Opinión

Va a ser salvaje. Aferrarse al oro físico

Degussa Oro

Vivimos en un mundo de muchos y complejos desafíos. El coronavirus y las reacciones políticas para combatirlo probablemente tendrán un impacto duradero en el sistema económico y financiero mundial.

Ciertamente no es demasiado descabellado decir que el sistema de libre mercado (o lo poco que queda de él) está en peligro. El globalismo político, la poderosa fuerza ideológica que impulsa a muchos gobiernos de todo el mundo, ha ido ganando terreno, especialmente con el apoyo del activismo sobre el calentamiento global y, más recientemente, la pandemia del coronavirus. Favorece la intervención del gobierno sobre las fuerzas del libre mercado.

Con este telón de fondo, resulta evidente por qué el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos (que, me gustaría señalar aquí, aún no se ha decidido) es de especial importancia para los inversores, ya que el futuro curso económico y político de los Estados Unidos es fundamental para lo que sucederá en todo el mundo.

El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, puede verse tratando de frenar la marea invasora del Globalismo Político, tal vez mejor expresado en esta cita de un discurso que pronunció en 2017: "No existe tal cosa como un himno global, una moneda o una bandera globales". Explica, por ejemplo, la creciente controversia entre EEUU y China en los últimos años.

Buena parte del mundo espera que Joe Biden se convierta en el 46º presidente de EEUU, como se dice en los medios de comunicación. No hace falta mucho para prever la reacción de la izquierda si las acusaciones del presidente Trump sobre el fraude electoral generalizado se demuestran como ciertas y lo mantienen en la Casa Blanca durante otros cuatro años. ¡Sería un viaje salvaje, seguro!

Una Presidencia democrática de Estados Unidos bajo Joe Biden, en cambio, puede esperarse que se ponga del lado del amplio conjunto de creencias del campo político globalista, especialmente si y cuando la izquierda más radical dentro del Partido Demócrata se vuelva más poderosa. Se fomentarían las políticas anti-mercado libre en todo el mundo.

No cabe duda de que existe una gran incertidumbre sobre el curso futuro de los acontecimientos económicos y financieros del mundo. Sin embargo, parece que el inversor inteligente tiene bastantes motivos para esperar que los tipos de interés se mantengan muy bajos en un futuro previsible, simplemente porque el endeudamiento general se ha vuelto demasiado alto.

Es poco probable que los bancos centrales retiren su apoyo a las economías y los mercados financieros en particular. En especial, es probable que continúe la inyección de cantidades cada vez mayores de dinero recién creado. Los bancos centrales se han convertido en la principal fuente de financiación de los gobiernos y las instituciones bancarias.

Por supuesto, los anuncios de que en un futuro no muy lejano se dispondrá de una vacuna contra el SARS-CoV-2 permiten albergar la esperanza de que los efectos económicamente devastadores derivados de los cierres dictados por la política puedan llegar a su fin. Esto podría, en efecto, mejorar las perspectivas de producción económica y empleo en todo el mundo.

Sin embargo, ni siquiera un escenario de este tipo significaría necesariamente que los bancos centrales pondrían fin a sus políticas monetarias excesivamente expansivas porque todo el sistema económico en lo que respecta al consumo y la inversión ha pasado a depender de unos tipos de interés artificialmente suprimidos y de la continua impresión de dinero.

En estas condiciones, parece muy probable que el poder adquisitivo de prácticamente todas las monedas oficiales -ya sea el dólar estadounidense, el euro, la libra esterlina o el franco suizo- se vea sometido a presión. Es en este contexto en el que aumenta el atractivo relativo de la tenencia de oro desde el punto de vista de un inversor.

El poder adquisitivo del oro no puede ser degradado por los bancos centrales que dirigen las imprentas. Aparte de los depósitos bancarios y la deuda a corto plazo, el oro no conlleva un riesgo de incumplimiento de crédito. El oro proporciona una cobertura contra la posible caída del sistema de papel moneda sin respaldo, que, aunque no esté a la vuelta de la esquina, es un evento que conlleva una probabilidad superior a cero.

En este entorno, estimamos (con mucha precaución, por supuesto) que el precio del oro puede llegar a un nivel de alrededor de 2.500 dólares EEUU por onza a mediados de 2021 (con una banda superior de alrededor de 2.780 dólares EEUU por onza y una banda inferior de alrededor de 2.310 dólares EEUU por onza). A los precios actuales, nuestra estimación implica un potencial alcista de alrededor del 30%.

Thorsten Polleit. Economista jefe de Degussa