PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Está la COVID-19 impulsando el auge del dinero digital?

Con el aumento de las compras y transacciones digitales durante la pandemia, cada vez más alejadas del dinero en efectivo, tanto los bancos centrales como las instituciones privadas de todo el mundo siguen explorando el potencial de la moneda digital
Bitcoins

PHOTO/DADO RUVIC  -   Bitcoins

Tras el brote de la COVID-19, muchos gobiernos y ciudadanos consideraron que los pagos digitales eran una forma eficaz de realizar transacciones al tiempo que se reducía el riesgo de propagación del virus. 

En Kenya, por ejemplo, el banco central eximió del pago de tasas en las operaciones realizadas a través de la banca móvil, mientras que el gobierno de Myanmar trató de hacer llegar, en la medida de lo posible, pagos únicos a los ciudadanos más vulnerables a través de plataformas digitales locales como Wave Money y OnePay. 

Al mismo tiempo, muchas plataformas privadas de comercio electrónico y de entrega a domicilio experimentaron un fuerte incremento, ya que la pandemia obligó a las empresas a mejorar sus ofertas on-line.

Los bancos centrales apuestan por lo digital

Como resultado de este cambio en las preferencias de pago, las autoridades monetarias de todo el mundo están considerando cada vez más el uso de la moneda digital del banco central (CBDC) como una forma alternativa de efectuar transacciones en un mundo cada vez más digitalizado. 

A diferencia de las cripto-monedas, las CBDC no son un nuevo tipo de moneda, sino más bien una forma digital de moneda fuerte que es respaldada y emitida por el banco central. 

Un usuario de Bitcoin
PHOTO/AFP-Un usuario de Bitcoin

Si bien se han hecho progresos en las CBDC en los últimos años, éstas recibieron una atención significativa en 2019 tras el anuncio de que Facebook planeaba lanzar su propia moneda digital, Libra. En 2020, la COVID-19 parece haber dado a los encargados de la formulación de políticas un impulso renovado para proseguir la investigación y el desarrollo de las CBDC. 

A mediados de octubre, el Banco Central de China emitió 10 millones de RMB (1,5 millones de dólares) de moneda digital a 50.000 personas de la región de Shenzhen a través de la lotería. 

El proyecto piloto, que permitió a quienes recibieron la moneda descargarla y gastarla en unas 3.000 tiendas, es el último paso en los planes de China para desarrollar su nuevo proyecto de Pago Electrónico en Moneda Digital, que el banco central espera lanzar antes de finales de año. Esto lo convertiría en el primer proyecto de este tipo en el mundo.

El país ha emergido como líder en la moneda digital y el espacio de pago digital más amplio, con alrededor del 80% de todos los pagos - un total de 49trn$ - realizados a través de plataformas móviles el año pasado. 

 El movimiento de las CBDC no es exclusivo de China. En enero, una encuesta del Banco de Pagos Internacionales (BPI), la organización de bancos centrales con sede en Suiza, reveló que el 80% de los 66 bancos encuestados estaban realizando algún tipo de trabajo relacionado con las CBDC en 2019 - un aumento con respecto al 70% del año anterior - mientras que el 50% había progresado en experiencias o proyectos piloto.

Moneda virtual Bitcoin
PHOTO/AFP-Moneda virtual Bitcoin

Otra muestra de la creciente atención que se presta al tema es que el BPI, junto con los bancos centrales de Canadá, Inglaterra, la UE, Japón, Suecia, Suiza y los Estados Unidos, publicó en octubre su primer informe sobre las CBDC. 

 En los últimos meses el Banco Central Europeo ha dicho que la UE debería prepararse para el lanzamiento de un euro digital para complementar los pagos en efectivo, mientras que, en octubre, Timothy Lane, el vicegobernador del Banco de Canadá, dijo que el país debería actuar más rápido para desarrollar una moneda digital como resultado de la COVID-19. 

Criptomonedas en los mercados emergentes 

El desarrollo de la moneda digital de los bancos no centrales, como las cripto-monedas, también ha continuado. 

 A diferencia de las CBDC, las cripto-monedas están descentralizadas, y su valor está determinado por el mercado y no se ve influido por mecanismos como la política monetaria o la balanza comercial. 

 Así como el aumento de los pagos digitales inducido por la COVID-19 impulsó a los bancos centrales a estudiar más a fondo sus ofertas digitales, también ha suscitado el interés y la demanda de opciones de pago digitales como las cripto-monedas.

Si bien el valor del Bitcoin, la cripto-moneda más conocida, cayó en un 50% al inicio de la pandemia a mediados de marzo, desde entonces se ha recuperado hasta alcanzar un valor de unos 11.900 dólares en octubre, por encima de su punto de referencia prepandémico de 10.000 dólares. 

 Ha habido un notable aumento de la demanda de cripto-moneda en los mercados emergentes. 

 En octubre, la empresa BRD, con sede en Suiza, anunció que había superado los 6 millones de usuarios en todo el mundo, gracias a un fuerte crecimiento en la India y América Latina. Establecida en 2015, la cartera ha crecido hasta alcanzar unos 550.000 usuarios activos en julio, y desde entonces ha añadido casi un millón de nuevos usuarios cada dos meses. 

 Mientras tanto, según los datos de la empresa de investigación de cadenas de bloqueo estadounidense Chainalysis, el valor de las transferencias mensuales en criptodólares hacia y desde África, que ascienden a menos de 10.000 dólares, aumentó en un 55% en los 12 meses anteriores a junio, y el número de transferencias aumentó de manera similar en la mitad. 

Criptomonedas
PHOTO/AFP-Criptomonedas

 Para muchos en los mercados emergentes, las cripto-monedas se están convirtiendo en un instrumento clave para mitigar el riesgo de cambio de divisas cuando la moneda local ha perdido un valor significativo frente al dólar de los Estados Unidos.

Además, algunos han argumentado que, debido al uso generalizado de métodos de pago alternativos, como el dinero móvil en países como Kenya, los usuarios de África conocen relativamente bien las monedas digitales y, por lo tanto, pueden estar más dispuestos a utilizar métodos de pago no tradicionales. 

 Oportunidades y preocupaciones 

Si bien existen importantes oportunidades en el desarrollo de la moneda digital, también hay preocupación por la seguridad de esos sistemas de pago. 

En un informe de octubre, el FMI señaló que, sin las debidas garantías, el desarrollo de los CBDC podría erosionar la influencia de los bancos centrales, debilitando el impacto de la política monetaria y posiblemente provocando una mayor inestabilidad de la moneda. 

 El fondo también advirtió que si no se regulan adecuadamente las CBDC y las cripto-monedas se podría producir un aumento de la financiación ilícita y dificultar que las autoridades locales apliquen controles de los flujos de capital. 

 Haciéndose eco de este tono cauteloso, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, dijo en un acto del FMI que, si bien el desarrollo de las CBDC podría fortalecer el sistema mundial de pagos, era "más importante hacerlo bien que ser el primero" en el desarrollo de nuevas plataformas.

 

 

Contenido relacionado