PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Ucrania como peón sacrificado de Biden: una mala gestión bajo la decadente hegemonía de Estados Unidos

joe-biden-eeuu

Con su rápida invasión a gran escala desde tres frentes en Ucrania, Rusia está dando la vuelta a la tortilla al Occidente liderado por Estados Unidos al controlar el estratégico Estado tapón. Es probable que el cambio sea el peor resultado para los ucranianos, aunque es inevitable que se produzca algún ajuste geopolítico en un futuro no muy lejano como consecuencia de la evolución del gran cambio de poder resultante del evidente declive hegemónico de Estados Unidos. Al lograr una victoria militar abrumadora, Rusia pondrá a Ucrania estrechamente en su órbita, probablemente, a través de un cambio de régimen prorruso que implique una reorientación externa desde Occidente hacia Rusia. Esto probablemente requerirá que Ucrania sea semisoberana mediante la desmilitarización y neutralización, incluyendo la eliminación completa del potencial de armamento nuclear.

Esto lleva a preguntarse por qué Rusia ha optado descaradamente por una solución militar y por qué Ucrania no ha buscado un acuerdo diplomático complaciente con condiciones favorables. El reciente trabajo de este autor antes de la invasión ya ha analizado la crisis de Ucrania desde una perspectiva geopolítica. Sin embargo, la geopolítica no determina un resultado, sino que sólo limita el alcance de los posibles resultados. Por ello, este trabajo indagará en el curso y las circunstancias de importantes acontecimientos en busca de una causalidad directa.ucrania-guerra-rusia

1. Las respuestas inadecuadas de Biden

Durante los últimos meses, la Administración Biden ha hablado con dureza a Rusia sin dar un gran palo, en contra de la receta para una política de disuasión eficaz. En la etapa previa a la crisis del deterioro de las relaciones bilaterales en torno a Ucrania, en una videollamada con el presidente Vladimir Putin el 7 de diciembre de 2021, el presidente Joe Biden le advirtió de la imposición de severas sanciones económicas en caso de que Rusia invadiera Ucrania, al tiempo que descartaba una intervención militar contra la invasión, especialmente cualquier envío de tropas terrestres estadounidenses.

Es cierto que, dado que Ucrania no es un Estado miembro de la OTAN, Estados Unidos no puede ejercer el derecho de autodefensa colectiva basado en el tratado para defender al país. Tampoco puede el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas autorizar una sanción militar de la ONU contra Rusia, ya que puede vetar tal resolución, aunque la Asamblea General de la ONU puede aprobar una resolución jurídicamente no vinculante de "Unión por la Paz" contra la invasión de Ucrania (Resolución /ES-11/1 de la AGNU) sobre la que Rusia no tiene veto. Tampoco Estados Unidos organizará y liderará una coalición de fuerzas de voluntad contra Rusia para la defensa de Ucrania, sin que haya intereses vitales estadounidenses en juego. Además, una guerra convencional a gran escala con Rusia, una gran potencia que posee paridad nuclear estratégica con Estados Unidos, es prácticamente inviable porque implica grandes riesgos de escalada hacia una guerra termonuclear y un Armagedón nuclear. Esto contrasta fuertemente con los casos de Afganistán e Irak en la guerra global contra el terrorismo liderada por Estados Unidos. Incluso mucho antes de la agresión rusa, estaba clarísimo que Ucrania tendría que resistir por sí sola, sin refuerzos de la OTAN, sino sólo con armas pequeñas, ligeras y municiones proporcionadas por Estados Unidos y sus aliados.nato-otan

Para empeorar el asunto, la historia internacional muestra que la eficacia de las sanciones económicas es muy problemática, con pocos casos de éxito a la hora de obligar a un agresor decidido a retroceder, al menos a corto plazo, mientras que las sanciones sostenidas requieren una voluntad política y una solidaridad fuertes y sin embargo difícilmente asegurables de los países sancionadores. Esto seguramente se aplicará al caso actual de Rusia porque el país ha sobrevivido a las sanciones impuestas tras su invasión a Crimea en 2014 y ya ha desarrollado una importante capacidad de resistencia desde entonces. Además, Rusia probablemente no se verá afectada por dichas sanciones, porque China está dispuesta a comprar el consiguiente excedente de petróleo y gas ruso, una fuente abrumadora de ingresos nacionales, y porque Rusia ha desdolarizado significativamente su comercio y otras transacciones económicas externas mediante la cooperación con China y los principales países en desarrollo. Esto significa que la exclusión de Rusia de SWIFT, una red predominante basada en el dólar para la liquidación financiera internacional entre los bancos del mundo, puede que no moleste al país tanto como se esperaba.

