¿Continuará acelerándose la “segunda ola” de fusiones y adquisiciones en la banca del Consejo de Cooperación del Golfo?

La caída del precio del petróleo en 2014 provocó una primera ola de fusiones y adquisiciones en la banca del CCG
AFP/KARIM SAHIB - Bolsa de Dubái

AFP/KARIM SAHIB  -   Bolsa de Dubái

Más de un año después del inicio inicial de la pandemia de coronavirus, el sector bancario del Golfo está experimentando un aumento en las fusiones y adquisiciones (M&A), ya que los prestamistas continúan lidiando con las consecuencias económicas.

De hecho, en mayo del año pasado, OBG anticipó que la pandemia de la COVID-19, combinada con la caída asociada de los precios del petróleo, aceleraría una tendencia hacia las fusiones y adquisiciones entre los bancos del Golfo, y la mayoría de las instituciones esperaban una rentabilidad limitada a pesar de tener un buen desempeño en los indicadores de riesgo.

Un informe publicado por S&P Global Ratings en marzo señaló que los efectos adversos a largo plazo del shock de 2020 probablemente se sientan con especial intensidad en los Emiratos Árabes Unidos, Omán y Bahréin, y menos en Arabia Saudí y Qatar, y que una segunda ola de las fusiones y adquisiciones podrían extenderse más a lo largo de la región a medida que el impacto total del entorno económico moderado se vuelva más visible.

REUTERS/AHMED YOSRI - Un hombre saca dinero de un cajero automático del Banco Comercial Nacional Saudí
REUTERS/AHMED YOSRI - Un hombre saca dinero de un cajero automático del Banco Comercial Nacional Saudí

La llamada segunda ola sigue a una racha anterior de fusiones y adquisiciones en la región, que se ve más prominentemente en los Emiratos Árabes Unidos, provocada por la caída del precio del petróleo en 2014.

Una alianza particularmente emblemática se produjo en 2019 con la fusión más grande de la región MENA hasta la fecha, entre Abu Dhabi Commercial Bank, Union National Bank y la institución financiera islámica con sede en Abu Dhabi Al Hilal Bank. La entidad fusionada se convirtió en el tercer banco más grande de los EAU, con un estimado de 114.400 millones de dólares en activos.

Muchos analistas esperaban que el sector bancario del Golfo también respondiera a la pandemia de coronavirus con una mayor actividad de fusiones y adquisiciones, ya que las instituciones buscan fortalecer su resistencia frente a crisis futuras.

Arabia Saudí lidera el camino

Si bien una gran parte de la acción se ha centrado en los Emiratos Árabes Unidos, después de dos décadas sin fusiones bancarias, Arabia Saudí también ha visto dos desarrollos importantes en los últimos tiempos.

En 2018 se anunció que Saudi British Bank y Alawwal Bank se fusionarían. Este movimiento finalmente se concretó en marzo de este año, creando el tercer banco más grande de Arabia Saudí.

Aún más significativo ha sido el surgimiento del Saudi National Bank (SNB), que inició sus operaciones formalmente el 1 de abril, convirtiéndose en la institución financiera más grande del Reino y un actor regional importante.

PHOTO/REUTERS - Vista general del Banco Sabb en Riad (Arabia Saudí)
PHOTO/REUTERS - Vista general del Banco Sabb en Riad (Arabia Saudí)

La entidad se formó a partir de la fusión de dos instituciones líderes, después de que el año pasado el Banco Comercial Nacional se combinara con el Grupo Financiero Samba en un acuerdo de 15.000 millones de dólares.
Con más de 239.000 millones de dólares en activos totales y 34.000 millones en capital accionario, la nueva entidad cuenta con fuertes reservas de liquidez y capital. En su primer trimestre de ganancias, registró una utilidad neta de 909 millones de dólares.

El SNB cuenta con planes estratégicos expansivos: según la agencia de calificación global S&P, “cambiará drásticamente el panorama de los préstamos corporativos” tanto en el Reino como en la región en general. La nueva entidad financiará el desarrollo económico y apoyará la Visión 2030, además de expandir y profundizar el comercio y los flujos de capital entre Arabia Saudí y el resto del mundo.

