¿Logrará el nuevo Gobierno provisional sacar a Libia de una larga crisis?

Los libios celebraron el décimo aniversario de la revolución que derrocó a Gadafi y en la década transcurrida desde el violento cambio de poder Libia no ha sido capaz de lograr el resultado buscado
Celebraciones que conmemoran el décimo aniversario de la revolución de 2011 en Trípoli, Libia 17 de febrero de 2021

AFP/MAHMUD TURKIA  -   Celebraciones que conmemoran el décimo aniversario de la revolución de 2011 en Trípoli, Libia 17 de febrero de 2021

La semana pasada, el 17 de febrero, los libios celebraron el décimo aniversario de la revolución que derrocó al que había sido su líder durante mucho tiempo, el coronel Muamar el Gadafi. En la década transcurrida desde el violento cambio de poder, Libia no ha sido capaz de lograr el resultado deseado. En lugar de ello, el país se ha visto sumido en guerras interminables y en la agitación económica, cuyas consecuencias han seguido asolando a Libia hasta hace poco.

En junio de 2020, después de que el Ejército Nacional Libio (LNA), dirigido por el mariscal Jalifa Haftar, y las fuerzas leales al Gobierno de facto del Acuerdo Nacional (GNA) establecieran un alto el fuego, las Naciones Unidas intensificaron sus esfuerzos para reanudar el proceso político. El Foro de Diálogo Político Libio, iniciado por la jefa interina de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia, Stephanie Williams, allanó el camino para una solución diplomática al estancamiento en el que se encontraba Libia tras cerca de un año y medio de hostilidades.

Desde la primera reunión en Túnez, a principios de noviembre de 2020, hasta la última en Ginebra, en febrero, 75 miembros del foro, que representaban a la sociedad libia en su conjunto, trabajaron para determinar el destino de esta nación, cansada de la guerra.

El general Jalifa Haftar, estrecha la mano a Fayez al-Sarraj, en la ciudad oriental de Al-Marj, a unos 80 km al este de la ciudad portuaria mediterránea de Bengasi, el 31 de enero de 2016
AFP PHOTO/HO/OFICINA DE MEDIOS DE LAS FUERZAS ARMADAS LIBIAS - El general Jalifa Haftar, estrecha la mano a Fayez al-Sarraj, en la ciudad oriental de Al-Marj, a unos 80 km al este de la ciudad portuaria mediterránea de Bengasi, el 31 de enero de 2016

Por último, para sorpresa de muchos observadores extranjeros familiarizados con la agenda libia, los participantes en el foro consiguieron ponerse de acuerdo con poco esfuerzo sobre las listas de posibles candidatos a ocupar cargos en un Gobierno de transición, que se supone que sustituirá a las dos administraciones rivales de Trípoli y Al-Bayda. Con ello, los representantes cumplieron en realidad dos tareas principales: llenaron el vacío de legitimidad del GNA que se había creado con la expiración del Acuerdo de Skhirat y pusieron fin a la violenta lucha por el poder al someter la aplicación de las reformas al control internacional.

Cabe señalar que la lista de candidatos ganadores, formada por el presidente del Consejo Presidencial (CP), sus dos adjuntos y el primer ministro, parecía muy diferente a las expectativas de muchos observadores. La votación dio la victoria a políticos que no sólo eran poco conocidos entre los expertos extranjeros, sino incluso entre los propios libios. Muhammad Younis al-Manfi, antiguo diplomático, se convirtió en el líder del CP, mientras que Abdullah al-Lafi y Musa al-Quni fueron elegidos sus adjuntos. A su vez, Abdel Hamid Dbeibah, un destacado empresario libio de una influyente familia de la ciudad de Misrata, fue nombrado primer ministro. Se espera que Dbeibah supervise el nombramiento de ministros y la formación del llamado Gobierno de Unidad Nacional, que llevará a Libia a las elecciones nacionales previstas para el 24 de diciembre.

El presidente tunecino Kais Saied, a la izquierda, y Stephanie Williams, representante especial interina del Secretario General y jefa de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas, asisten a la ceremonia de apertura de las conversaciones de paz en Libia en Túnez, el lunes 9 de noviembre de 2020
AP/HASSENE DRIDI - El presidente tunecino Kais Saied, a la izquierda, y Stephanie Williams, representante especial interina del Secretario General y jefa de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas, asisten a la ceremonia de apertura de las conversaciones de paz en Libia en Túnez, el lunes 9 de noviembre de 2020

La celebración de elecciones generales es la principal misión del nuevo Gobierno, así como la reforma de las Fuerzas Armadas, que pasa principalmente por su unificación, así como por el desarme y la eliminación de los grupos armados ilegales. Para llevar a cabo esta ambiciosa tarea, que sus predecesores no han hecho desde 2015, los actuales dirigentes del Gobierno provisional deben esforzarse al máximo, teniendo en cuenta que cualquier manifestación de parcialidad o coqueteo con las potencias extranjeras en detrimento de las aspiraciones de la nación podría echar por tierra todos los avances logrados y desencadenar un nuevo estallido del conflicto.

