Opinión

Sediciosos y corruptos

Chaves y Griñán

La corrupción democrática de los EREs, -(679.432.179,09 euros, es decir, 113.000 millones de pesetas robadas en nombre de la honradez del socialismo)-, ha demostrado que toda la respuesta de la maquinaria del PSOE y sus terminales mediáticas ha sido el silencio, pero sigue bien engrasada hasta la primavera. 

La ley del silencio

La mayor condena de la historia de España por expolio continuado de las instituciones durante una década se ha recibido en Ferraz -Ábalos, dixit- “como un asunto ajeno al PSOE, si no de antiguos cargos públicos de la Junta”. Susana Díaz pidió perdón con la boca pequeña, pero reivindicó la inocencia de los condenados “porque ni Chaves ni Griñán se han llevado ni un duro”. Este es el mantra repetido por tierra mar y aire como si la Audiencia no consagrara que “los ex presidentes del PSOE y del Gobierno andaluz eran conscientes de la palmaria ilegalidad del sistema de desvío de fondos públicos”. Y añadía: “la trama socialista propició un absoluto descontrol de las subvenciones asignadas de forma arbitraria”.
La sentencia reconoce, además, que se perjudicó a muchos trabajadores. 
Y lo más destacado: este sistema corrupto permitió al PSOE-A gobernar sin controles durante 37 años. Un caciquismo interminable.

En la omertá participaron y se beneficiaron activamente también CC.OO y UGT. ¿Cómo no creer a la madre de Juan Lanzas, -se le incautaron en casa 4 millones de euros-, cuando aseguraba que “mi hijo “tié” dinero p’asar una vaca”? Este fin de semana, el compañero de andanzas de Lanzas, más conocido como “El Garri”, admitía que se benefició de un ERE de primera generación con 5.676 euros mensuales “sin trabajar”

La orden de Moncloa es tajante: silencio. Objetivo: que el secretario general del Partido Socialista y presidente del Gobierno en funciones quede “blanqueado” por este dopaje permanente que ha hecho perpetuar a los socialistas en Andalucía. Y van más allá: “esta sentencia confirma que Pedro Sánchez ha iniciado otra etapa en el Partido alejándose del felipismo, del chavismo, del griñanismo y del susanismo. Pedro está limpio y es el futuro”, me confirma un joven socialista.  Por tanto, no comparecerá ni en el Congreso a petición del PP ni ante la prensa. Sánchez lleva huido diez días. Rescatamos sus propias palabras sobre los silencios de Rajoy en el caso Gürtel: “en la política, o en la vida, quien calla, otorga”. Tomamos nota. 

Pepe Bono, sin piedad contra la jueza Mercedes Alaya; el diario EL PAÍS que publicó un editorial sobre el asunto sin nombrar al Partido Socialista Obrero  Español ni utilizar el adjetivo socialista; el catedrático Pérez Royo -convendría  saber cuántos millones se ha llevado por asesorar a la Junta-, acusó  al tribunal de dictar una sentencia política contra inocentes, y La Sexta, se han encargado de convencernos de que la corrupción sistémica  y  verdadera es la del PP. El socialismo sigue agarrado a sus 120 años de honradez... y a una corrupción cuántica

El poder como argamasa

No ha sorprendido la reacción de los comunistas de Podemos. Iglesias, el vicepresidente “In péctore” guarda silencio al pasar por El Pilar: solo Teresa Rodríguez se ha preguntado en voz alta: “¿quién devolverá este despilfarro capitalista y de amiguetes”? Los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía estudian recuperar este botín; se conformarían con un 10 por 100. 
Mientras los nacionalistas, secesionistas y golpistas callan como muertos para que el PSC haga lo propio con “el golpe económico de los Pujol”, Abascal ha sido contundente: “la realidad del socialismo es gastarse en droga y en burdeles el dinero del pueblo”. Ciudadanos sigue preguntándose si el presidente economista dimitirá. No lo hará, querida Inés. 

¿Creen que algún partido propondrá que lo más inminente tras la condena es recuperar el dinero estafado y aumentar las inhabilitaciones a perpetuidad tipificando este tsunami como delito social? La respuesta es no. 

