque a este paso el PS desaparecerá como “lágrimas en la lluvia”. Hasta Garzón ha salido reforzado en su Dirección General de Consumo convertida en Ministerio para colocar amiguetes tras obligarnos a comer menos carne. ¿Se ha aliado con Soros y Gates?  Aunque “a mí donde me pongan un chuletón ‘al punto’, eso es imbatible”, le contestaba su primer ministro. Lo de imbatible no tiene concordancia alguna con el chuletón, pero la coherencia no es un don de nuestro presidente. Acaba de trasladar su promesa de vacunar al 70% de los españoles hasta el invierno. ¿Un lapsus? Su palabra, como bien sabemos, vale menos que nada. “Aquí pensaban seguir -sigue el trovador cubano- jugando a la democracia y el pueblo que en su desgracia se acabara de morir”. Pero en Madrid despertó. Por lo menos de la incertidumbre y la desesperanza. Ya murieron más de 130.000 personas por el coronavirus. Y, además, Inés Arrimadas y sus huestes liberales (progresistas) no se van a rendir ni al PP ni al PSOE.  El sanchismo está en la cuenta atrás. Pilar Alegría, Pilar Llop, Diana Morant e Isabel Rodriguez

Tiempos modernos

Después de que rodaran algunas de las cabezas pensantes –incluido el valido Iván Redondo- por lo visto toda la lucha interna era cómo controlar los dineros del maná europeo (que se retrasará con las inundaciones en Alemania, Bélgica, Holanda y Austria). Y sobre todo quién los controlará. Parece que Bolaños y Calviño se han repartido el botín. Calviño es la todopoderosa vicepresidenta primera; Yolanda Díaz a vicepresidenta segunda (a ver si explica sus tres másteres sin destrozar el diccionario de la RAE con la chorrada del cambio de Patria por Matria), y las caras nuevas del cambio Raquel Sánchez, Pilar Alegría, Pilar Llop, Diana Morant e Isabel Rodríguez son el inicio de un tiempo nuevo. En palabras del dictador venezolano hace cuatro años, él lo llamó el nuevo comienzo. Hasta entonces no se habían hecho bien las cosas… -ha debido pensar el doctor Sánchez Pérez-Castejón-, pero desde ahora... el cambio será “imbatible” como el chuletón “al punto”.

Conozco a la titular de Administraciones Pública, portavoz del Gobierno y exalcaldesa de Puertollano. Buena persona y dialogante. No hará sombra a Page. El problema es que su Departamento de Política Territorial queda fuera de la “Mesa de la Vergüenza y el negocio” entre el Gobierno Central y la Generalitat. ¿Para qué existe el Parlamento? Con Pedro Sánchez para nada. Acabamos de saber que del Pacto por la Recuperación firmado con la oposición para salir de la pandemia hace un año, únicamente se ha cumplido en un 22%. Ni cogobernanza con la CCAA ni un solo euro para la atención primaria. Ya se lo explicó en la Moncloa la presidenta madrileña. “Y los impuestos que no me los toque”. Pero el gasto público se dispara. Y la deuda. ¿Qué más da? El dinero público no es de nadie.  Pilar Alegría, Pilar Llop, Diana Morant e Isabel Rodriguez

La neutralización de Miquel Iceta, cautivo en Cultura y Deportes, -podría ser la estrella de los JJ.OO. de Japón- es una jugada maestra para que el impresentable Salvador Illa vaya “desempedrando” el camino del Tribunal de Cuentas y acepte el aval de la Generalidad a fin de que a los golpistas les salga gratis total su rebelión. Aunque los honorables miembros de las Cuentas públicas se han opuesto, lo pagaremos todos a través del FLA (75.000 millones de préstamo que nunca devolverán los dirigentes catalanes a las arcas del Estado). Ni tiempos modernos, ni nuevo comienzo; más de lo mismo. Se trata de sobrevivir; solo para el presidente, claro. Ni España ni Constitución ni PSOE. Salvar al comandante en jefe. Ese es el objetivo. Y si para ello hay que tirar por el barranco al “Rasputín” de la propaganda, se hace en silencio sin nombrarlo siquiera en esa puesta en escena sin preguntas - ¡viva la transparencia! -, y se le tira a la cuneta  desde el coche en marcha. Sánchez -Tomás (“Invictus”) Gómez dixit-, “ni olvida ni perdona”. Si lo sabrá él que le cerró la sede del PSM en Callao.  

