¿Es posible estimular la desradicalización de terroristas yihadistas?

“No es posible proporcionar una fórmula simple sobre cómo hacer que los terroristas se retiren del activismo violento y/o desarrollar y ejecutar un programa de desradicalización, aplicable a cualquier grupo terrorista en el mundo”
Atalayar_Terrorismo

 -  

El terrorismo yihadista pone a prueba a las sociedades occidentales una vez más, en este caso en lo relativo a la resocialización de aquellos que se unieron a él y que formaron parte de las filas de algún tipo de organización afín a esta ideología. ¿Por qué supone un reto? Si analizamos las bases del “viejo” terrorismo, como el caso de ETA o el IRA guiados por fines meramente políticos, las tácticas empleadas para la desradicalización o el abandono de la violencia de sus seguidores, suponía un reto más objetivo que en el caso del yihadismo, donde la contra narrativa debe hacer frente a un pensamiento que va mucho más allá que el mero deseo de cambio político, se enfrenta a una connotación divina.

Son diferentes, variados e innumerables los factores que llevan a un individuo a involucrarse en el yihadismo, por ello es esencial conocerlos y contratacarlos a nivel preventivo antes de su radicalización y a nivel reconstructivo, una vez el individuo ya está inmerso en ello y queremos frenarlo y cesarlo. 

Surgen dudas además sobre su tratamiento penitenciario, poniendo la dispersión de los presos, al igual que ocurrió con los presos de ETA y la problemática Doctrina Parot, en tela de juicio. ¿Es preferible reagrupar a los presos por terrorismo yihadista y así evitar la expansión de su ideario por el resto de reclusos, o es mejor su dispersión? Además de la incertidumbre que desprende la puesta en libertad de estos sujetos, ¿cómo se puede evaluar y asegurar que el individuo ha abandonado realmente el pensamiento yihadista? En el caso de los exmiembros de ETA, como se observa en el libro de Fernando Reinares, ‘Patriotas de la muerte’, el abandono y cese en la banda no supone arrepentimiento ni cambio de opinión sobre la ideología que les incitó en su participación. Estos son varios de los problemas que presume el trato con elementos subjetivos que afectan y son concebidos de manera diferente en base al individuo y a su situación personal y social específica.

Atalayar_Terrorismo Radicalización violenta, desradicalización y desvinculación yihadista

La inmersión de un individuo en un proceso de radicalización puede o no derivar en la final inclusión o participación del mismo en actividades terroristas, además de ser un proceso reversible, entendiendo por desradicalización “la inversión de los procesos cognitivos de la radicalización con el objetivo de conseguir la disociación de las ideologías extremistas”1 Por otro lado, encontramos la desvinculación, no estando obligatoriamente ligada a la desradicalización2, entendida como “renunciar al comportamiento violento o terrorista mientras se mantienen ciertas creencias ideológicas.”3

Como se ha podido observar, en el proceso de radicalización influyen diversos factores y argumentaciones para su apoyo, además del perfil de cada individuo; de igual forma ocurre en el proceso antagónico, el de la desradicalización. Por ende, tal y como concluyeron Bjørgo y Horgan, “no es posible proporcionar una fórmula simple sobre cómo hacer que los terroristas se retiren del activismo violento y/o desarrollar y ejecutar un programa de desradicalización, aplicable a cualquier grupo terrorista en el mundo”.4

El conocimiento de los factores de riesgo estático (aquellos elementos invariables del individuo, como por ejemplo: la nacionalidad o los antecedentes penales) y dinámico (aquellas características que pueden modificarse a través de la intervención psico-socioeducativa), que han impulsado al individuo a su radicalización, a su inclusión en una organización terrorista o su mero compromiso con la misma y sus integrantes, es esencial para poder desarrollar un plan de actuación que los contrarreste y los anule, contribuyendo al abandono del individuo del grupo, de la violencia, de la ideología yihadista, y finalmente sirva de guía hacia su socialización y reinserción social5.

Atalayar_Terrorismo Teniendo en cuenta experiencias pasadas en procesos de radicalización y habiendo estudiado el caso yihadista, podemos obtener una serie de parámetros y principios a tener en cuenta para que la desvinculación y la desradicalización sea efectiva:

En un primer lugar, el programa debe generar confianza, respeto, compromiso, credibilidad y autenticidad; el segundo punto a tener en cuenta y ya más centrado en cada individuo, es la realización de un estudio biográfico además de su participación voluntaria en el programa6. Al tratarse, como ya se ha mencionado, de una radicalización guiada por elementos espirituales y completamente subjetivos e irracionales, es necesario que el tratamiento vaya enfocado al aprendizaje emocional y social, en vez de focalizarse, como en el caso se daría en las ideologías extremistas de corte político, en aspectos cognitivos. “Los argumentos tienden a polarizarse mientras que los enfoques narrativos como una expresión de experiencias personales tienen un efecto más unificador”7. En los casos de radicalización yihadista, y por consiguiente en su desradicalización, es importante estructurar el programa en base al sexo del sujeto, ya que dependiendo de ello, el programa deberá variar8.

Uno de los puntos aconsejables a llevar a cabo, es el aprendizaje grupal, promoviendo el desarrollo emocional del individuo en un ambiente social. Factor importante con miras a su resocialización, y no menos importante, los discursos políticos o la difusión de los medios de comunicación de temas influyentes en este ámbito.

