Opinión

Un gran golpe de la resistencia de Irán a Jamenei

Irán

Jamenei, hace un mes en una elección falsa con el nombramiento de Ebrahim Raisí como su próximo presidente y dos semanas más tarde con el nombramiento del Mullah Mohseni Ejei como jefe del Poder Judicial, pensó que había unificado su régimen y por lo tanto es más estable.

Pero la semana pasada, la Organización Mojahedin Khalq de Irán, que es la única oposición organizada que supone una seria amenaza para derrocar el régimen religioso iraní, celebró una reunión internacional llamada ‘Free Iran’, que se celebró de forma virtual y en la que se conectaron más de 50.000 puntos de 105 países del mundo.

Esta extraordinaria reunión, a la que pudieron asistir juntos sus partidarios, demostró que esta organización sigue siendo una seria amenaza para el régimen de los mulás; Maryam Rajavi, presidenta electa del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán, se comprometió en su discurso en la conferencia a derrocar la dictadura gobernante de Irán y sustituirla por una república libre basada en la separación de la religión y el Estado, comprometida con la libertad y la igualdad de todos los iraníes, así como con un Irán libre de armas nucleares.

En este encuentro, que se celebró durante tres días, del 10 al 12 de julio, participaron importantes personalidades de diferentes países que hablaron en apoyo de la resistencia del pueblo iraní. Entre ellos se encontraban Mike Pompeo, el secretario de Estado de los Estados Unidos bajo el mandato de Donald Trump, el Sr. Jans Jansa, el actual primer ministro de Eslovenia, más de 30 senadores y miembros actuales del Congreso de los Estados Unidos, entre ellos el senador Menéndez, el senador Ted Cruz, Kevin McCarthy, el líder republicano en el Congreso, Dona Brazile, la exlíder del Partido Demócrata, decenas de senadores y excongresistas como el senador Joseph Lieberman y el senador Robert Torricelli, el alcalde de Nueva York Rudy Giuliani, en el momento de los atentados del 11-S; John Bolton, exembajador de EEUU ante las Naciones Unidas y asesor de seguridad nacional; el ex primer ministro canadiense Stephen Harper, el ex primer ministro italiano Matteo Renzi, el ex primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt, el ex primer ministro irlandés Enda Kenny, el ex primer ministro belga Guy Verhofstadt, el ex primer ministro de Rumanía Petre Roman, y muchos exministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de Francia, Italia, Gran Bretaña, Polonia, etc., y muchas otras personalidades que condenaron en sus discursos el régimen de Jamenei y, en particular, la masacre de 30.000 presos políticos en 1988 por parte de Ebrahim Raisí, que en ese momento era fiscal de Teherán y miembro del equipo de la muerte; así, expresaron su apoyo a la resistencia iraní dirigida por Maryam Rajavi.

"El pueblo iraní ve a la corrupta teocracia gobernante como su verdadero enemigo y la primera y más importante causa de la crisis económica", dijo Pompeo. "Debemos seguir apoyando al pueblo iraní y, en primer lugar, apoyar el juicio de Ebrahim Raisí por crímenes contra la humanidad porque están luchando por un Irán libre y democrático de cualquier manera".

Las declaraciones de Mike Pompeo enfurecieron al régimen iraní, y el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Saeed Khatibzadeh, se dirigió a Pompeo con obscenidades e insultos.

El primer ministro esloveno, Jans Jansha, también dijo: "Durante 33 años el mundo ha olvidado a los 30.000 presos políticos masacrados en 1988. Esto debe cambiar. Especialmente desde que la persona que ha sido acusada por Amnistía Internacional de crímenes contra la humanidad se ha convertido en el presidente de Irán".

A raíz de esta postura del primer ministro esloveno, el Ministerio de Asuntos Exteriores del régimen iraní convocó al embajador esloveno en Teherán para que acudiera al Ministerio de Asuntos Exteriores, enfadado, y expresara su protesta oficial por esta postura. Sin embargo, más tarde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Eslovenia también convocó al embajador iraní en Liubliana y anunció que su política es la de respetar los derechos humanos y condenar cualquier violación de estos por parte de cualquier país.

"Es una vergüenza para cualquier gobierno del mundo sentarse e intentar negociar sobre cualquier tema con el Gobierno encabezado por Ebrahim Raisí", dijo el ex primer ministro canadiense Stephen Harper en un discurso de condena a Raisí.

El Sr. John Berko también hizo hincapié en el establecimiento de un Gobierno libre y democrático en Irán que no tenga ninguna relación con la antigua monarquía y el régimen actual.

En este encuentro, a pesar del estricto control del régimen iraní sobre internet y de la creación de una atmósfera de represión y asfixia en el interior de Irán, se emitieron desde el interior de Irán mensajes de 1.000 unidades de la resistencia muyahidín, que anunciaban su preparación para la batalla final con los mulás.

Este mensaje, sobre todo, atemoriza a los guardias revolucionarios (Pasdaran), responsables de la represión del pueblo, porque saben que estos mensajes muestran al pueblo iraní que hay una resistencia organizada en Irán que está lista para entrar a la primera oportunidad, y con la ayuda del pueblo tomar el control de las ciudades en poco tiempo (como lo que ocurrió en noviembre de 2019).

Por supuesto, esta vez, a diferencia de 2019, Jamenei no podrá reprimir fácilmente el levantamiento, y esta vez es más probable que el levantamiento acabe derrocando su régimen.

Cyrus Yaqubi es un analista de investigación y comentarista de asuntos exteriores iraníes que investiga los problemas sociales y la economía de los países de Oriente Medio en general y de Irán en particular.