Analizo la grafía del tarjetón sin fecha de Iván Redondo. Mayúsculas, márgenes a izquierda y derecha desiguales, inclinación de las líneas. El mozo es intuitivo, desconfiado, animoso, “agradaor”, con escasas luces originales –lo suyo es el corta y pega-, y ambicioso. Como estratega hizo llegar a la Moncloa a Pedro Sánchez. Un milagro. Pero olvidó algo importante: que Sánchez es más intuitivo, más desconfiado, más “agradaor”, más alto, copia y pega como nadie, sólo o en compañía de otros su tesis doctoral y es mucho más ambicioso que Napoleón.  “Yo soy el presidente”, le recordaba a Ana Pastor en La Sexta. Cometió un error de principiante: exponerles a las tenidas televisivas semanales durante la pandemia sin tener una sola palabra para las víctimas y sus familias. Y eso, y los indultos, no se lo van a perdonar los votantes. Lo del 4M con Isabel Ayuso fue su puntilla.  La firma de Iván confirma que se cree el centro del mundo. Pero la de Sánchez es la del rey de la Galaxia. Se acabó la diversión. Llegó el comandante y mandó a parar. Pero él sigue su propio camino. Cambiar todo para que nada cambie. Pilar Alegría, Pilar Llop, Diana Morant e Isabel Rodriguez

Un reseteo para ganar tiempo

El presidente Sánchez mantiene a Marlasca que bien mereciera haber salido, pero todavía tiene que hacer mucho daño en el País Vasco. Con los etarras próximos a casa ahora el siguiente paso es excarcelarlos y buscarles empleo, apartamento y pensión. Y ahí es donde el PNV seguirá apoyando al inquilino de La Moncloa y exige que se rompa la Caja Única de la seguridad social. Otro golpe de Estado incruento. No hablo de ensoñación. Sánchez tragará. Como ha tragado con la ley Trans, la ley de Eutanasia, la de Memoria Democrática (suena a República Democrática Alemana) para cargarse el Valle de los Caídos. Terminarán derribando la Cruz más grande del mundo, aunque la pueden sustituir por una hoz y un martillo. La base puede valer si dinamitan a los cuatro evangelistas.

El homenaje a las víctimas de la COVID-19 en la explanada del Palacio Real sin una cruz sencilla de madera como respeto a la mayoría de las víctimas y a sus familias, era una representación masónica en toda regla. No somos un país confesional, cierto, pero la Constitución protege a la religión mayoritaria. Una cruz no molesta ni a creyentes ni a ateos ni a agnósticos como Tierno Galván. Por sensibilidad y empatía. Lo que le falta al presidente. Y la calle lo sabe. El rey Felipe VI, desgraciadamente, sigue desubicado. Neutralizado. Pérez Castejón se considera el nuevo jefe del Estado bis. De momento. Aunque el ministro Bolaños asegura que ellos no van a cambiar la Constitución. Vale. Podían empezar respetando a las instituciones y simplemente cumplir y hacer cumplir la Carta Magna. Necesitamos el despliegue del Estado de derecho en todo el territorio nacional. 

El espectáculo de acoso y derribo al Tribunal Constitucional tras declarar que el estado de alarma no era la fórmula correcta para encarar la pandemia por invadir derechos fundamentales y que tuvo que poner en marcha el estado de excepción para ajustarse a la legalidad, cabe calificarlo indigno. Y de miserable. Las presiones al presidente y a la vicepresidenta por parte de Sánchez y de Calvo (q.e.p.d.) políticamente hablando, revalida que para este Ejecutivo no hay límites a la moralidad. La deslegitimación de las instituciones es el paso previo para cambiar de régimen. La valentía de la vicepresidenta del TC, Encarnación Roca denunciando que “ella también recibió llamadas del Gobierno para cambiar el voto”, merece recogerse en esta Bahía.  Gracias a Dios no lo hizo. 