2. La negligencia intencionada de Biden

Sin tener buenas cartas en la mano, Estados Unidos, en estrecha coordinación con sus principales aliados, debería haber explorado una solución diplomática a la cuestión de Ucrania. Pero la información de fuente abierta disponible sugiere que el presidente Biden y su equipo de política exterior de alto nivel han tomado pocas medidas efectivas para reducir la preocupación existencial de Rusia sobre la expansión de la OTAN a Ucrania, en lugar de haberla rechazado continuamente como una cuestión de principios, mientras que han instado a China bilateralmente entre bastidores para ayudar a evitar la invasión, a pesar de la profundización de la rivalidad hegemónica entre Estados Unidos y China.biden-putin

Conectando estos puntos, no es de extrañar que el presidente Putin interpretara que la invasión debía pasarse por alto antes de que Ucrania se convirtiera en un Estado miembro de la OTAN, más bien como una aquiescencia perifrástica para la invasión. En la época contemporánea, hay algunos precedentes notables en los que el Gobierno de Estados Unidos hizo declaraciones formales para poner a un país víctima fuera de la línea de defensa, lo que provocó que el país agresor se deshiciera de la sensación de vacilación, como la Guerra de Corea, la primera crisis de Taiwán y la invasión iraquí de Kuwait. (Es discutible si esas maniobras de Estados Unidos fueron intencionadas o inadvertidas y requieren un análisis detallado).

Por el contrario, la Administración Biden adoptó algunas medidas específicas que precipitarían la invasión de Rusia, bajo la condición de su tenaz línea política sobre la expansión de la OTAN a Ucrania y de un apoyo continuo a su Gobierno proestadounidense inclinado a la adhesión a la OTAN, junto con importantes transferencias de armas y el correspondiente entrenamiento militar. Más concretamente, sólo durante los tres o cuatro meses anteriores a la invasión, la Administración Biden realizó abiertamente importantes entregas de armas a Ucrania, incluyendo 180 misiles antitanque portátiles Javelin, así como muchos misiles antiaéreos portátiles Stinger que en su día acosaron a las fuerzas de invasión soviéticas en Afganistán (1979-1989) y que finalmente les obligaron a realizar una vergonzosa retirada de allí. El movimiento es reveladoramente significativo porque el entonces presidente Barack Obama rechazó de plano suministrar jabalinas a Ucrania debido a los elevados riesgos de provocación y escalada, que le imploró el entonces vicepresidente Biden, que se hizo cargo principalmente de los asuntos de Ucrania. Evidentemente, se atrevió a cometer los consabidos riesgos en la etapa previa a la crisis en la que todavía había un buen margen para la negociación diplomática, siempre y cuando estuviera dispuesto a poner sobre la mesa la cuestión de la expansión de la OTAN. (A pesar de las fuertes dosis de alabanza y censura, el inmediatamente anterior presidente Donald Trump seguramente habría intentado llegar a un gran acuerdo mediante reuniones en la cumbre y otras iniciativas personales directas con los presidentes Putin y Volodimir Zelenski).zelensky

Esto nos lleva a preguntarnos por qué tanto el Gobierno de Estados Unidos como el de Ucrania se adhirieron rígidamente a la línea política sobre la expansión de la OTAN a Ucrania en el momento en que existía un claro e inminente peligro de guerra.

3. La intransigencia institucionalizada de Ucrania hacia la adhesión a la OTAN

Después de la Revolución Naranja de 2014, Ucrania incorporó firmemente su política de adhesión a la OTAN en su sistema legal, haciendo que la línea política sea irreversible por encima de un cambio de gobierno. Esto marca un marcado alejamiento de los continuos cambios entre la orientación externa prorrusa y pro-occidental, endureciendo considerablemente el enfoque de Rusia hacia Ucrania que ya generó una causa remota de la actual invasión.guerra ucrania rusia

Más concretamente, en junio de 2017, Ucrania modificó sus leyes sobre seguridad nacional y política interior y exterior que promulgaron su compromiso jurídicamente vinculante para lograr su adhesión a la OTAN. En septiembre de 2018, la Asamblea Legislativa unicameral del país presentó un proyecto de ley de enmiendas constitucionales al tribunal constitucional, cuyo preámbulo confirma la identidad europea del pueblo ucraniano. El artículo 85 del proyecto de ley estipula facultar al Poder Legislativo para determinar los fundamentos de la política interior y exterior e implementar el curso estratégico del Estado para obtener la plena adhesión del país a la OTAN, así como a la UE. El artículo 102 estipula designar al presidente como garante de la aplicación del rumbo. El artículo 116 estipula que el Gabinete de Ministros debe garantizar la aplicación del rumbo. Lo más ofensivo desde la perspectiva rusa es la cláusula 14, sección 15, que permite arrendar las bases militares existentes para el estacionamiento temporal de formaciones militares extranjeras, en efecto, pensando en las fuerzas de la OTAN. En noviembre siguiente, el tribunal aprobó la enmienda.guerra-rusia-ucrania

