Opinión

Tensión entre Namibia y Botsuana

Botsuana Namibia

La muerte de cuatro personas namibias por disparos de militares de Botsuana encargados de luchar contra la caza furtiva está generando tensiones entre los dos países fronterizos. El incidente se produjo en la noche del   día cuatro en la isla de Sedudu cuando los soldados botsuaneses patrullaban por el río Chobe, en la región de Zambezi. 

Botsuana es uno de los países africanos más rigurosos en la defensa del medio ambiente. Sus reservas naturales, que incluyen el mayor número de elefantes de África,  constituyen un atractivo turístico que cada año atrae a millones de visitantes, pero también al mayor número de cazadores que pretenden vanagloriarse de haber matado a un elefante o furtivos que buscan colmillos para vender en el mercado negro.

Los namibios asesinados navegaban en una canoa cuando fueron alcanzados por una patrullera de los servicios especiales contra el furtivismo de Botsuana, que, según fuentes namibias, dispararon y mataron a los cuatro.

En los últimos meses, otros doce furtivos namibios fueron ejecutados cuando intentaban escapar de la vigilancia botsuanesa. 

El suceso, cuya versión es diferente entre los dos países, provocó manifestaciones de protesta en Windhoek, la capital namibia, y otras ciudades del país. Los incidentes dejaron dos muertos y varios heridos. Los manifestantes quemaron banderas de Botsuana y decenas de coches con matrícula de este país fueron incendiados. Los botsuaneses que se hallaban en la capital namibia tuvieron que huir u ocultarse

Los namibios alegan que lo ocurrido fue un verdadero asesinato. Los cuatro muertos, aseguran sus conocidos, estaban pescando en el río, plagado de cocodrilos e hipopótamos, pero no cazando. Por su parte, desde Botsuana apenas se reconoce que actuaron de forma precipitada y que sus sospechas estaban justificadas. No se encontraron a bordo útiles de pesca.

Al margen de incidentes, casi siempre en torno a la caza furtiva que en Namibia está menos penada, las relaciones entre los dos países son buenas. Los dos presidentes, el namibio Hage Geingob y su colega de Botsuana Mokgweetsi Masisi, hablaron por teléfono, emitieron sendos comunicados que tranquilizaron la situación; aunque en Namibia, los medios de comunicación y los partidos políticos  siguen manifestando sus protestas.