¿Puede el turismo egipcio reactivarse a pesar del aumento de las tasas de infección por COVID-19?

Tras haber sido duramente golpeado por la pandemia de coronavirus, el sector turístico de Egipto espera un repunte mientras el país se prepara para una reapertura gradual el 1 de julio
Turistas italianos toman el sol en el hotel Four Seasons en el centro turístico egipcio del Mar Rojo de Sharm el-Sheikh el 20 de junio de 2020

AFP/KHALED DESOUKI  -   Turistas italianos toman el sol en el hotel Four Seasons en el centro turístico egipcio del Mar Rojo de Sharm el-Sheikh el 20 de junio de 2020

Los vuelos civiles de entrada y salida de Egipto se suspendieron el 19 de marzo. Junto con el cierre de restaurantes, hoteles y cafeterías, esto ha dado lugar a un cierre casi completo de la actividad relacionada con el turismo. Dado que el sector representa indirectamente el 9,7% de todo el empleo y contribuye con el 9,3% del PIB en 2019, el gobierno y los operadores privados han estado ansiosos por encontrar formas de acomodar a los visitantes, a pesar del continuo crecimiento de los casos de Covid-19, que se situaron en 55.233 con 2193 víctimas mortales al 21 de junio. 

El turismo interno como modelo

A mediados de mayo se permitió reanudar el turismo interno en ciertas regiones y bajo condiciones estrictas, permitiéndose a los turistas locales alojarse en hoteles con certificación válida y una tasa de ocupación inferior al 25%. El Gobierno relajó el requisito de la tasa de ocupación al 50% en junio, y aproximadamente 155 centros turísticos y hoteles pudieron recibir a los huéspedes locales. A partir del 1º de julio habrá 232 establecimientos abiertos en las 13 gobernaciones que han sido aprobados para recibir a visitantes extranjeros y nacionales

Trabajadores Hilton
AFP/KHALED DESOUKI - Empleados del Hotel Hilton de Hurghada Plaza, ciudad situada en el Mar Rojo

Hossam Al Shaer, presidente de la Asociación Egipcia de Agencias de Viajes, dijo a los medios de comunicación locales este mes que la reanudación del turismo interno había sido un éxito y que la aplicación efectiva de las normas tranquilizaría a los viajeros internacionales. Entretanto, Ali El Manasterly, presidente de la Asociación de Agentes de Viajes de Egipto, anunció que los hoteles preveían una tasa de ocupación del 100% en Alejandría y a lo largo de la costa septentrional en julio y agosto.

Garantías e incentivos 

Si bien Egipto no es el único país de la región que está tratando de reabrir sus puertas a los visitantes, es uno de los pocos que sigue experimentando una tendencia al alza en las nuevas infecciones de COVID-19. A fin de fomentar el turismo y al mismo tiempo reducir al mínimo los riesgos para la salud pública, el Gobierno ha adoptado un enfoque regional. Zonas como El Cairo y Qalyubia - que han tenido el mayor número de casos - permanecerán bajo restricciones de viaje, mientras que las regiones costeras, que hasta ahora han registrado las tasas más bajas, serán abiertas inmediatamente.

Además, se exigirá a los visitantes de los países en los que la pandemia aún se está propagando que proporcionen una prueba de PCR que indique que no tienen actualmente el nuevo coronavirus. Los visitantes también podrán viajar a varios de los destinos arqueológicos más populares, entre ellos las Pirámides de Giza. Inicialmente habrá un límite de 25 personas por viaje, con un máximo de 200 personas permitidas dentro de los grandes museos a la vez.

Azafata
AFP/KHALED DESOUKI - Una azafata reparte mascarillas en un vuelo doméstico de El Cairo

Además de disipar las preocupaciones relacionadas con el coronavirus, el Gobierno ha ofrecido una serie de incentivos destinados a atraer a los visitantes internacionales: no se requerirán visados de turista para las personas que visiten las gobernaciones costeras; el combustible de aviación tendrá un descuento de 10 centavos por galón; las líneas aéreas recibirán un descuento del 50% en las tasas de aterrizaje y embarque, y un 20% de descuento en los servicios terrestres para los vuelos directos a las gobernaciones costeras; y habrá un 20% de descuento en las entradas a los sitios históricos y museos, con otros descuentos para quienes utilicen Egypt Air y Airco.

A pesar de estos incentivos, es probable que Egipto tenga que hacer frente a algunas limitaciones de la demanda de varios países de origen tradicionalmente importantes. El Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido, por ejemplo, sigue desaconsejando los viajes no esenciales y ha impuesto una cuarentena de dos semanas a los viajeros que regresen, sin que se establezca un plazo para un cambio de política.

Los viajeros alemanes solo podrán regresar a Egipto a partir de septiembre. Sin embargo, se podría permitir la visita de ucranianos a mediados de agosto, los turistas italianos podrían llegar ya en julio y la ciudad turística de Hurghada, a orillas del mar Rojo, ha confirmado que algunos visitantes de Belarús llegarán el 4 de julio.

Medidas de socorro

Si bien se trata de indicios positivos, es posible que no disipen del todo las preocupaciones de las empresas relacionadas con el turismo que han estado sufriendo durante todo el bloqueo. Por ejemplo, la compañía nacional EgyptAir ha sufrido pérdidas de 3.000 millones de libras esterlinas (185,6 millones de dólares) al mes desde que fue puesta en tierra. La aerolínea ha dicho que espera que el levantamiento de las restricciones a la aviación civil se traduzca en un retorno al 20-30% de la capacidad operativa en julio y al 50% a finales de año.

A mediados de junio, la aerolínea estaba tratando de obtener un rescate de 3.000 millones de libras egipcias (185,6 millones de dólares) en forma de un préstamo del Banco Misr y el Banco Nacional de Egipto. El préstamo, que se espera que esté concluido para julio, cubriría algunas de sus pérdidas y garantizaría que la aerolínea pudiera reembolsar los préstamos extranjeros contratados para financiar la adquisición de nuevas aeronaves. Entretanto, el 17 de junio el Ministerio de Finanzas aprobó una garantía de crédito de 3.000 millones de libras egipcias (185,6 millones de dólares) para la financiación del turismo del Banco Central de Egipto (CBE), con miras a garantizar que la industria pueda funcionar eficazmente. 

Avión
AFP/KHALED DESOUKI - Un Airbus A320neo de Egypt Airbus en la pista del aeropuerto internacional de Sharm el-Sheikh, en la ciudad turística del Mar Rojo, al sur de la península del Sinaí

El CBE administra una iniciativa de apoyo al turismo de 50.000 millones de libras egipcias (3.100 millones de dólares), de los cuales 3.000 millones de libras egipcias (185,6 millones de dólares) se dedican a pagar los gastos de mantenimiento y los sueldos, y el resto se reserva para obras de renovación. Además, se ofrecerán préstamos blandos a las empresas turísticas que busquen financiación para los gastos de mantenimiento y funcionamiento a un tipo de interés decreciente del 5%. En combinación con esas medidas, la reapertura de las fronteras de Egipto a los turistas internacionales puede sugerir que el sector ha resistido lo peor de la tormenta de coronavirus.