Aparentemente, la apresurada institucionalización mencionada durante la presidencia de Poroshenko (7 de junio de 2014~20 de mayo de 2019) no evolucionó intrínsecamente fuera de la dinámica política interna ucraniana, en general dada la activa diplomacia pública estadounidense bajo los presidentes G.W. Bush y Obama que perseguía la ampliación democrática liberal, y en particular dadas las significativas maniobras de los círculos de inteligencia estadounidenses, tanto abiertas como encubiertas, que condujeron a la Revolución Naranja en el contexto de una serie de Revoluciones de Color. Es necesario comprobar si Joe Biden tuvo notables participaciones y, posiblemente, injerencias en la transformación de la política ucraniana.

4. Biden como tirador de cables

Biden realizó seis visitas oficiales a Ucrania durante su vicepresidencia, ya que se encargó de los asuntos ucranianos bajo la administración Obama. Estas visitas subrayaron el apoyo de Estados Unidos al país en el contexto de la ampliación democrática liberal, y destacaron su implicación personal en la prestación de dicho apoyo. Ya durante su primera visita de julio de 2009, Biden aseguró al gobierno ucraniano el apoyo de Estados Unidos a la candidatura de Ucrania a la OTAN, así como a su menor dependencia energética de Rusia. Reforzó su retórica de apoyo, de forma considerable y creciente, antes y después de la Revolución Naranja, hasta el punto de que los ucranianos esperaban en vano una intervención militar estadounidense en caso de agresión rusa.guerra ucrania-rusia

Los registros dan fe de los amplios contactos de Biden con los círculos políticos y empresariales de Ucrania. Estos contactos le llevaron a construir importantes redes interpersonales que le dieron oportunidades de maniobra política y, posteriormente, un importante poder e influencia sobre ellos, sobre todo porque la Administración Obama se comprometió a proporcionar al país importantes ayudas militares y económicas, así como a promover activamente la inversión de Occidente en el sector energético, bajo las condiciones de aplicación de reformas democráticas, judiciales y económicas. Esto implica la eliminación de la corrupción, de los oligarcas postsoviéticos, de otros legados soviéticos y, en general, de la influencia dominante de Rusia, de Ucrania.

De hecho, Biden ejerció su poder en la política ucraniana para sustituir al entonces fiscal general Shokin por su incapacidad para trabajar en la lucha contra la corrupción, colgando la suspensión del paquete financiero de Estados Unidos frente al Gobierno de Ucrania. Esto es muy controvertido porque Hunter Biden, un hijo del entonces vicepresidente, era fuertemente sospechoso de estar involucrado en un escándalo de corrupción relacionado con Burisma Holdings, la mayor empresa privada de extracción de petróleo y gas de Ucrania. El vicepresidente siempre llevaba al hijo con él en sus visitas oficiales a Ucrania, mientras que el hijo era miembro del consejo de administración de la empresa con un salario mensual de 50.000 dólares. Queda fuera del alcance de este análisis examinar si el caso constituye un simple escándalo entre adulto e hijo en el que se ve envuelto su padre o una gran conspiración padre-hijo para la corrupción.guerra rusia-ucrania

Obviamente, el presidente Biden ha sido protagonista de la política estadounidense hacia Ucrania, que ha llevado a este país a consolidar su política de adhesión a la OTAN mediante una enmienda constitucional, pero sin asumir los compromisos militares necesarios para la defensa de Ucrania. A pesar de su aparentemente sólido apoyo a Ucrania, el presidente Biden ha dejado en el altar al presidente ucraniano Zelenski en el momento crítico de la agresión rusa.

5. El papel de Biden a vista de pájaro: el declive hegemónico de Estados Unidos

Para entender la causa directa, es esencial comprender el papel de Biden en la dinámica macrohistórica de la política mundial, más que atribuirlo a su propia voluntad.