Pasemos la pantalla: El abrazo de Pedro y Pablo en Moncloa mientras el Rey viajaba a La Habana, evidencia la urgencia de que lo único importante para el perdedor del referéndum del 10N, es la investidura y formar gobierno a cualquier precio. Tras perder 3 escaños y 700.000 votos, se soldó con cemento armado a Pablo Iglesias que perdió 7 escaño y otros 700.000 sufragios. En total suman 155, a 21 de la mayoría absoluta (176) Ya sabemos la predisposición perruna de PNV, Bildu, BNGa Teruel, el cántabro y los transversales canarios. Ergo, el socio necesario e imprescindible fue siempre ERC, el partido del sedicioso y golpista Junqueras, encerrado en Lledoners. Definitivamente, este PS ha abandonado el constitucionalismo.

Ahora entendemos mejor el silencio sepulcral del doctor Sánchez en el debate televisivo del 4N cuando le preguntaba Pablo Casado que dijera sí o no a su alianza con los separatistas. “Quien calla, otorga”, insistimos con el presidente provisional. 

Cambio de régimen

El inmoral reparto de carteras antes de formar gobierno - vayan presupuestando 2 vicepresidencias y cuatro ministerios más (nos pondremos en 25 departamentos), el doble del Ejecutivo Rajoy- certifica que el gobierno de progreso es un gobierno de pesebres.  Ni ética ni austeridad: despilfarro. Eso es el progresismo socialista. El futuro inmediato es simple: gobernar con tripartitos PSOE-UP-ERC en La Moncloa  y en la Plaza de San Jaime. El Frente Popular está en marcha. 

Y eso no es lo malo. Lo peor es ver cómo el campeón de la transparencia (opaca), el político cuya palabra vale menos que nada,el ex jugador de baloncesto, ha humillado a toda España al pactar  una “mesa de diálogo” (de gobierno a gobierno),  relator internacional, derecho de autodeterminación, amnistía a los golpistas, incluido al fugitivo Puigdemont y el pago de una supuesta “deuda histórica” a Cataluña que fijarán en 75.000 millones de euros, justo la cantidad que han derrochado desde 2012 con los préstamos del FLA. En dos palabras: que el process y la independencia le salgan gratis total. 

El ministerio del Interior, Grande-Marlaska, ya ha comenzado a pagar las letras; primero no dejando actuar a la Policía Nacional y a la Guardia Civil para evitar los incendios de Barcelona y en el corte de carreteras y aeropuertos y, segundo, dejando la puerta abierta a que el cuartel de la Policía en Vía Layetana (Barcelona) sea desplazado a los suburbios. Con el voto a favor del PCS, no lo olvidemos. 

Miquel Iceta es el mulo de Troya (colaboracionista) de los independentistas. Fue el primero en pedir el indulto para los golpistas antes de ser juzgados y el primero en exigir el diálogo tras la sentencia. Su última aportación, le define como un enemigo de la libertad: “El 10N dio el mandato de solucionar Cataluña con diálogo, no importa el instrumento; son necesarios avances programáticos para reformar la Constitución”. En suma, caminamos a un cambio de régimen. En la siguiente pantalla veremos a Felipe VI tremendamente solo como último valladar en la defensa de la Carta Magna. 

La llamada a las urnas a los militantes del PSOE, de UP y de ERC son tres consultas-trampa porque los dos primeros no incluyen la rendición al tercer socio. Eso sí, Iglesias en su regreso triunfal a la Complutense, se ensañó con la Monarquía y aseguró a los separatistas catalanes y vascos que “Sánchez será plurinacional”. Iceta y Torra son los que mandan.

Cuando los socialdemócratas descafeinados se han unido a los comunistas bolivarianos; cuando los traidores meapilas del PNV siguen recogiendo las nueces de ETA, cuando los aliados de extrema/extrema izquierda y proetarra siguen chantajeando a la Navión, y cuando los catanazis separatistas de Puigdemont y de ERC se unen a un PSOE sanchista, la unidad de España está en peligro.

El futuro inmediato es simple: gobernar con tripartitos PSOE-UP-ERC en La Moncloa y en la Plaza de San Jaime. La estrategia está servida: cordón sanitario a VOX y denuncia constante del PP y de CS de aliarse con la extrema derecha.  El Frente Popular está en marcha. ¡A por la III República federal! “Nación es un  concepto discutido y discutible”, como nos enseñó el infame ZP. Dos tripartitos, pues, secesionistas y corruptos. 

BAHÍA DE ITACA.