PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Por qué están subiendo los precios mundiales de los alimentos y qué significa para los mercados emergentes?

Los precios mundiales de los alimentos han subido a máximos de 10 años, según la ONU
mercado-comercio-calle

 -  

A pesar de un aumento en la producción de cultivos y el comercio internacional tras una pandemia de 2020, los precios mundiales de los alimentos han subido a máximos de 10 años, lo que aumenta la presión sobre muchos mercados emergentes.

Después de un respiro de dos meses de las caídas mensuales (intermensuales), el índice mundial de precios de los alimentos de la ONU promedió 130 puntos en septiembre, lo que representa un aumento del 1,2% intermensual y del 32,8% interanual. El índice ahora se ubica en máximos no vistos desde 2011.

comercio-fruta-calle

Si bien los precios de los alimentos son altos en todos los ámbitos, los precios de los cereales están experimentando un aumento notable.

Los precios del trigo, por ejemplo, han subido hasta un 40% interanual. Un factor clave de esto es el uso intensificado de trigo para la alimentación del ganado, que a su vez se deriva del aumento de los precios de los cereales secundarios.

Los precios del maíz han subido igualmente un 38%, en parte debido a las perspectivas de las cosechas más débiles en América Latina, pero se espera que bajen con el inicio de la temporada de cosecha en los Estados Unidos y Ucrania.

mercado-comercio-frutas

Para miles de millones de personas en todo el mundo, los cereales como el trigo, el maíz, la cebada y el arroz proporcionan la forma de energía más accesible. El trigo solo cubre el 18% de las calorías dietéticas totales en el mundo y el 19% de las proteínas.

Por lo tanto, los altos precios exacerbarán los problemas actuales relacionados con la seguridad alimentaria provocados por la pandemia:  el Programa Mundial de Alimentos de la ONU estimó que a fines de 2020 había 272 millones de personas con inseguridad alimentaria aguda en 79 países, frente a 149 millones a fines de 2019.

 frutas-puesto-callejero

¿Por qué están aumentando los precios de los cereales?

Si bien los precios de los cereales están aumentando, hay dos sentidos en los que este aumento puede parecer contrario a la intuición.

La primera es que la producción mundial de cereales está en camino de alcanzar un máximo histórico en 2021, con un total de 2.800 millones de toneladas.
Sin embargo, también se prevé que las necesidades mundiales de cereales para el período 2021/22 hayan aumentado en un 1,8%. Esto debería hacer que la relación entre las existencias y el uso de cereales del mundo se reduzca al 28,4%, frente al 29,2%.

comercio-nigeria

La segunda es que muchas economías, incluidas las de algunos de los principales productores de cereales, están comenzando a reabrirse, con la mirada puesta en el crecimiento y la recuperación posteriores a la pandemia. Esto impulsa tanto la demanda como la producción.

En Marruecos, por ejemplo, el Gobierno anunció recientemente que espera un aumento del 206% en los niveles de producción en relación con 2020/21 de sus tres cereales principales, a saber, trigo blando, trigo duro y cebada.

El comercio mundial también está experimentando un repunte. Después de un segundo trimestre sólido, la Organización Mundial del Comercio ahora predice que 2021 registrará un crecimiento del 10,8% en los volúmenes del comercio de mercancías.

Sin embargo, como OBG ha detallado recientemente en el contexto de la escasez global de microchips, los efectos de la COVID-19 todavía se sienten en una serie de industrias que dependen de cadenas de suministro altamente globalizadas. De hecho, a medida que el mundo pasa de una situación de emergencia a un lento proceso de reconstrucción, hay un sentido en el que las perturbaciones a largo plazo ocasionadas por la pandemia apenas están comenzando a manifestarse plenamente.

 supermercado-marruecos

La fuerte demanda internacional está superando la disponibilidad de exportación, y los aumentos localizados en la producción son insuficientes para compensar una interrupción más amplia de las cadenas de suministro que garantizan que los cereales lleguen a los consumidores finales.