Estas consideraciones deben seguir ocupando en todo momento un lugar destacado en la agenda de las autoridades de la transición, ya que muchos actores nacionales influyentes no parecen estar del todo satisfechos con la actual distribución del poder y el nombramiento de personas "indeseables" en puestos de responsabilidad.

Los delegados emiten su voto para la elección de un nuevo Gobierno interino para Libia durante el Foro de Diálogo Político Libio en Chavannes-de-Bogis, cerca de Ginebra, Suiza, 5 de febrero de 2021
PHOTO/ONU - Los delegados emiten su voto para la elección de un nuevo Gobierno interino para Libia durante el Foro de Diálogo Político Libio en Chavannes-de-Bogis, cerca de Ginebra, Suiza, 5 de febrero de 2021

Entre estos "indeseables" se encuentra el nativo de Misrata Abdel Hamid Dbeibah. Tras la revolución de 2011, la ciudad aprovechó el puerto marítimo y el fácil acceso al presupuesto del Estado para conseguir prácticamente la independencia, creando un ejército de milicias grande y bien equipado. Se cree que fueron los grupos de Misurata los que contribuyeron decisivamente a levantar el bloqueo de Trípoli en 2020 y a obligar a Jalifa Haftar a retirar sus tropas del oeste de Libia. La elección de Dbeibah era lógica, ya que representa un resultado del conflicto que terminó a favor de una coalición en la que Misrata desempeñó un papel clave.

Hay otra circunstancia que podría provocar un movimiento por parte de las élites del este de Libia, que aún recuerdan la amargura de la derrota. La familia Dbeibah mantiene estrechos vínculos con los dirigentes turcos y personalmente con el presidente Erdogan. En particular, Ali Dbeibah, primo del nuevo primer ministro Abdul Hamid Dbeibah y antiguo alcalde de la ciudad de Misrata (1989-2011), que dirigió la Organización para el Desarrollo de los Centros Administrativos (ODAC) y adjudicó 19.000 millones de dólares en contratos de construcción libios a empresas turcas durante su mandato.

El primer ministro designado Abdul Hamid Mohammed Dbeibah habla durante una conferencia de prensa el jueves 25 de febrero de 2021 en Trípoli, Libia
PHOTO/AP - El primer ministro designado Abdul Hamid Mohammed Dbeibah habla durante una conferencia de prensa el jueves 25 de febrero de 2021 en Trípoli, Libia

Sin embargo, la cuestión del compromiso militar de Turquía es un obstáculo importante para la normalización de las relaciones entre las partes del conflicto. Ankara ha apoyado activamente al GNA en la lucha contra el LNA, enviando miles de mercenarios, equipos militares y asesores a Libia. El LNA ha mencionado repetidamente la retirada de las fuerzas turcas como condición para la reconciliación nacional. Además, Ali Dbeibah estuvo a punto de conseguir subvertir los trabajos del Foro de Diálogo Político Libio en Túnez, tras intentar sobornar a sus participantes para que votaran a su primo. Este incidente provocó la protesta de la opinión pública libia, lo que obligó a la ONU a iniciar una investigación sobre los miembros del foro.

En este sentido, el primer ministro Dbeibah, junto con otros funcionarios del Gobierno recién formado, se enfrentará al difícil reto de satisfacer las expectativas del pueblo libio y de la comunidad internacional. Aunque las recientes reformas de los órganos de gobierno no han cambiado realmente el equilibrio de poder, manteniendo a los leales a los aliados sinceros del GNA en la estructura de dirección, han eliminado las diferencias existentes entre las partes enfrentadas, permitiendo prolongar la frágil tregua y reactivar el proceso político.

En esta foto de archivo tomada el 4 de junio de 2020, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan (derecha) y el primer ministro libio Fayez al-Sarraj (izquierda) celebran una rueda de prensa conjunta en el Complejo Presidencial de Ankara
AFP/ADEM ALTAN - En esta foto de archivo tomada el 4 de junio de 2020, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan (derecha) y el primer ministro libio Fayez al-Sarraj (izquierda) celebran una rueda de prensa conjunta en el Complejo Presidencial de Ankara

Los actuales dirigentes de Libia deberían dar prioridad en un futuro próximo a minimizar el dictado de Turquía o de Occidente y, si es posible, a evitar nuevas injerencias por su parte, así como a mantener la transparencia del Gobierno provisional antes de las elecciones generales. El más mínimo descuido de la neutralidad y la independencia, dos principios que el nuevo jefe del Consejo Presidencial, Mohammed al-Manfi, parece querer defender, podría tener consecuencias catastróficas y provocar un retraso indefinido en la resolución del conflicto libio.

Hassan Mansour, periodista independiente