¿Pueden las economías emergentes permitirse una recuperación ‘verde’ de la COVID-19?

Dado que se prevé que la demanda de las empresas y los hogares siga deprimida, los encargados de la formulación de políticas deberán adoptar nuevas medidas para estimular la actividad económica
Turbinas eólicas del Parque Eólico de Vamcruz, en Serra do Mel, Estado de Río Grande do Norte, Brasil

AFP/YASUYOSHI CHIBA  -   Turbinas eólicas del Parque Eólico de Vamcruz, en Serra do Mel, Estado de Río Grande do Norte, Brasil

La drástica desaceleración de la producción industrial, la demanda de energía y la actividad de transporte en el primer trimestre de 2020 ha dado lugar a niveles de contaminación atmosférica considerablemente más bajos, lo que ha suscitado un debate sobre si el brote de coronavirus dará lugar a cambios a largo plazo en los comportamientos de los consumidores y de la industria que podrían reorientar la política económica hacia los objetivos de desarrollo sostenible.

Sin embargo, el aumento de la deuda pública, combinado con importantes salidas de capital y la reducción de las exportaciones, hará que la financiación de las inversiones ecológicas sea un desafío para muchos mercados emergentes, ya que sus gobiernos buscan estrategias viables para poner en marcha sus economías una vez que disminuya la perturbación causada por la pandemia de coronavirus.

Un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) ha proyectado que la aceleración de las inversiones en energía renovable podría apuntalar la recuperación de la economía mundial tras la COVID-19 añadiendo casi 100 billones de dólares al Producto Interior Bruto (PIB) para 2050. 

Una vista de los paneles solares en Pirapora, estado de Minas Gerais, Brasil, la mayor planta fotovoltaica de América Latina, el 9 de noviembre de 2017
AFP/CARL DE SOUZA - Una vista de los paneles solares en Pirapora, estado de Minas Gerais, Brasil, la mayor planta fotovoltaica de América Latina, el 9 de noviembre de 2017

Además de ayudar a frenar el aumento de las temperaturas mundiales, el informe de la IRENA afirma que la aceleración de las inversiones en energías renovables se amortizaría efectivamente a largo plazo, al devolver entre 3 y 8 dólares por cada dólar invertido y cuadruplicar el número de empleos en el sector hasta 42 millones en los próximos tres decenios.

Si bien acogió con satisfacción el gasto directo en infraestructura como herramienta para estimular el crecimiento económico después de la crisis del coronavirus, Thura Ko, director gerente de YGA Capital, con sede en Myanmar, advirtió que los proyectos de energía verde deben seguir siendo examinados cuidadosamente para garantizar que estén bien planificados y sean rentables. “Esto es particularmente importante si el gobierno ha tenido que recurrir a fuentes de financiación de emergencia, tales como préstamos, subvenciones o incluso la flexibilización cuantitativa. Ciertamente, si una iniciativa de energía verde tiene sentido y es eficiente, entonces el gobierno debería iniciar la inversión en ella - pero no todas las iniciativas de energía verde son eficientes”, dijo Ko a OBG.  

Mientras los gobiernos consideran el papel que las inversiones vinculadas a los objetivos de desarrollo sostenible podrían desempeñar en las medidas de estímulo posteriores a la pandemia, los datos de encuestas recientes indican que los votantes de las economías tanto emergentes como desarrolladas apoyan ampliamente una recuperación económica ‘verde’ de la COVID-19.

En una encuesta realizada por Ipsos en 14 países en abril, el 65% de los encuestados dijo que era importante que su gobierno diera prioridad a las medidas de mitigación del cambio climático en sus estrategias de recuperación posteriores a la COVID-19. La cifra alcanzó el 81% en India y el 80% en China y México, y cayó hasta el 57% en EEUU, Alemania y Australia.