La función que tienen los imanes y demás académicos musulmanes apuntan que los reclusos radicalizados buscan respuestas sobre sus creencias religiosas y su comportamiento esperado. "¿Es obligatoria la emigración (hidschra) a un país musulmán o el califato?", "¿Los musulmanes que no rezan merecen ser asesinados? ¿Deberíamos matarlos?","¿Fue conquistado el califato porque no era lo suficientemente estricto?"9. Para responder estas cuestiones es necesaria una enseñanza islámica que estimule la identidad musulmana positiva e inmune a los intentos proselitistas de los yihadistas10.

Sin embargo, como ya se ha mencionado anteriormente, es imprescindible abordar los factores sociales, tratando los sentimientos de discriminación, injusticia social y crisis de identidad que prevalecen entre los internos, especialmente entre los migrantes de segunda y tercera generación; denominándolo "profilaxis para la ira11. Este asesoramiento espiritual o la capellanía musulmana debe abordar dimensiones tales como cuestiones de identidad, educación islámica general, educación política global, y asesoramiento individual.

Atalayar_Terrorismo “Sin embargo, el asesoramiento espiritual no sustituye a los programas de desvinculación, ya que solo llega a quienes lo buscan. Más bien, los programas de asesoramiento espiritual y desvinculación deberían trabajar en conjunto, especialmente con respecto a los requisitos del personal y la composición del equipo”12.

Estrategia Nacional contra el Terrorismo de 2019

La Estrategia Nacional contra el Terrorismo de 2019, instaura las líneas de actuación que se deben desarrollar en la lucha contra el terrorismo partiendo de los cuatro pilares esenciales: Prevenir, proteger, perseguir y preparar la respuesta13.

Los tratamientos de desradicalización deben plantearse y diseñarse en base a las características de cada individuo, es decir, son tratamientos individuales, detectando cuales son los factores pull y los factores push, que han influenciado al sujeto en cuestión14.

Por un lado, plantea los modelos de respuesta a riesgos y necesidades, que basan su línea de actuación en el principio de riesgo, estableciendo un nivel de tratamiento en base a la peligrosidad del sujeto, adaptándose progresivamente a los cambios en ese nivel de peligrosidad; Por otro lado el modelo VERA-2 (Violent Extremist Risk Assessment), creado con la finalidad de evaluar riesgos asociados al radicalismo violento, haciendo uso de otros medidores como el HCR-20 (Historical Clinical Risk Management-20) o el protocolo SAVRY (Structured Assessment of Violence Risk in Youth)15. Esta herramienta detalla 25 posibles factores de riesgo, congregados en cuatro grupos: creencias y actitudes, factores de riesgo contextuales, factores de riesgo histórico y factores de protección16. Además, una nueva versión, el VERA-2R, extiende el listado hasta 34, incluyendo indicadores dinámicos, es decir, un modelo que está abierto al cambio del sujeto durante el proceso desradicalizador17.

Amanda Pérez Gómez / Criminóloga especializada en terrorismo internacional

BIBLIOGRAFÍA Y NOTAS A PIE DE PÁGINA:
  1. Altier, T. H. (2014). Turning away from terrorism: lessons from psychology, sociology, and criminology.
  2. Íbidem.
  3. Glaser, M., Greuel, F., Herding, D., Hohnstein, S., & Langner, J. (2017). Young and radical. Political violence during adolescence. (D. Jugendinstitut, Ed.) Munich. Pág. 12-17.
  4. Bjørgo, T. y. (2009). Leaving terrorism behind: Individual and collective. Routledge, 245-255.
  5. Unity Initiative. (s.f.). Unity Initiative. Obtenido de Unity Initiative: https://www.theunityinitiative.com
  6. Active Change Foundation. (s.f.). Active Change Foundation. Obtenido de Active Change Foundation: https://www.activechangefoundation.org
  7. MSB Medical School Berlin. (s.f.). DENK ZEIT. Obtenido de DENK ZEIT: https://www.denkzeit.info/trainingsprogramme/
  8. Women Without Border. (s.f.). Women Without Border. Obtenido de Women Without Border: http://www.women-withoutborders.org/
  9. MATES (Multi Agency Training Exit Strategies for radicalized youth. (2018). Estrategias de salida. Formas de salir de la Radicalización. Estrategia Europea, Directorate-general migration and home affairs. Págs. 10-12.
  10. Íbidem. Pág. 38.
  11. Íbidem. Pág. 38.
  12. Meyer, H. (2017). Gefängnisse als Orte der Radikalisierung – und der Prävention? Jana Kärge.
  13. Membrives, M. T. (2019). ¿Cómo se puede estimular la desradicalización de los terroristas yihadistas? Instituto Español de Estudios Estratégicos (ieee). Pág. 5.
  14. Íbidem. Pág. 11-12.
  15. Echaniz, R. (2019). VERA-2R: aproximación a la evaluación de riesgos asociados a la radicalización. OIET: Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo.
  16. Membrives, M. T. (2019). ¿Cómo se puede estimular la desradicalización de los terroristas yihadistas? Instituto Español de Estudios Estratégicos (ieee). Pág. 9-10.
  17. Echaniz, R. (2019). VERA-2R: aproximación a la evaluación de riesgos asociados a la radicalización. OIET: Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo.