África copa el podio de máximos goleadores en la Premier League

 -  

Raúl Redondo

Pie de foto: Mohamed Salah, del Liverpool, dispara a puerta durante el partido de fútbol de la Premier League inglesa entre el Liverpool y el Huddersfield Town en el estadio Anfield, en Liverpool, Inglaterra, el viernes 26 de abril de 2019. AP PHOTO/JON SUPER

Terminó la Premier League en Inglaterra tras una emocionante temporada en la que el campeonato se decidió en la última jornada tras un mano a mano espectacular protagonizado por Machester City y Liverpool, que finalmente se decantó del lado ‘citizen’ por un solo punto de diferencia tras la última victoria del equipo de Pep Guardiola en el campo del Brighton and Hove Albion, la cual hizo que no sirviese de nada el triunfo del Liverpool en su feudo de Anfield Road ante el Wolverhampton Wanderers.

La última fecha de la primera división inglesa en su temporada 2018-2019 tenía otro aliciente añadido además de conocer quién iba a ser el campeón, y era dilucidar quién se alzaría con el trofeo a máximo goleador de la temporada, honor que han compartido finalmente con 22 goles Mohamed Salah, Sadio Mané y Pierre Emerick Aubameyang; tres delanteros africanos de fuste dentro del panorama futbolístico mundial en la actualidad que han copado el podio de máximos artilleros de la Premier League en su última edición.

En esta clasificación había varios aspirantes, pero el principal favorito era el jugador que la encabezaba antes de iniciarse la última jornada, que no era otro que el egipcio Mohamed Salah. El delantero del Liverpool había protagonizado un inicio de campaña deslumbrante marcando bastantes goles en la primera vuelta, aunque en la segunda tuvo un rendimiento bastante por debajo de lo exhibido anteriormente y se frenó su producción goleadora.

Esta circunstancia fue aprovechada finalmente por su compañero de equipo Sadio Mané y por el punta del Arsenal Pierre Emerick Aubameyang, quienes con un tramo final de temporada arrollador incrementaron su número de tantos hasta llegar a los 22, igualando al egipcio.

La producción goleadora es baja para las cifras que se manejan en las grandes ligas europeas en la actualidad, pero sí cabe destacar que los tres máximos realizadores del fútbol británico han sido este año representantes del fútbol africano, que ha producido figuras de talla mundial como el liberiano George Weah (único premio Balón de Oro africano hasta la fecha), el camerunés Roger Milla, el argelino Rabah Madjer, el nigeriano Nwankwo Kanú o el costamarfileño Didier Drogba. Salah y Mané, a pesar de haber marcado entre los dos 44 goles, no han logrado finalmente el objetivo de devolver al Liverpool el título de liga, que no gana desde la temporada 1989-1990; con lo cual los ‘reds’ buscarán la próxima temporada alcanzar el anhelado título que lleva ya 30 años esquivando al equipo de Anfield. Por su parte, Aubameyang colaboró con sus 22 dianas a la clasificación del Arsenal un año más para competición europea, aunque sin llegar al preciado objetivo de clasificarse para disputar la Champions League, máxima competición europea, conformándose así con tener el derecho a jugar la próxima campaña la Europa League, segunda competición europea.

Cada uno de estos tres futbolistas tiene su propia historia particular respecto a sus carreras deportivas, unas trayectorias que les han encumbrado hasta lo más alto del fútbol internacional.

Mohamed Salah, jugador de 27 años, inició su carrera en su país, Egipto, y pronto despuntó como un atacante habilidoso y con instinto de cara al gol. Sus cualidades llamaron la atención en Europa y terminó fichando por el Basilea de Suiza en 2012, donde despuntó y atrajo la atención de clubes más poderosos como el Chelsea, que contrató sus servicios.

El club londinense le daba la opción al extremo egipcio de poder jugar en uno de los clubes más punteros de Europa, habitual de la Champions League, pero no terminó de convencer al por entonces entrenador ‘blue’, el portugués José Mourinho, y tuvo que buscar su hueco en otros equipos. Estuvo cedido en la Fiorentina italiana y posteriormente prosiguió su carrera en el Calcio en las filas de la Roma, donde explotó totalmente, asombrando a propios y extraños, para acabar finalmente fichando por el Liverpool en 2017.

La primera temporada de Salah en Liverpool fue estratosférica, con unas cifras goleadoras de impresión (32 goles que le distinguieron como máximo goleador) y con un despliegue físico, de velocidad y habilidad difícil de ver en un futbolista. En esa temporada 2017-2018 Salah y el Liverpool llegaron incluso a jugar la final de la Champions League, en la que acabaron sucumbiendo ante el Real Madrid, que se llevó su 13ª Copa de Europa.