El primer ministro de India, Narendra Modi (D), y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, posan durante la inauguración de una planta de energía solar en Mirzapur, en el estado de Uttar Pradesh, el 12 de marzo de 2018
AFP/LUDOVIC MARIN - El primer ministro de India, Narendra Modi (D), y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, posan durante la inauguración de una planta de energía solar en Mirzapur, en el estado de Uttar Pradesh, el 12 de marzo de 2018
Los compromisos verdes en la ‘rebanada amarilla’

Casi todos los países del mundo han ratificado el Acuerdo de París de 2015, comprometiéndose a reducir las emisiones de carbono con el fin de garantizar que las temperaturas mundiales no aumenten más de 2°C por encima de los niveles preindustriales. Esto incluye a todos los países de la ‘rebanada amarilla’ del pastel económico mundial: los mercados emergentes de alto potencial que conforman la cartera de Oxford Business Group. Los 10 países del bloque de la ASEAN se han comprometido a satisfacer colectivamente el 23% de sus necesidades de energía primaria a partir de fuentes renovables para el año 2025.

Sin embargo, la transición hacia las energías renovables en el Asia sudoriental se complica en cierta medida por las abundantes reservas de carbón de la región, que algunos encargados de la formulación de políticas consideran una opción fiable y eficaz en función de los costos para aumentar rápidamente la capacidad de generación a fin de satisfacer la demanda interna de energía.

Antes del estallido de la COVID-19, China y Japón seguían siendo fuentes de financiación preparadas para proyectos de energía de carbón en la región, pero hay algunos indicios de que esto está cambiando. En abril, dos de los bancos más grandes de Japón -Sumitomo Mitsui Banking Corporation (SMBC) y Mizuho- anunciaron compromisos para frenar su financiación de nuevos proyectos de energía a base de carbón bajo una renovada presión de los grupos ecologistas.

Paneles fotovoltaicos dentro de una planta de energía solar en Gujarat
REUTERS/AMIT DAVE - Paneles fotovoltaicos dentro de una planta de energía solar en Gujarat

Desde enero de 2017, Mizuho, SMBC y el banco japonés Mitsubishi UFJ Financial Group han representado el 32% de los préstamos directos a los promotores de centrales eléctricas de carbón, por lo que las decisiones de los bancos japoneses de frenar los préstamos al segmento crearán un importante vacío en el ecosistema de financiación de esos proyectos.

En otros lugares, los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han hecho progresos constantes en la ampliación de su capacidad en materia de energía renovable, junto con los esfuerzos por diversificar sus economías para que dejen de depender de los hidrocarburos. Emiratos Árabes Unidos ha estado a la vanguardia de esta transición y actualmente albergan aproximadamente el 79% de la capacidad solar fotovoltaica instalada en los seis miembros del CCG. El país se propone generar el 44% de sus necesidades energéticas nacionales a partir de fuentes renovables para 2050, la proporción más alta de la región.

Mientras tanto, diez países de América Latina y el Caribe, encabezados por Colombia, han establecido el objetivo regional de satisfacer al menos el 70% de las necesidades de electricidad a partir de fuentes renovables para 2030.

En África, donde 600 millones de personas todavía no tienen acceso a la electricidad, la IRENA ha propuesto las interconexiones de redes y el desarrollo de corredores energéticos regionales como mecanismos viables para extender la energía eólica y solar de bajo costo a todos los países, así como para permitir el acceso transfronterizo a la energía hidroeléctrica y geotérmica.

Fábrica de acero en Wuan, provincia de Hebei, China
REUTERS/THOMAS PETER - Fábrica de acero en Wuan, provincia de Hebei, China
Financiación de la transición

Si bien el cambio climático puede considerarse un riesgo sistémico para el desarrollo a largo plazo de las economías emergentes, queda por ver si los gobiernos de esos países irán más allá de los compromisos previos para incorporar inversiones en gran escala en energía e infraestructura ecológicas en sus estrategias de recuperación después del virus. Dado que se prevé que la demanda de las empresas y los hogares siga deprimida durante algún tiempo después de que disminuyan los peores efectos de la crisis sobre la salud, los encargados de la formulación de políticas deberán promulgar nuevas medidas de política para estimular la actividad económica.

“Si los paquetes de estímulo simplemente devuelven a los países a donde estaban antes de la COVID-19, mañana nos enfrentaremos a los mismos problemas a los que nos enfrentamos ayer: baja productividad, alta contaminación y estructuras económicas bloqueadas y con alto contenido de carbono”, dijo Stéphane Hallegatte, economista principal del Grupo de Cambio Climático del Banco Mundial, a OBG.  

