¿Puede la transición energética global impulsar la recuperación ante la COVID-19 en África?

La pandemia ha acelerado el cambio de los hidrocarburos a las fuentes de energía renovables
La pandemia ha acelerado el cambio de los hidrocarburos a las fuentes de energía renovables AFP/PAUL ELLIS

AFP/PAUL ELLIS  -   La pandemia ha acelerado el cambio de los hidrocarburos a las fuentes de energía renovables

La COVID-19 y la caída resultante en los precios y la demanda del petróleo han ayudado a acelerar un cambio global hacia las energías renovables. Si bien varios países del África subsahariana continúan dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles, se espera que la región se beneficie del creciente mercado de minerales que es fundamental para este cambio.
Es probable que el avance hacia tecnologías de energía renovable provoque una caída significativa de la demanda mundial de combustibles de hidrocarburos como el carbón, el petróleo y el gas.

En una señal del impacto que la pandemia podría tener en el mercado energético, el informe ‘World Energy Outlook 2020’, publicado por la Agencia Internacional de Energía (AIE) con sede en París en octubre, estimó que la inversión mundial en energía cayó un 18,3% el último año. Si bien se proyectaba que la inversión en petróleo, carbón y gas caería un 8,5%, 6,7% y 3,3%, respectivamente, se esperaba que la inversión en proyectos renovables aumentara un 0,9%.

De cara al futuro, el informe también incluyó un modelo de proyección que indica que las energías renovables podrían cubrir el 80% de todo el crecimiento de la demanda de energía durante la próxima década, en gran parte a expensas del carbón y el petróleo.

Una piedra de litio REUTERS/MARIANA BAZO
REUTERS/MARIANA BAZO -Una piedra de litio

Dado que los hidrocarburos representaron el 48,5% de las exportaciones de África subsahariana entre 1995 y 2018, la transición podría tener un impacto significativo en la región.

Las industrias de extracción representan alrededor del 50% del PIB y el 89% de las exportaciones en Angola, mientras que, en Nigeria, el mayor productor de petróleo y gas del continente, el sector representa aproximadamente el 86% de las exportaciones y genera 64.800 millones de dólares en ingresos anuales.

Los minerales tienen la clave

Si bien es probable que el cambio cree algunos desafíos a corto y mediano plazo para los países del África subsahariana, también se espera que la transición a las energías renovables brinde oportunidades para la expansión de la minería.
De hecho, dada la abundancia de minerales en la región, África subsahariana se encuentra en una posición única para beneficiarse de esta esperada explosión de la demanda.

El cobalto es uno de los minerales clave para esta transición. Además de usarse en imágenes médicas, radioterapia del cáncer y la esterilización de equipos médicos, el cobalto es un insumo clave en las baterías recargables de computadoras portátiles y teléfonos inteligentes.

También es un componente de las baterías de iones de litio que alimentan los vehículos eléctricos y almacenan energía solar, eólica y otras fuentes renovables.

Mina de cobalto en Tulwizembe, provincia de Katanga, República Democrática del Congo REUTERS/KENNY KATOMBE
REUTERS/KENNY KATOMBE-Mina de cobalto en Tulwizembe, provincia de Katanga, República Democrática del Congo

Estrechamente vinculada al crecimiento de la producción de baterías, se prevé que la demanda de cobalto crezca un 60% para 2025, según una investigación de McKinsey. Dado que se estima que el 60-70% de los suministros de cobalto del mundo se encuentran en la República Democrática del Congo (RDC), el país se beneficiará de este desarrollo.

De hecho, en enero del año pasado, el Gobierno creó Entreprise Générale du Cobalt, una empresa estatal diseñada para comprar todas las operaciones mineras artesanales en el país, en un esfuerzo por mejorar la eficiencia en las minas no industriales, a menudo informales.

La gente hace cola para comprar combustible en una gasolinera en Okene, Nigeria AP/SUNDAY ALAMBA
AP/SUNDAY ALAMBA-La gente hace cola para comprar combustible en una gasolinera en Okene, Nigeria

En otros lugares, Zambia, Sudáfrica y Marruecos tienen importantes reservas de cobalto.

El litio, el níquel y el cobre también son componentes clave en la producción de baterías para vehículos eléctricos y energías renovables. Al igual que el cobalto, existen importantes reservas de minerales en África.

Antes de la pandemia, Zimbabue era el quinto mayor productor de litio del mundo y tenía la sexta reserva más grande del mineral, con un estimado de 220.000 toneladas.

En términos de níquel, Zimbabue es el segundo mayor exportador, con el 16% de las exportaciones mundiales, mientras que Côte d'Ivoire ocupa el noveno lugar con un 2,6%.

Mientras tanto, con respecto al cobre, que es un conducto altamente eficiente utilizado en sistemas de energía solar, eólica, hidráulica y térmica, la República Democrática del Congo es el cuarto productor mundial, detrás de Chile, Perú y China.

: Mina de cobre y cobalto situada a 110 km al noroeste de Lubumbashi, en el sur del Congo, donde se produce cobre REUTERS/ DRCONGO-MINING
REUTERS/ DRCONGO-MINING-Mina de cobre y cobalto situada a 110 km al noroeste de Lubumbashi, en el sur del Congo, donde se produce cobre
Un motor potencial de recuperación

Compensar la caída esperada en la demanda de petróleo y gas será clave para la recuperación económica a largo plazo de varios países africanos, muchos de los cuales se vieron gravemente afectados por las consecuencias de la COVID-19.

Según estimaciones publicadas por el FMI en enero, se esperaba que la economía regional subsahariana se contrajera un 2,6% el año pasado, y las dos economías más grandes, Nigeria y Sudáfrica, se contrajeron un 3,2% y un 7,5%, respectivamente.

Aunque la caída de la región fue menos severa que la contracción global del 3,5%, también se espera que la recuperación sea significativamente más lenta que en otras partes del mundo. El FMI ha pronosticado un crecimiento global del 5,5% y el 4,2% este año y el próximo, y las cifras en África subsahariana son solo del 1,5% y el 2,5%.

A la luz de esto, el desarrollo o expansión de industrias emergentes como la minería podría ser clave para el repunte posterior al coronavirus a medida que los gobiernos buscan nuevos impulsores de crecimiento.

Si bien los hidrocarburos han representado históricamente alrededor de la mitad de las exportaciones de África subsahariana, en comparación con un 23% estimado para los materiales de energía mineral (MEM), ha habido un cambio en esta dinámica en los últimos tiempos que potencialmente augura un buen futuro.

Después de aumentar rápidamente a fines de la década de 1990 y 2000, las ganancias de hidrocarburos se han reducido casi a la mitad desde 2014, mientras que el valor de los MEM ha seguido creciendo de manera constante, siete veces más desde 1995.
Junto con un aumento de la inversión, la creciente demanda de MEM podría asegurar que África subsahariana sea un importante beneficiario de la transición energética.