La sesión que acaba de terminar ha sido también buena para Salah, jugador más que consolidado en la selección egipcia, aunque no tan brillante como la anterior. Este año ha podido alcanzar el subcampeonato de Premier y la posibilidad de jugar el próximo 1 de junio otra final de Champions League ante el Tottenham inglés, cita en la que intentará lograr junto con sus compañeros el título de la mejor competición internacional a nivel de clubes.

Pie de foto: El delantero del Liverpool Sadio Mane, a la izquierda, es abordado por el centrocampista del Leicester City Wilfred Ndidi durante el partido de fútbol de la Premier League inglesa entre el Liverpool y el Leicester City, en el estadio Anfield, Liverpool, Inglaterra, el miércoles 29 de enero de 2019. AP PHOTO/JON SUPER

Por su parte, su compañero de equipo Sadio Mané, también de 27 años, ha finalizado la temporada con los mismos tantos en la Premier League, demostrando su buena capacidad goleadora, que se suma a sus excepcionales condiciones físicas y de velocidad, que le hacen ser un jugador muy aprovechable en cualquiera de las posiciones del frente de ataque.

El delantero nacido en Senegal ha experimentado también un gran crecimiento en su carrera deportiva, que ha alcanzado su mayor nivel hasta el momento en el Liverpool, lo que le hace ser un fijo en las convocatorias de la selección senegalesa. El jugador africano dio sus primeros pasos futbolísticos reseñables en el equipo francés del Metz; tras unas buenas actuaciones allí, el delantero puso rumbo a Austria en 2012 para jugar en el Red Bull de Salzburgo, conjunto con el que ganó la liga y la copa austríaca. Tras su éxito en el país alpino recaló en Inglaterra para entrar en la disciplina del Southampton, equipo en el que protagonizó una marca histórica al marcar el triplete más rápido en la historia de la Premier, en un partido ante el Aston Villa en el que anotó tres goles en 176 segundos.

En 2016 fue traspasado al Liverpool y desde entonces su carrera no ha hecho más que progresar hasta llegar a ser uno de los principales protagonistas del buen momento que vive su equipo, actual subcampeón inglés y nuevamente finalista de la Champions League, que esta temporada tratarán de ganar ante el Tottenham, tras la derrota en la finalísima el año pasado ante el Real Madrid.

Pie de foto: Pierre-Emerick Aubameyang del Arsenal lucha por el balón durante un partido de fútbol de la Premier League inglesa en el Emirates Stadium de Londres, el domingo 5 de mayo de 2019. REUTERS/HANNAH McKAY

El otro jugador que completa el trío de ases africanos es Pierre Emerick Aubameyang, un auténtico trotamundos del fútbol que a sus 30 años posee ya una amplia experiencia en el fútbol. El jugador gabonés (nacido en Francia) empezó su carrera en el fútbol francés y pasó por varias canteras hasta llegar a probar en las categorías inferiores del Milan, donde no encontró su acomodo y desde donde salió cedido al equipo francés del Dijon en 2008, en la segunda división francesa. Tras anotar 10 goles en su primera campaña con este conjunto, fichó por otro de algo más de nivel como el Lille, ya en primera división, y de ahí dio el salto al Mónaco en 2010, club con más empaque en el escenario futbolístico europeo, donde no acabó de cuajar y desde donde partió cedido al Saint Etienne, lugar en el cual explotó su faceta goleadora adquiriendo fama en Europa; hecho que le facilitó su pase en 2013 al Borussia de Dortmund, segundo equipo más puntero en la actualidad en Alemania, sólo por detrás del todopoderoso Bayern de Múnich.

Con el conjunto de Dortmund desarrolló todo su potencial y alcanzó grandes cifras goleadoras. En su primera temporada en Alemania marcó 16 goles entre todas las competiciones, en el siguiente curso llegó a marcar 25, en la temporada 2015-2016 alcanzó los 39 tantos y ya en la 2016-2017 logró acceder a la cota de los 40 goles entre todas las competiciones, 31 de ellos en la Bundesliga. Finalmente, tras anotar 141 goles en 213 partidos con el conjunto germano, puso destino a Londres para jugar en el Arsenal a principios de 2018.

Aubameyang siempre ha destacado por una gran rapidez y potencia física, no exenta de habilidad y de un gran olfato goleador que le convierten en uno de los delanteros más preciados de Europa, que intentará ayudar al equipo ‘gunner’ a vencer en la próxima final de la Europa League, a disputar ante el Chelsea. Junto a estas características, a modo de anécdota, se puede comentar también su exótico origen, ya que su padre es de Gabón y su madre pertenece a una familia originaria de Ávila, España.

Salah, Mané y Aubameyang se han ganado por derecho propio el protagonismo en esta temporada tras su espectacular actuación en la Premier League, que ha puesto de manifiesto el poderío que tiene en la actualidad el fútbol procedente de África.