Durante dos décadas, Estados Unidos se ha enfrentado al rápido ascenso de China, lo que ha supuesto su relativo declive hegemónico, marcado por las conocidas declaraciones del presidente Obama de septiembre de 2013 de que Estados Unidos ya no era el policía del mundo. El declive se ha visto seriamente agravado por una sobrecarga imperial bajo la condición de las crecientes vulnerabilidades estructurales económicas resultantes de la globalización hiperdinámica.guerra-rusia-ucrania

Naturalmente, ha surgido una división profundamente arraigada entre las élites estadounidenses y la opinión pública, en relación con la continuidad o el abandono de la línea política hegemónica. Al establecimiento globalista le gusta continuar la línea que probablemente empeorará el vaciamiento industrial de Estados Unidos y la bipolarización socioeconómica. En particular, el nacimiento de la presidencia de Donald Trump (2017-2021) demuestra el surgimiento de contrafuerzas antiglobalistas en la política estadounidense que desafían la línea hegemónica hacia la multipolaridad en tándem con "América Primero".

Con este telón de fondo, la cuestión de Rusia ocupó un lugar prioritario en la agenda, al menos para los fines tácticos antiglobalistas, incluso en la fase previa de la campaña electoral presidencial de 2017, ya que el alineamiento diplomático con Rusia es esencial para utilizar al país como un importante contrapeso estratégico frente a China, o como un rival de primer orden en ciernes. Esto implica la necesidad de restar importancia al fuerte antagonismo estadounidense contra Rusia y hacer un trato con Rusia para formar un frente común contra China o, al menos, su neutralidad benévola con los EE.UU. Por otra parte, los globalistas persiguen mantener el antagonismo contra Rusia, mientras persiguen mantener el statu quo bajo la globalización, incluyendo la fuerte interdependencia con China.guerra-rusia-ucrania

No es de extrañar que los globalistas hayan inventado el llamado "Rusiagate" para haber impugnado en vano al presidente Trump. Tras enfrentarse a las intensas contraofensivas del sistema globalista, se vio obligado a destituir a su primer asesor de seguridad nacional, el general Michael Flynn, en la fase inicial del "Rusiagate", tras menos de un mes desde su nombramiento. Sumido en el escándalo fabricado, por lo tanto, el presidente apaciguó los ánimos nombrando al general Herbert McMaster y luego a John Bolton para el puesto, ambos continuando el enfoque antirruso de siempre, al tiempo que adoptaban un enfoque competitivo y luego de confrontación con China, lo que había hecho que la estrategia de Trump con respecto a este país fuera menos eficaz que de otra manera. Además, el primer secretario de Estado de la Administración Trump fue Rex Tillerson, que tenía amplios conocimientos sobre Rusia y contactos con líderes rusos gracias a su carrera de toda la vida en el sector energético, incluyendo un puesto de director general de la corporación Exxon Mobil. Podría haber sido fundamental para la política de Trump sobre Rusia, pero sólo fue sustituido por Michael Pompeo después de 13 meses porque Tillerson adoptó una fuerte posición política antirrusa.

Si el presidente Trump hubiera sido reelegido para el segundo mandato, habría adoptado al menos un enfoque parcialmente acomodaticio hacia Rusia de manera que permitiera la formación de un frente común contra China, con esfuerzos para abandonar la política hegemónica de larga duración hacia la multipolaridad. Esto implicaría, sin duda, llegar a un acuerdo con Rusia para mantener la estabilidad regional centrada en Ucrania, transformando el país en un Estado tapón, como un Estado neutral o un Estado finlandés. De este modo, habría sido posible establecer condiciones más favorables que las que se establecerían posiblemente por una catastrófica derrota de Ucrania en la actual guerra con Rusia.onu-consejo de seguridad

Evidentemente, la actual guerra entre Rusia y Ucrania ha sido consecuencia de la mala gestión globalista de la decadencia hegemónica de Estados Unidos, en la que el presidente Biden ha desempeñado continuamente un papel central durante más de una década, en el contexto geopolítico que limita el posible alcance de los resultados. No obstante, lo que ha desencadenado que el presidente Putin cometa el incalificable acto de agresión contra Ucrania sigue siendo un misterio para los años venideros como otras grandes guerras de la historia mundial. Por el momento, la repugnancia moral ante la agresión y la consiguiente calamidad humanitaria dificultan un análisis sosegado.

El Profesor Masahiro Matsumura es profesor de Política Internacional y Seguridad Nacional en la Facultad de Derecho de la Universidad de San Andrés (Momoyama Gakuin Daigaku). Es miembro del Consejo de IFIMES.

IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en el ECOSOC/ONU, Nueva York, desde 2018.