¿Puede el turismo médico de la región MENA recuperarse de la COVID-19?

El brote de la COVID-19 ha detenido el turismo médico mundial, ya que las instituciones recortaron los servicios no esenciales y los pacientes se quedaron en casa debido a las restricciones de viaje y las pautas de distanciamiento social
Fahmi al-Shawwa, director general de Immensa Technology Labs, utiliza una impresora láser 3D para producir componentes para escudos faciales en Dubái

REUTERS/CHRISTOPHER PIKE  -   Fahmi al-Shawwa, director general de Immensa Technology Labs, utiliza una impresora láser 3D para producir componentes para escudos faciales en Dubái

El brote de la COVID-19 prácticamente detuvo el turismo médico mundial, ya que las instituciones recortaron los servicios no esenciales y los pacientes se quedaron en casa debido a las restricciones de viaje y las pautas de distanciamiento social. Sin embargo, con el levantamiento de las prohibiciones de vuelo y la reapertura provisional de muchos países, hay varios ejemplos de cómo el segmento del turismo médico podría posicionarse para un rebote.

La realización de pruebas exhaustivas tanto a extranjeros como a nacionales será fundamental para restablecer la confianza de los pacientes en los destinos de turismo médico, al igual que los sólidos regímenes de higiene de los hospitales. Esto incluye limpieza y desinfección frecuentes, y un aumento de la ventilación y la filtración del aire.

La nueva tecnología también tiene un papel decisivo que desempeñar para las instituciones que tratan de captar la cuota de mercado: por ejemplo, las puertas que se abren y cierran mediante una aplicación para teléfonos inteligentes pueden reducir el contacto físico que se produce en las visitas a los pacientes, mientras que la tecnología médica avanzada, como la cirugía asistida por robot, puede mitigar el riesgo de transmisión.

En un sentido similar, la pandemia puede acelerar la tendencia actual de los complejos médicos que operan con alojamientos de alta gama. Esto les permite obtener mayores ingresos de las visitas a los pacientes y, lo que es quizás más importante en el contexto de la pandemia, permite a los pacientes permanecer en un entorno médico controlado para dormir, comer y relajarse.

Un caso de prueba: Dubái

Dubái, que reabrió sus fronteras a los turistas internacionales el 7 de julio, ofrece un estudio de caso temprano para revivir el turismo médico.

REUTERS/SATISH KUMAR - Vista general del hospital especializado del NMC en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos
REUTERS/SATISH KUMAR - Vista general del hospital especializado del NMC en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos

A principios de agosto Christian Schumacher, el director ejecutivo del King's College Hospital en Dubái, dijo a los medios locales que el número de consultas que el hospital recibía de los turistas médicos se había recuperado hasta aproximadamente el 60% de los niveles observados en enero. En particular, observó un aumento de los visitantes de países con sistemas de atención de la salud menos desarrollados, como Nigeria, así como de otras naciones del CCG.

Un importante factor subyacente de esta demanda resurgente es el compromiso más amplio de los EAU con las pruebas.

Según la Autoridad Sanitaria de Dubai (DHA), desde el comienzo de la pandemia se han realizado más de 4 millones de pruebas de PCR en los Emiratos Árabes Unidos -unos 950 000 sólo en Dubái-, lo que sitúa a los Emiratos Árabes Unidos en el quinto lugar a nivel mundial en cuanto a pruebas per cápita a principios de agosto.

El enfoque de larga data de Dubái en el desarrollo del sector del turismo médico también lo puso en una base sólida para la recuperación.

Antes de la pandemia, el Consejo de Turismo de Salud de Dubái estaba en vías de alcanzar su objetivo de 500.000 visitantes médicos al año para 2021: unos 337.000 visitaron en 2018, el año más reciente del que se dispone de datos. De ellos, el 33% procedía de países árabes y del CCG, principalmente Kuwait, Arabia Saudita y Omán. Asia representó otro 30% y Europa un 16%, principalmente del Reino Unido, Francia e Italia.

Si bien es cierto que la COVID-19 redujo los flujos de visitantes en el primer semestre de 2020, una combinación de digitalización y de mecanismos de apoyo gubernamental señala perspectivas más brillantes para el segundo semestre del año y más allá.

Por ejemplo, la Experiencia de Salud de Dubái del Departamento de Salud es el primer portal de turismo médico de la región, que permite a los turistas reservar toda su visita en línea; Jordania ha lanzado recientemente su propia plataforma de registro comparable.

Entretanto, la Ciudad de la Salud de Dubái, que supuestamente es la mayor zona económica libre del mundo en materia de atención de la salud, recibió en mayo un paquete de ayuda financiera que comprende tanto beneficios como exenciones de tasas reguladoras. Las operaciones se reanudaron allí el 21 de julio.

Perspectivas post-pandémicas en la región MENA

El Índice de Turismo Médico 2020-21 -que clasifica a los países según su atractivo como destinos de atención de salud- se publicó en julio, y consideró los efectos de la COVID-19.

Reflejando los recientes esfuerzos de Dubái, el emirato se ubicó en el sexto lugar general, y el más alto en la región MENA. Algunos de sus vecinos no se quedaron atrás, con Israel en octavo lugar, Abu Dabi en noveno y Omán en 13º. Egipto, que en los últimos años ha estado explorando las mejores formas de revitalizar su propio sector de turismo médico, se ubicó en el 26º lugar.

"Esperamos que la demanda dentro de MENA se recupere en el cuarto trimestre, pero la recuperación de los clientes de fuera de la región comenzará en serio a partir del próximo año", dijo a OBG Shady Ali Hussein, presidente de Shiny White Dental Centers, con sede en El Cairo.

Un informe de la empresa de servicios inmobiliarios comerciales Colliers International, publicado a finales de julio, identificó el turismo médico y de salud como la clave para el relanzamiento de la industria turística más amplia en ciertos países de la región MENA.

El informe recomienda que los operadores turísticos y hoteleros de las principales ciudades se afilien a los hospitales locales para ofrecer un paquete completo a los turistas. También se sostiene que el sector necesita expandirse más allá del turismo médico "tradicional" y pasar a la salud y el bienestar, así como a los nuevos servicios relacionados con las enfermedades y el rejuvenecimiento del estilo de vida.

Si esas especialidades pueden integrarse con éxito -junto con un régimen de salud y seguridad robusto- los rumores sobre la desaparición del sector podrían resultar muy exagerados, y la región MENA podría en última instancia salir de la pandemia en una posición más competitiva.