Opinión

Túnez: ¿retorno a la pena capital?

Túnez

Los hechos son los barómetros de las sociedades y traen a la superficie sus componentes intrínsecos. Este es el caso de la triste historia de la violación y el asesinato de Rahma Lahmar, una mujer de 29 años en Aïn Zaghouan, un suburbio de Túnez. La opinión pública, conmocionada por el crimen, no dudó en expresar su cólera, primero en las redes sociales que rápidamente se inflamaron, luego por una marcha hacia la Presidencia. La conmocionada multitud pidió al presidente que interviniera en el caso personalmente y pidió la aplicación de la pena de muerte.  

Aunque existe en el arsenal jurídico tunecino, la pena de muerte no se ha aplicado desde el mandato de Ben Ali. Aunque la sentencia se sigue dictando, en particular contra los terroristas, ha sido conmutada a cadena perpetua desde 1991.  

El presidente Kaïs Saïed, elegido por sufragio universal y que goza de un amplio apoyo popular, no ha dejado de responder a las expectativas del pueblo.  "Cualquiera que mate a una persona sin razón alguna merece la pena de muerte", dijo el inquilino del Palacio de Cartago y abogado de formación.  

Esta frase fue escuchada como un rotundo sí por el pueblo, lo que también causó una protesta. Las organizaciones no gubernamentales y otros órganos internacionales que piden la abolición de la pena de muerte en todo el mundo consideran que esta respuesta es "un claro paso atrás en Túnez".  Además, el video en el que el presidente parece hablar de este triste asunto ha sido eliminado de la página de Facebook de la Presidencia.    

Por su parte, el expresidente interino Moncef Marzouki se opuso a la reanudación de las ejecuciones. "Esperaba que Túnez fuera el primer país árabe en abolir la pena de muerte", dijo, describiéndola como "un arma de tiranía".   

Dar ejemplo, hacer justicia, son los argumentos de los que piden la pena de muerte, pero para Amnistía Internacional, los gobiernos que ejecutan terroristas, por ejemplo, no dan ejemplo y no protegen a sus ciudadanos, ¡los convierten en mártires! Esto, además, ayuda a reunir a sus tropas.  

Desde las elecciones de 2014, Túnez ha optado por una coalición muy amplia y la nueva Constitución ha sido aclamada por consagrar "el derecho a la vida".  

Los derechos y las libertades ocupan un lugar importante en el debate político de hoy en Túnez, el caldo de cultivo y el sustrato de la Revolución de 2011 que llevó a la salida del presidente Ben Ali.  

"Hoy piden la pena de muerte por un asesinato atroz, mañana un estudiante senegalés cometería un crimen, y los verán gritando por la caza de extranjeros... pasado mañana, un atentado en el centro de la ciudad, y luego los verán pidiendo el restablecimiento de la tortura...", insiste el caricaturista tunecino Z en su sitio web Débat Tunisie (Debate Túnez).  

"La reanudación de las ejecuciones sería un insulto a todos los progresos realizados por el país en materia de derechos humanos", ha declarado Amna Guellali, directora regional adjunta de Amnistía Internacional.

Estadísticamente hablando, la pena de muerte no tiene valor preventivo. ¿Debe curarse el mal con el mal? ¿Qué debe primar sobre la venganza o la justicia?  "Cada sociedad puede hacer su propia elección y el texto es claro en el caso de Túnez", respondió el presidente tunecino, refiriéndose a los textos de referencia y apoyando su posición respecto de la aplicación de la pena de muerte.  

Cabe señalar que la investigación sigue en curso, aunque el acusado haya confesado el delito, pero no se han dilucidado los detalles del asesinato y su contexto. ¿Es la justicia un asunto de todos o sólo de los jueces y ministerios dedicados?  

Una semana antes de esta triste historia, otro femicidio había sacudido a Túnez y las familias de la víctima también habían pedido la aplicación de la pena de muerte. Además, el padre de Rahma había dicho a la prensa que, si el hombre que mató a su hija no era condenado a muerte, se suicidaría.  

Esta charla de desesperación pone a prueba los límites de las leyes de la República y el derecho a la vida. Entre los que piden mantener la cabeza fría y no ceder a la emoción y los que piden venganza, los intercambios son a menudo violentos.   

Por casualidad, otras dos historias de violación y asesinato sacudieron Argelia y Marruecos al mismo tiempo. Chaïma de 18 años violada, degollada y quemada al este de Argel y en Tánger, Adnan de 11 años fue violado y asesinado por un vecino. Fuertes tensiones siguieron a estos asesinatos.   

En Argelia hubo llamamientos a la aplicación de Quissas, - la ley de las represalias - el hashtag Quissas se convirtió rápidamente en viral, las mismas reacciones se expresaron en Marruecos.  

La pena de muerte ha sido abolida en la práctica y no en la ley en estos tres países del Magreb, una ambigüedad que sugiere la posibilidad de un retorno a las ejecuciones.  

Desde la independencia de Túnez, se han producido 135 ejecuciones, la mayoría de ellas durante el reinado de Bourguiba. Argelia y Marruecos no han ejecutado a ningún prisionero desde 1993. En ausencia de una posición política clara, estos países pueden llevar a cabo legalmente las ejecuciones siempre que el arsenal legal lo permita. 

Contenido relacionado