Los insultos (sin sanción) de Conde-Pumpido a los seis miembros que votaron en contra confirman que es el caballo de Troya para explosionar el Alto Tribunal. Pumpido es el Tezanos en la Judicatura, o por decirlo con otras palabras, es el Carl Schmitt partidario del “Estado total” (totalitario) y creador de las leyes habilitantes (Hitler, 1933). Conde-Pumpido (yo estaba allí) dijo en 2006 en el Senado siendo fiscal general con Zapatero “que el vuelo de las togas de los fiscales no eludirá el contacto con el polvo del camino”. Toda una filosofía oportunista para culminar su carrera como sustituto del bizcochable presidente Juan José González Rivas. Ollero, el tercer miembro que dijo sí al Gobierno también aspiraba a ese puesto. ¿Y este tipo era el experto jurista del PP? El jefe del Estado recibe a los máximos responsables del TC y del TS como si recibieres en audiencia a dos fantasmas.  Pilar Alegría, Pilar Llop, Diana Morant e Isabel Rodriguez

Elucubraciones mentales

Por si no fuera bastante esta humillación, Margarita Robles incondicional con los indultos por su lealtad a Sánchez –“más alto y más guapo que el Rey”, nos decepcionó una vez más con sus “elucubraciones doctrinales” del TC y su “falta de visión de Estado”, tanto como la declaración institucional de la nueva ministra de Justicia, cuya aportación más solemne en el Senado fue anular la rebaja del 21 al 10 % el IVA a las peluquerías después de haberlo prometido el PSOE. Recuérdalo tú y recuérdalo a otros en la próxima votación y en las siguientes.  Pilar Alegría, Pilar Llop, Diana Morant e Isabel Rodriguez

En resumen, una recadera. Como ministra será peor que Lola Delgado. Pilar Llop en consonancia con sus compañeros de Gobierno -ninguno se ha atrevido a calificar como dictadura a Cuba- leyó en el telepronter que “el Ejecutivo respeta, pero no comparte la resolución ante el recurso de VOX”. Es una inmoralidad porque merced a VOX se pudo juzgar a los golpistas catalanes, y se ha demostrado que el estado de alarma es anticonstitucional, como lo fueron los nombramientos de Rosa María Mateo (RTVE), Iván Redondo y Pablo Iglesias como miembros del CNI.  Pilar Alegría, Pilar Llop, Diana Morant e Isabel Rodriguez

¿Algún responsable? ¿Ceses? ¿Dimisiones? Ninguna. Hasta ahí podíamos llegar. Todos son unos irresponsables. Tras este varapalo del Tribunal Constitucional lo lógico sería otro revés jurídico en otoño por los seis meses sin control parlamentario de la prórroga del estado de alerta. ¿Dimitirá el comandante presidente? No. Aunque se atribuya poderes extraordinarios con la Ley de Seguridad Nacional que, mucho me temo, sus socios parlamentarios no aceptarán el término nacional. ¿Ley de Seguridad Estatal? ¿Ley de Seguridad de los Pueblos confederados de España? Ahí tenemos al intrépido exjefe de Paradores, Óscar López para iluminar el camino de la comunicación recordándonos la tercera razón (olvidada) por la que hay que votarles en el futuro. 

Están desarmando el Estado y, si no seguimos en la resistencia, terminarán imponiendo su revolución pendiente del 34, que nos llevó directamente a la Guerra Civil de 1936.  Las Asociaciones de Jueces han protestado por los ataques de Notaria Mayor del Reino. Da igual. Los progresistas de su Asociación de Jueces para la democracia la apoyan como a una heroína.

Termino creyendo que el ministro de Asuntos Exteriores José Manuel Albares no siga los pasos de ese “zángano” de la UE que es el Alto Representante para la Política Exterior llamado Josep Borrell, embajador de Sánchez en Iberoamérica con el bolivariano Rodríguez Zapatero. El silencio del Papa Francisco es muy doloroso para los católicos de la isla.  

Cuba es una dictadura desde 1959. Aquí pensaban seguir -sigo con Carlos Puebla- diciendo que los rastreros, forajidos bandoleros asolaban el país. Y ahí siguen juzgando sumariamente los sicarios de los Castro y de Díaz- Canel a ciudadanos jóvenes inocentes que solo gritan libertad. Que han dicho ¡Basta Ya! A la mentira y al hambre.

Aquí, el presidente ya nos ha aclarado que Cuba no es una democracia. Bien. La única realidad es que la luz sube a máximos históricos (101 euros por Mg/hora) castigando a empresas grandes, pequeñas y autónomos; baja el petróleo y sube el gasoil, bajan la bolsa y el turismo exterior y sube exponencialmente la incertidumbre y las colas del hambre. Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar (bis). ¡Viva Cuba Libre!
 
Antonio Regalado dirige BAHÍA DE ÍTACA en: aregaladorodriguez.blogspot.com