Los países emergentes con mayor riesgo

Los altos precios de los cereales tendrán un impacto mayor en los países que combinan un elevado gasto familiar en alimentos con una alta dependencia de las importaciones, como Egipto, Nigeria y Pakistán.

Nigeria, por ejemplo, ya está experimentando limitaciones generalizadas en el poder adquisitivo de los hogares y el acceso a los alimentos, exacerbadas por el conflicto en el noreste del país. Si bien esto se aliviará de alguna manera con la próxima temporada de cosecha, se espera que el desplazamiento interno y los altos costos de los insumos, una consecuencia adicional de la interrupción de la cadena de suministro global, limiten el potencial de la cosecha.

agricultura-comercio-africa

En junio, la Red de sistemas de alerta temprana contra la hambruna advirtió que existía la posibilidad de que la hambruna afectara a determinadas zonas de la región nororiental.

En Costa Rica, por su parte, el costo de las importaciones de cereales fue un 34,8% más alto en los primeros cinco meses de este año en relación con el mismo período en 2020, aunque los volúmenes de importación aumentaron solo un 5%.

En otros lugares, la región MENA es uno de los mayores importadores de alimentos del mundo, así como la que sufre más estrés hídrico, lo que dificulta el desarrollo de la capacidad de producción local. Estos dos factores se combinan para hacer que la región sea particularmente vulnerable a la inseguridad alimentaria.

Además, muchas economías de la región dependen en gran medida de los precios del petróleo, que han experimentado un par de años igualmente turbulentos.
Soluciones a la inseguridad de los cereales.

.comercio-callejero-frutas

En respuesta, los organismos internacionales y los gobiernos nacionales están tomando medidas para reducir la dependencia de las importaciones de cereales y otros alimentos en los países en desarrollo.

Estos esfuerzos tienden a centrarse en aprovechar la innovación para impulsar los rendimientos y la resiliencia en las cadenas de suministro nacionales y regionales, con un enfoque en la adopción de nuevas soluciones y prácticas tecnológicas que se adaptan a los contextos agroecológicos locales.

En Guatemala, por ejemplo, el proyecto ‘Respondiendo a la COVID-19: Cadenas de valor agroalimentarias modernas y resilientes’, financiado por el Banco Mundial, lanzado a principios de este año, es una estrategia de agroindustrialización que tiene como objetivo reducir las pérdidas de alimentos y aumentar la asimilación del clima en relación también con tecnologías resilientes.

De manera similar, el proyecto de paisaje productivo resiliente del Banco Mundial en Haití movilizó fondos de emergencia para ayudar a más de 16.000 agricultores a acceder a semillas y fertilizantes.

mercado-nigeria-calle

Otras iniciativas se centran en impulsar el conocimiento de los agricultores. Por ejemplo, Climate Corporation, una subsidiaria del gigante farmacéutico alemán Bayer, proporciona a los pequeños agricultores de la India una aplicación que proporciona información específica sobre la protección de los cultivos.

Algunos países están trabajando en estrategias de base amplia para desarrollar ecosistemas alimentarios nacionales más independientes y sostenibles.

Qatar es un caso de estudio interesante a este respecto. La disputa comercial entre Qatar y algunos de sus vecinos que comenzó en 2017 lo impulsó a aumentar la capacidad de producción nacional. Esto lo posicionó para resistir muchas de las peores perturbaciones de la pandemia, y una serie de estrategias y programas integrados continúan orientando las prioridades de seguridad alimentaria a largo plazo y mejorando la autosuficiencia en artículos esenciales.

Al mismo tiempo, como ha informado OBG, la pandemia ha provocado un fortalecimiento generalizado de las redes logísticas regionales.

Un líder en este sentido ha sido el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que implementó una red integrada de seguridad alimentaria, desarrolló una reserva alimentaria estratégica e hizo inversiones en la agricultura local. 

Al igual que con otros desafíos posteriores a una pandemia, abordar la escasez de cereales en los mercados emergentes probablemente requerirá una combinación integral de soluciones.