“Los paquetes de estímulo más eficientes serán los que estén diseñados para crear muchos empleos y apoyar la actividad económica a corto plazo, pero también para encaminar las economías hacia un crecimiento rápido y sostenible después de la Conferencia de Copenhague. Los países pueden utilizar este gasto para prepararse para el siglo XXI invirtiendo en el desarrollo de las aptitudes de su población, pero también en un sistema de infraestructura moderno con cero emisiones de carbono y un medio ambiente saludable”.

Si se pueden catalizar las inversiones necesarias, la energía verde y el desarrollo de la infraestructura pueden ser particularmente eficaces para hacer frente a la depresión de la demanda porque pueden crear una cantidad relativamente elevada de empleos y también sentar las bases de un crecimiento sostenible a largo plazo.

Los datos del Banco Mundial indican que los proyectos de transporte masivo, la construcción de instalaciones para mejorar la eficiencia energética y las plantas de energía renovable son mucho más eficaces en la creación de empleo que los proyectos de combustibles fósiles. De cara al futuro, esos proyectos deberían contribuir a reducir la contaminación atmosférica, lo que a su vez debería contribuir a reducir las tasas de mortalidad y a aumentar la productividad laboral.

A diferencia de la situación tras el crack financiero de 2008-09, el costo de la generación de energía renovable es ahora competitivo con el de los combustibles fósiles, lo que significa menos compensaciones entre los dolores a corto plazo y las ganancias a largo plazo a la hora de evaluar las decisiones de inversión en energía renovable.

Fotografía de archivo, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, habla sobre la estrategia de la ciudad para responder al cambio climático en Hunters Point South Park
AFP/DREW ANGERER - Fotografía de archivo, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, habla sobre la estrategia de la ciudad para responder al cambio climático en Hunters Point South Park

Sin embargo, Hallegatte reconoce que muchos proyectos de energía y transporte público tardan mucho tiempo en prepararse, y sostiene que deberían añadirse a los paquetes de estímulo ahora -posiblemente mediante la revisión y actualización de los planes existentes - para que los beneficios empiecen a sentirse en seis a 12 meses.

Añadió que las economías emergentes podrían explorar diversas vías para financiar esos proyectos, entre ellas el presupuesto estatal, ofreciendo incentivos atractivos a las empresas privadas y solicitando el apoyo de las instituciones financieras multilaterales.

Mirando hacia el futuro, la reorientación de los subsidios a los combustibles fósiles hacia esferas de la economía más productivas y sostenibles, así como la introducción de impuestos sobre la energía o el carbono, podrían formar parte del conjunto de instrumentos para canalizar las inversiones hacia la infraestructura ecológica. 

El capital privado (PE) también podría resultar una fuente alternativa eficaz de financiación para proyectos de infraestructura ecológica, ya que muchos fondos están evaluando actualmente nuevas estrategias para la fase de recuperación, pero es probable que sean más exigentes en cuanto a la asignación de capital.  

“Los fondos de PE serán aún más selectivos y escrupulosos que antes. Las perspectivas de negocio subyacentes en un entorno posterior a la crisis de la COVID-19 deben ser claras y visibles. Un vínculo con los objetivos de desarrollo sostenible puede aumentar el atractivo de la inversión, en particular en relación con una eventual salida, pero esto no resta importancia a la necesidad de que el modelo de negocio sea sólido y claro”, dijo Ko de YGA Capital a OBG.

Para Ulrich Volz, director del Centro de Finanzas Sostenibles de la SOAS, las economías emergentes también deberían considerar el desarrollo de sus mercados de capital nacionales para depender menos de las inversiones de cartera extranjeras, que tienden a migrar rápidamente hacia los activos de los mercados desarrollados al primer indicio de una crisis. De este modo, estarían en mejores condiciones de financiar las inversiones nacionales mediante el ahorro interno, que en el pasado se ha invertido predominantemente en los países avanzados con rendimientos relativamente bajos.

“Algunos dirán que, en tiempos de crisis, las economías en desarrollo y emergentes no podrán permitirse el 'lujo' de las inversiones ecológicas o sostenibles, pero esta es una visión muy miope”, dijo Volz a OBG. “El crecimiento que no es sostenible socava el desarrollo a largo plazo. La crisis de la COVID-19 muestra cómo los riesgos que parecen muy lejanos y abstractos pueden golpearnos con una venganza. Espero que los riesgos de la sostenibilidad reciban aún más atención debido a la crisis actual”, señaló.