Opinión

Trump seguirá vetado en las redes sociales

TRUMP FACEBOOK

Donald Trump se resiste a disfrutar de su envidiable condición de expresidente de los Estados Unidos. Por el contrario, continúa dando guerra, intentando emponzoñar la política de su sucesor, persiguiendo a políticos críticos que considera enemigos, sin reconocer que en las elecciones no hubo fraude, y preparándose para competir de nuevo en las primarias de 2024.

A pesar de sus escándalos y excentricidades, de tantos disparates como están saliendo a flote, lo peor es que aún cuenta con millones de seguidores fanatizados, y lo que es más grave, con mucha influencia en el Partido Republicano incluido un grupo de senadores como se está viendo en su intento por defenestrar de su escaño a la representante Linz Cheney, a quien no perdona las críticas pasadas.

Como contrapartida al dinero que él y sus ‘hooligans’ están invirtiendo en sus deseos de revancha, se ha quedado sin el acceso a las redes sociales que durante todo su mandato fueron su arma preferida para llegar con sus mentiras y bravuconadas a una sociedad incapaz de discernir entre pasiones y razones.

La Junta Suprema encargada de supervisar las actuaciones de Facebook, integrada por veinte personalidades prestigiosas de diferentes países y radicada en Londres, acaba de dictaminar que la prohibición que le impide a Trump usar su cuenta en la red sigue vigente y está plenamente justificada. La principal razón de este veto es la incitación a la violencia que hizo durante el intento de asalto al Capitolio en el mes de enero. 

La Junta Suprema   fue creada, a imagen de un tribunal superior de Justicia, por iniciativa del propio fundador y presidente de Facebook, Zuckerberg, quien la subvenciona con 130 millones dólares, y la ha dotado de total independencia. En los poco más de dos años que lleva funcionando ya ha resuelto un elevado número de quejas y denuncias, en su mayor parte menores. Precisamente, argumentó las razones del retraso de la decisión contra Trump en las 9.000 quejas sobre las que están trabajando

Algunos líderes republicanos afines al expresidente han expresado sus protestas, pero la decisión es inapelable. Precisa, reconoce, eso también, que el carácter indefinido de la prohibición podrá ser revisado en el futuro. Mientras tanto, algunos inversores y antiguos altos cargos de la anterior Administración trabajan activamente en la creación de una red de medios de comunicación, incluidas redes sociales propias, con vistas a la próxima convocatoria presidencial, dentro de tres años.