Opinión

Un califato en el Sahel

G5 Sahel

Hace dos años, cuando estaba en Dakar, asistí a un espectáculo de danza y poesía en el centro de arte, Espace Médina. Para llegar a este hermoso lugar, que atrae a la fauna más heterogénea, hay que pasar por la Casa del Corán y su espacio de oración.  

Los artistas rodeados por su público en ropas ligeras - en esta temporada muy calurosa - fueron recibidos por el imán de la Casa del Corán con una gran sonrisa en sus labios y saludaron uno por uno a todos los invitados. Mientras los artistas gritaban sus poesías y cantaban, los hombres de abajo rezaban.  

Esta escena por sí sola resume el islam que ha reinado durante siglos en Senegal y en el África subsahariana. Un islam de paz, de compartir, defendiendo los valores de la buena vecindad.  

Este islam parece amenazado hoy en día, por no decir en peligro.  

Porque si Senegal parece haberse salvado hasta ahora de los ataques terroristas y del rigorismo religioso, no es el caso de sus vecinos de África occidental. Los tristes acontecimientos que han sumido al continente en el luto este año nos llevan a creer esto. 

En un momento en que Daesh se está debilitando en el Oriente Medio, el yihadismo se está fortaleciendo en África y en movimiento.  

El Estado islámico de Siria ya no recluta como antes y, aunque su ideología se resiste, sus medios son cada vez más escasos. Sólo hay que prestar atención a los últimos ataques perpetrados en Europa y especialmente en Francia. El modus operandi ha cambiado, los atentados cometidos e incluso si son reclamados por Daesh, no son financiados ni programados por la organización terrorista.    

Pero mientras que la fuerza de ataque de Daesh ha disminuido en Irak y Siria, Boko Haram, Al-Qaeda Sahel y otros grupos afiliados a la yihad están ahora golpeando de frente al continente negro. 

Nigeria está cada vez más en el punto de mira. Las insoportables imágenes de los 110 agricultores muertos en los arrozales del norte son sorprendentes y desafiantes. Al atacar a los ciudadanos comunes, los atacantes quieren crear miedo y pánico.   

No sólo Nigeria está de luto. En Camerún, 275 personas fueron asesinadas en el norte del país por yihadistas en 2019. ¡Debe decirse que la falta de una política integral es deplorable en la región!  

Antes de recuperarse de los ataques nigerianos, Mali fue golpeado en varios flancos. La rama saheliana de Al-Qaeda atacó tres bases francesas y de las Naciones Unidas en el norte de Mali el lunes 30 de noviembre, donde siguen operando grupos yihadistas móviles.  

Los recientes ataques terroristas en Mali son también una respuesta a Francia. Como recordatorio, el Ejército francés, en el marco de la Operación Barkhane, mató al jefe de la rama saheliana de Al-Qaeda, Bah Ag Moussa, el 10 de noviembre.  

Dos meses antes, se negoció la liberación de la rehén francesa Sophie Pétronin pagando un rescate a los secuestradores y, en la negociación, unos 200 yihadistas fueron liberados en la selva.   

Esto no dejó de provocar la ira de Argel, que denunció "prácticas inaceptables, contrarias a las resoluciones de las Naciones Unidas que incriminan el pago de rescates a grupos terroristas y que obstaculizan los esfuerzos para combatir el terrorismo".  

Unas semanas más tarde, Mustapha Derrar, uno de los yihadistas más buscados por Argel, fue detenido en el oeste de Argelia en Tlemcen. "El criminal, que se había unido a los grupos terroristas en 2012, fue puesto en libertad a principios de octubre en Mali, tras unas negociaciones llevadas a cabo por partes extranjeras que desembocaron en un acuerdo", dijo el ministro de Defensa argelino. El presidente de Burkina Faso también expresó su preocupación sin rodeos: "A Burkina Faso le cuesta mucho dinero", dijo. En una entrevista con France 24, Roch Marc Christian Kaboré había dicho que "no estaba al corriente de las negociaciones, incluida la liberación del presunto autor intelectual del atentado yihadista de 2016 en Uagadugú [...] se trata de una negociación entre el Estado maliense y el campamento de toma de rehenes". Burkina, bajo tensión, está luchando por encontrar la paz en sus tierras altas.  En septiembre pasado, 29 personas fueron asesinadas y durante los últimos cinco años, el país ha vivido al ritmo de la violencia que ha dejado más de 570 muertos. ¿Está África en proceso de convertirse en el patio trasero de un califato islamista?

Estados Unidos, que proporciona una ayuda considerable al G5 del Sahel con un presupuesto de 45 millones de euros, optan por la retirada de sus tropas. "Si los estadounidenses se retiraran, sería una mala noticia para nosotros", dijo el presidente francés, que teme con razón no sólo un resurgimiento de los movimientos de población y las corrientes migratorias, sino también una nueva era de terrorismo.