Otro enfoque importante de SNB será fomentar el cambio hacia la banca digital que ha sido acelerado por la COVID-19, que ofrece una gama de servicios y productos digitales a personas, pequeñas y medianas empresas y corporaciones por igual.

PHOTO/REUTERS - Pantalla de información sobre las acciones en la Bolsa de Valores de Qatar en Doha, Qatar
PHOTO/REUTERS - Pantalla de información sobre las acciones en la Bolsa de Valores de Qatar en Doha, Qatar
Qatar ve un empate significativo

Qatar también experimentó una actividad significativa en términos de fusiones y adquisiciones inmediatamente después de la propagación de la COVID-19 en la región.

Masraf al-Rayan anunció una posible fusión con Al-Khaliji Commercial Bank el 30 de junio del año pasado, un anuncio que hizo que las acciones de Al-Khaliji se dispararan.

El 7 de enero de este año, la Autoridad de Mercados Financieros de Qatar confirmó que había aprobado la alianza, creando el segundo prestamista más grande de Qatar, incluso si todavía es seis veces más pequeño que el Banco Nacional de Qatar, y uno de los grupos más grandes que cumplen con la Sharía de la región.

De manera similar al caso del SNB, la nueva entidad se encuentra en una posición financiera sólida con una liquidez sólida y se espera que ayude a impulsar la Visión Nacional de Qatar 2030.

PHOTO/REUTERS  -   Sucursal de Bahrein Credit, una empresa financiera de Bahréin
PHOTO/REUTERS  -   Sucursal de Bahrein Credit, una empresa financiera de Bahréin
El futuro de las fusiones y adquisiciones en la banca del Golfo

Con la pandemia de COVID-19 gradualmente bajo control en todo el mundo, ¿continuará esta segunda ola de fusiones y adquisiciones?

El informe de S&P publicado en marzo argumentó que 2020 había visto a los bancos de la región lidiar con un "triple choque" a la rentabilidad, derivado de "un menor crecimiento crediticio, tasas de interés más bajas durante más tiempo y un mayor costo de riesgo".

Aunque la situación parece estar mejorando en la segunda mitad de 2021, los efectos residuales de este triple choque probablemente empujarán a muchos bancos a mejorar su resiliencia mediante la consolidación con otras entidades. El informe también argumentó que la segunda ola en curso también podría estimular un aumento de las fusiones y adquisiciones transfronterizas, aunque señaló que esto "requeriría medidas más agresivas por parte de la administración que las vistas anteriormente".

PHOTO/AFP - Edificio de la Bolsa de Valores de Qatar
PHOTO/AFP - Edificio de la Bolsa de Valores de Qatar
Otro factor es la proliferación de bancos en la región

De hecho, un informe publicado por Moody's el año pasado señaló que el impulso hacia la consolidación se sintió particularmente en los bancos más pequeños, que corren el riesgo de ser “desplazados” por sus pares más grandes.

De manera similar, en marzo, un informe publicado por la consultora Alvarez & Marsal dijo que el sector bancario de los EAU iba a ver una mayor cantidad de actividad de fusiones y adquisiciones.

Durante mucho tiempo se ha considerado que los Emiratos Árabes Unidos están excesivamente bancarizados; En la actualidad, hay 21 bancos locales y 27 bancos extranjeros que atienden a una población de menos de 10 millones de personas.

Si bien varios factores contribuyen de alguna manera a explicar la profusión de bancos en los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, el hecho de que se compone de siete emiratos distintos, esta cifra sugiere que hay margen para una reducción de las filas.

Por otra parte, la adquisición prevista del Ahli United Bank de Bahréin, su institución financiera más grande, por Kuwait Finance House, se pospuso debido a la pandemia, y hasta ahora no se ha anunciado un cronograma para su continuación. Si esta M&A se lleva a cabo según lo planeado, crearía el sexto banco más grande del CCG, con más de 100.000 millones de dólares en activos.

También es significativo que esta unión transformaría al banco más grande de Bahréin en una institución compatible con la Sharía, en una señal de crecimiento continuo del segmento.