¿Por qué Argelia realiza maniobras militares en la frontera con Marruecos?  

Podría ser una nueva muestra de Apoyo de Argelia al Frente Polisario
Saïd Chengriha supervisa maniobras militares del Ejército de Argelia   en Tinduf 

PHOTO/AP  -   Saïd Chengriha supervisa maniobras militares del Ejército de Argelia   en Tinduf 

Tras la declaración del Frente Polisario en la que aseguraba que no descartaba una guerra, las Fuerzas Armadas argelinas han realizado este pasado 17 y 18 de enero unas maniobras por tierra y por aire al sudoeste del país. Aunque la ubicación de los ejercicios no ha sido revelada, la decisión de realizarlos en Bechar, la tercera región militar del país no ha sido casual. A parte de su cercanía con la frontera marroquí, en la región de Bechar se encuentran la ciudad de Tinduf, donde se encuentra el mayor asentamiento de campos de refugiados saharauis, considerados como los cuarteles generales del Frente Polisario en Argelia. La demostración que ha sido emitida en la televisión pública ha consistido supuestamente en unas maniobras de “preparación al combate”, para “desarrollar la experiencia”, no haciendo una mención a los últimos acontecimientos en el Sáhara Occidental. Estos ejercicios han sido supervisados por el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Saïd Chengriha.  

Un día después de las maniobras, Sidi Wagal, autoridad de Seguridad del Frente Polisario, ha asegurado en una rueda de prensa que las tensiones con Marruecos aumentaban y acabarían “con total seguridad en una escalada bélica”. A ello añadía que no descartaba el hecho de que Mauritania y Argelia pudieran intervenir en el potencial conflicto bélico. A pesar de que ni Argelia ni Mauritania han respondido a esas alegaciones, los ejercicios militares de Argelia demuestran que el Frente Polisario todavía continúa teniendo el apoyo incondicional de Argelia. Este último año, varios países africanos tradicionalmente posicionados del lado del Frente Polisario han reconocido la “marroquinidad” del Sáhara Occidental, como es el caso de algunos países del sur del continente como Malawi.  

Esta demostración de fuerza de Argelia muy cerca de la frontera con Marruecos, exhibiendo su arsenal militar, pretendía provocar a Marruecos, advirtiendo de que, si fuera necesario, Argelia estaría preparada para el combate. El general Chengriha, al igual que la mayoría de la cúpula militar del Ejército argelino, catalogan a Marruecos como un enemigo clásico como así lo reiteran en ruedas de prensa, como en la del 23 de diciembre de 2019, en la que el propio Chengriha calificó a Marruecos como país enemigo.  

A pesar de esta demostración del poder de Argelia, este país no se encuentra en su mejor momento. El ministro de Energía anunció este domingo pasado que las exportaciones de hidrocarburos han descendido un 40%, lo que supone una pérdida de 20.000 millones de dólares. Para un país que depende del sector energético, las consecuencias de la pandemia, en general, y del delicado momento en el sector de hidrocarburos, en particular, han afectado gravemente a la economía del país. A ello se tiene que sumar la inestabilidad política desde la caída de Abdelaziz Bouteflika en 2019, de la que todavía Argelia no se ha recuperado. Su actual presidente, Abdelmadjid Tebboune, ha estado hospitalizado recientemente en Alemania por coronavirus y ha tenido que volver este enero por complicaciones médicas. Por todo ello, a pesar de la exhibición de fuerza, Argelia no puede permitirse entrar en un conflicto bélico. Siendo perfectamente conscientes las autoridades argelinas de esta realidad, el ejercicio militar ha pretendido recordar y reafirmar a Marruecos la posición de apoyo de Argelia al Frente Polisario, a pesar de las dificultades político-económicas por las que pueda estar pasando el país. Esta no es la primera vez que ocurre una provocación de este tipo, en 2016 se realizaron unos ejercicios similares en la misma región. La diferencia es que, en esta ocasión, las maniobras han tenido lugar en un momento de conflicto activo entre Marruecos y el Frente Polisario, desde que se rompió el alto al fuego este pasado noviembre.